Archive for 05/09/2012


Empresa registrada y con los pertinentes permisos de la Junta de Andalucía. Nos dedicamos por completo a la observación y conservación de la naturaleza. En Iberian Lynx Land apostamos por el disfrute de nuestro entorno en condiciones controladas y siguiendo el código ético de AEFONA (Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza).

Para ello contamos con la colaboración de las mejores fincas privadas de la Sierra de Andújar, refugio de especies como el Lince Ibérico, águila real, águila imperial, azor, buitre leonado, buitre negro, ciervos, muflones, nutrias,  etc.…, donde nos adentraremos para observar y fotografiar su vida en estado salvaje.

Iberian Lynx Land cuenta con técnicos que estudian los mejores emplazamientos para nuestros hides y puntos de observación, cuidando la luz y los fondos, para obtener imágenes impactantes y así llevarnos un gran recuerdo de nuestro paso por “La tierra del Lince Ibérico”.

Para ello, también contamos con los mejores guías especializados de la zona, conocedores del medio, con los que el cliente tendrá un trato directo; informando, asesorando y resolviendo cualquier imprevisto que pudiera surgir.

En Iberian Lynx Land no dejamos nada al azar, y nuestro principal deseo es que nuestros clientes salgan satisfechos.

Haz clic aquí para ir a su página web.

12/08/2012

Todos los años miles de animales silvestres (aves, mamíferos, reptiles, etc.) son encontrados heridos, enfermos o debilitados por diferentes causas. El Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de los Villares se ocupa de recoger todos los avisos sobre estas especies accidentadas. Tras este comunicado, la mayoría de particulares, los técnicos del CREA van en busca de estos animales para transladarlos hasta las instalaciones, donde se les da la antención y los cuidados que necesita cada ejemplar en particular, desde reposo y buena alimentación hasta delicadas intervenciones quirúrgicas, con la finalidad de recuperar los ejemplares incapacitados de especies amenazadas y protegidas siendo el objetivo reintroducirlas en el medio con las máximas garantías de éxito.

Una porción considerable de los ejemplares ingresados no se recupera físicamente lo suficiente como para aconsejar su reintroducción. En estos casos, se trasladan a otros centros colaboradores como zoológicos u otro tipo de instituciones que se dedican a investigación o a educación ambiental. El director del CREA de los Villares, Miguel Carrasco, ha comentado que “en muchos casos algunos de los ejemplares irrecuperables se quedan en el centro porque contribuyen a recuperar e integrar a otras especies, por imitación el resto de animales que pueden estar estresados reducen sus niveles de estrés y acaban iniciando el proceso de alimentación y copian algunas conductas, pero siempre teniendo mucho cuidado para que los irrecuperables no pierdan sus instintos ni sean ejemplares amansados”.

Cría en cautividad 

También estos ejemplares irrecuperables se utilizan para los programas de cría en cautividad, con vista a la eventual liberación de su descendencia en el medio natural y así reforzar la poblacion silvestre de la especie amenazada en cuestión. Igualmente, el CREA cuenta con un centro, a dos kilómetros, donde tienen exclusivamente ejemplares irrecuperables, que se usa básicamente para educación ambiental, se reciben visitas sobre todo escolares y se les hace un recorrido por el entorno de las instalaciones explicándoles cuáles las amenazas que tiene la especie y la historia de los ejemplares que hay allí.

Además, Miguel Carrasco ha comentado que “las especies que ingresan aportan un valor tremedo para la conservación en cuanto a que estamos detectando y analizando bien la información, cuáles son las principales causas que están afectando a las especies amenazadas y dónde se están produciendo, con lo cual sabemos cuáles son los puntos negros. De esa manera, podemos priorizar para dirigir las estrategias de conservación de animales en peligro a zonas seguras y con las necesidades de la especie”.

Aparte de esto, el CREA de los Villares, según Carrasco, es un centro de recuperación especializado, preparado y adaptado para recuperar al lince ibérico. Ha comentado que actualmente los dos ejemplares que existen en el centro portan leucemia felina, una enfermedad que provoca una bajada intensa de defensas y que comparada con los humanos se parece más al SIDA, pero ésta sólo afecta a los felinos. Los linces no mueren por esta razón sino por otras enfermedades. A causa de esto, ahora no pueden entrar otros linces, ya que esta epidemia se transpasa por el contacto. El responsable del CREA afirma que “los dos ejemplares se encuentran en muy buenas condiciones, aunque desde el principio se pensaba que no iban a poder sobrevivir”.

