Archive for 19/09/2012


19.09.2012

En la ciudad de Athens (Georgia, EE.UU.) se realizó un estudio con la “colaboración” de sesenta gatos, cuyos dueños les dejaban vagar fuera de sus casas habitualmente

ESTADOS UNIDOS.- Es fácil ver a algún gato con algún trofeo colgando entre sus dientes, sea pájaro o ratón pero, aparte de estos recordatorios, los felinos capturan muchos más animales en sus andanzas fuera de casa.

En la ciudad de Athens (Georgia, EE.UU.) se realizó un estudio con la “colaboración” de sesenta gatos, cuyos dueños les dejaban vagar fuera de sus casas habitualmente.

Para su seguimiento se les colocó cámaras especiales de vídeo alrededor de sus cuellos. El experimento descubrió que los felinos pasaban un promedio de entre cinco y seis horas fuera de su hogar y que mataban cerca de 2,1 animales por semana, aunque llevan menos de una de cada cuatro de estas víctimas a casa.

Con estos resultados, “The American Bird Conservancy” y “The Willife Society” concluyeron que en Estados Unidos los gatos domésticos matan al año mucho más de los mil millones de animales que estudios previos habían calculado.

Además, sospechan, en base a estas conclusiones, que los gatos son responsables de la muerte de más de 4 mil millones de animales al año, de los que, por lo menos, 500 millones son pájaros.

El estudio fue llevado a cabo por científicos de la Universidad de Georgia y el programa de la Nacional Geographic Society Crittercam.  Y la más dramática de estas conclusiones es la que apunta que la depredación del gato está considerada una de las razones por las cuales una de cada tres especies de aves en América está en declive.

Un cazador obsesivo

Ramón Pérez de Ayala, ingeniero técnico forestal y responsable del proyecto “Life-Lince” para la recuperación del lince ibérico, además de técnico de la organización WWF-Adena, explica lo siguiente: “Es un gran depredador de pequeñas aves y pequeños mamíferos. Su supervivencia no depende de la densidad que de éstos haya en el campo, porque vuelven a su casa a comer, aunque no tengan suficiente comida en el campo. Al contrario que otros depredadores, ellos pueden subsistir con la comida que tienen en casa y, sin embargo, siguen matando en el campo”.

Porque como continúa Pérez de Ayala, “aunque los gatos lleven miles de años domesticados, siguen teniendo un instinto de caza”.

Pero el investigador distingue las diferencias existentes y fundamentales que hay entre los gatos asilvestrados y los que tienen propietario, en cuanto a su capacidad de depredación.

Estas dos clases de gatos “tienen dos problemas por separado. Los gatos domésticos, sobre todo en los pueblos o zonas rurales, andan entrando y saliendo, y vuelven a casa a comer, pero en los alrededores del pueblo donde viven, machacan absolutamente a todas las poblaciones de la vida silvestre, pequeñas aves y pequeños mamíferos. Mientras que a los gatos asilvestrados, si se alejan mucho de los núcleos urbanos, les acaba matando algún  otro depredador”.

Según este experto, los gatos domésticos son tan perjudicales para la biodiversidad que se encuentran incluidos en la lista de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo. Se considera que caza más y mejor que cualquier especie canina del mundo.

Desde esas alturas, el gato se coloca en algún lugar de observación desde donde acecha sin ser visto y persigue a su presa para lanzarse ágilmente sobre ella y sin hacer ruido.

Como subraya Pérez de Ayala, “pueden llevar a la extinción de alguna especie, si sus poblaciones se encuentran muy localizadas cerca de cascos urbanos, donde viven los gatos”.

La principal prevención para evitar estas situaciones extremas se encuentra en manos de los mismos propietarios de estos felinos que, como aconseja Pérez Ayala, “no deberían dejarlos libres a la caza y captura de todo bicho viviente, porque la responsabilidad de tener una mascota va más allá de cuidarla y alimentarla. También está el evitar daños tan terribles como la muerte de millones de seres indefensos al año”.

Anuncios
17.09.2012

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha informado de que han sido localizados los cadáveres de dos ejemplares de lince ibéricos atropellados en la provincia de Córdoba, en concreto, en la N-420, entre los municipios de Cardeña y Azuel; y en la carretera A-421, que una Adamuz y Villanueva de Córdoba.

a Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha informado de que han sido localizados los cadáveres de dos ejemplares de lince ibéricos atropellados en la provincia de Córdoba, en concreto, en la N-420, entre los municipios de Cardeña y Azuel; y en la carretera A-421, que una Adamuz y Villanueva de Córdoba.

Según señala en un comunicado el departamento que dirige Luis Planas, un particular localizó este domingo el cadáver de un ejemplar de lince ibérico, que había sido atropellado en el kilómetro 83 de la N-420, entre los municipios cordobeses de Cardeña y Azuel.

Tras divisar el cadáver esta persona avisó al 112 y desde aquí se le comunicó a la Guardia Civil y a los Agentes de Medio Ambiente. Se trata de un cachorro hembra nacido este año, por lo que “debía tener seis meses de edad”, según la Consejería.

Por otro lado, señala que el segundo ejemplar ha sido encontrado este lunes por un trabajador de la Agencia de Medio Ambiente y Agua, en la A-421, la carretera que une Adamuz y Villanueva de Córdoba. En este caso, se trata de un macho liberado en la zona de Guadalmellato en 2011.

