Desde la UICN se ha insistido en la necesidad de catalogar como Reserva de la Biosfera a dos zonas transfronterizas. Por una lado, la que comprende a Bragança y el Duero Superior de Portugal, junto con Salamanca y Zamora y, por otro el territorio hispanoluso que une la Sierra de Gata, el Valle de Azaba (ambos de Salamanca) y la Sierra de Malcata en Portugal, donde sobresales el lince ibérico o la cigüeña negra.

La zona española que se pretende declarar Patrimonio de la Humanidad destaca, en cuanto a su fauna, por la supervivencia de especies amenazadas como el águila imperial, el buitre negro, el lince ibérico o el milano real.

Se trata de una superficie con más de un centenar de áreas protegidas en la Red Natura 2000, con 57 Zonas de Especial Protección de Aves y 62 Lugares de Interés Comunitario.

En lo que respecta al Parque Natural Arrribes del Duero, son, no obstante, cerca de 300 especies de vertebrados las registradas en este espacio protegido. Rapaces como el halcón peregrino y grandes aves como buitre leonado, el alimoche y el águila real lince ibérico; más otras aves de menor tamaño pero singulares del roquedo y del ecosistema del arribanzo ya llevaron a que la zona fuera declarada, en el año 1990, Zona de Especial Protección para las Aves, por la Unión Europea.

Pero los valores del Espacio Protegido hispano-luso, que coforman un parque internacional, se extienden a otros muchos recursos como los humanos, fluviales, arquitectónicos, paisajísticos, culturales, gastronómicos y turísticos.

 

Parque Natural Arribes del Duero

Anuncios