Los cadáveres de los animales han sido recogidos por el veterinario del Programa Life para la Conservación y Recuperación del Lince Ibérico, quien lo ha llevado al Centro de Análisis y Diagnóstico (CAD) de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente para que les puedan practicar la necropsia.

M.Hallan los cadáveres de dos linces atropellados en los términos municipales de Cardeña y Adamuz

Sevilla, 18.09.2012

La organización ecologista WWF considera “urgente” abordar “el grave problema” de los atropellos de ejemplares de lince ibérico del entorno de Doñana, después de que este domingo se localizara atropellado un cachorro hembra de unos seis meses de edad en la zona de Andújar-Cardeña (Córdoba) y este lunes aparecía muerto también el lince ‘Heno’ de la población de reintroducción de Guadalmellato, en la misma provincia.

La muerte de un solo ejemplar representa una pérdida “incalculable”, teniendo en cuenta la baja variabilidad genética de las poblaciones y el “enorme” esfuerzo que supone sacar adelante a los animales, según resalta WWF en una nota. La organización, por ello, demanda la puesta en marcha de medidas que eviten los atropellos en las nuevas zonas de presencia de la especie.

La situación del lince ibérico en España “continúa siendo altamente frágil e inestable, pese al incremento de la población en los últimos años”. La población de lince ibérico ha aumentado de tan sólo 100 ejemplares en 2002, a más de 300 en el 2011. “Estos números responden al inmenso esfuerzo y recursos empleados en su recuperación, si bien, sin unas medidas concretas de prevención de la mortalidad, todo el trabajo realizado hasta ahora podría ser inútil”, ha alertado.

El pasado domingo se localizaba atropellado un cachorro hembra de unos seis meses de edad de la población de esta especie de Andújar-Cardeña, en el kilómetro 83 de la carretera N-420, entre Cardeña y Azuel (Córdoba). Al día siguiente, lunes, aparecía muerto ‘Heno’, ejemplar de la población de reintroducción del Guadalmellato en la carretera A-421, entre Adamuz y Villanueva de Córdoba. Este individuo era un macho de 2011, nacido en el centro de cría en cautividad de La Olivilla y liberado en la zona a principios de año.

Ramón Pérez de Ayala, técnico del programa de especies de WWF explica que “la muerte de un lince puede parecer algo sin importancia, pero sin embargo es un golpe descomunal para la población”. “Es necesario construir poblaciones diversas y abundantes para poder decir que la especie se encuentra a salvo”, ha comentado.

En este sentido, añade que “el trabajo de recuperación de los linces supone un gran esfuerzo y es necesario complementarlo mediante la protección efectiva de las poblaciones con medidas como la correcta señalización de las carreteras o pasos de fauna en lugares de mayor tránsito de animales”. “Es necesario elaborar un plan de mejora específico de las carreteras en el área de distribución del lince, tanto presente como futura”, ha solicitado.

DESDE AGOSTO DE 2011, “OTROS SEIS”

Los atropellos son la principal causa de muerte no natural para la especie y para WWF es “imprescindible” estudiar “detenidamente” los nuevos datos de cifras de población salvaje y de distribución del lince para adaptar adecuadamente las infraestructuras. Solamente, según la organización, “desde agosto del 2011 han muerto otros seis linces atropellados, cuatro en Doñana, uno en Andújar y otro en más en Guadalmellato”.

Mientras que el trabajo realizado dentro de los proyectos Life Lince ha conseguido reducir en gran medida la mortalidad en el corazón de la población de Doñana, el incremento de las poblaciones y de la superficie ocupada ha hecho que “comiencen a producirse frecuentes atropellos en nuevas zonas”. Algo similar ocurre en la zona de Sierra Morena, donde la especie está colonizando nuevos territorios en los últimos años.

“La Junta de Andalucía debe tomar nota de las lecciones aprendidas en Doñana, donde se han conseguido grandes resultados, y exportar las soluciones al resto de poblaciones de manera anticipada, para prevenir tanto el continuo crecimiento de las poblaciones como las vías de dispersión de la especie”, ha instado al Gobierno andaluz.

Por otra parte, WWF considera “necesario” el compromiso de otras administraciones, apuntando al nuevo Plan de Transporte Infraestructuras y Vivienda (PITV) que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ha anunciado recientemente y que debe corregir “los defectos de planes anteriores y prestar una particular atención en adecuar la actual red viaria para mejorar la seguridad de las carreteras y minimizar los atropellos de especies protegidas”.

Córdoba, 17.09.2012 (EFEverde)

Dos linces ibéricos que fueron reintroducidos en el norte de la provincia de Córdoba dentro del programa “Life” han muerto tras ser atropellados en dos carreteras de esta zona de Sierra Morena.

La Junta de Andalucía ha informado hoy en un comunicado de que el primer lince fue hallado ayer muerto en el kilómetro 83 de la carretera N-420, entre Cardeña y Azuel, y se trataba de un cachorro hembra de unos seis meses de edad.

El segundo ejemplar ha sido encontrado hoy por un trabajador de la Agencia de Medio Ambiente y Agua, en la carretera A-421, entre Adamuz y Villanueva de Córdoba y se trata de un macho liberado en la zona de Guadalmellato en el 2011.

Los cadáveres de los animales han sido recogidos por el veterinario del programa Life, quien los ha llevado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente para que les puedan practicar la necropsia. EFE