El total de ejemplares ingresados en Los Villares durante el primer semestre de 2012 ha sido de 303 animales, de los cuales 289 se encontraban vivos en el momento del ingreso y los 14 restantes se corresponden con los que ingresaron muertos. Durante el año pasado se ingresaron en total 637 ejemplares y según el director del CREA para este año se estima que entrarán de 700 a 900 ingresos. Entre las instalaciones destacan las amplias jaulas donde se hallan las aves, con grandes espacios donde pueden realizar vuelos sin ningún problema; el lugar de los linces, adaptado a las necesidades de esta especie, y la zona de los mamíferos, que ahora mismo no está ocupada, aparte de la UVI y un quirófano.

En estos momentos, el centro cuenta fundamentamente con aves, ya que desde el punto de vista zoológico es el grupo más amplio. Entre ellas destacan ejemplares de autillos, mochuelos, lechuzas, cárabos, cigüeñas, milano negro, milano real, aguilucho cenizo, buitre leonado, buitre negro, búho real, azor, halcón peregrino, águila calzada, garza real, etc, además de dos linces, un galápago leproso, y un lobo. Especies que se espera liberar dentro de muy poco en su lugar de origen.

03/09/2012

El año 2010 fue declaro por la ONU como el año internacional de la biodiversidad, en el que políticos de la talla de Angela Merkel apelaron a detener la galopante perdida de diversidad biológica en la Tierra, donde existen 2 millones de animales y plantas, aunque se supone que el número real podría oscilar entre 3 y 100 millones, de los que se extinguen diariamente 150 especies. El sapo dorado de Centroamérica, algunas especies de palomas viajeras, la cotorra de Carolina, el asno salvaje sirio, el guacamayo de Spix, el tigre de Bali, el tigre de Amur, el tigre del Caspio o la tortuga Testudo atlas son especies que se han extinguido en los últimos años, aunque “extinto” no es el termino adecuado para definir como terminaron algunas de estas especies, mas acertado sería decir que fueron cazados hasta la extinción.

Algunas especies de gorilas, el león asiático, el mono bonovo, el orangután de Borneo o el lince ibérico son animales en peligro de extinción, y que pueden desaparecer del planeta en pocos años. También los elefantes de Borneo, los rinocerontes, los osos pandas, la ballena azul, la ballena gris y los caballitos de mar se encuentran en una situación parecida. Entre 1970 y 2006, la población de vertebrados se redujo a un tercio, siendo los trópicos donde más pérdidas se han registrado por la desaparición de peces de agua dulce.

Uno de los resultados obtenidos por la ONU dice que la huella ecológica ha aumentado desde 1970, es decir, que el hombre abarca cada vez una superficie más grande y otro informa sobre que las especies más amenazadas son los anfibios y los corales. Igualmente la ONU ha nombrado 5 motivos principales: La tala indiscriminada de selva, el drenaje de humedales, la sobreexplotación de los mares, la contaminación ambiental y el cambio climático.

El cambio climático acidifica los mares de manera exagerada, lo que atenta agresivamente con la vida de los corales. La contaminación por fosfatos y nitratos procedentes de la agricultura y ganadería hace aumentar la población de algas con lo que el número de peces disminuye. Anualmente se destruyen 13 millones de hectáreas de bosque (una superficie como la de Grecia). El 80% de los arrecifes de coral del Caribe ha desaparecido y el 35% de los manglares se exterminaron en los últimos 20 años. La revista alemana SPIGEL ONLINE publicó un informe en el que se habla de una perdida del 94% de la población piscícola y que por ejemplo en 1937 era posible pescar con los simples pesqueros de entonces 14 veces más que hoy día con los pesqueros de alta tecnología. Por poner un ejemplo concreto se podría decir que para pescar un fletan se necesita hoy un esfuerzo quinientas veces mayor al que se necesitaba hace 70 años.

El pronóstico para el futuro del planeta es realmente muy malo, no se puede decir de otra forma, puesto que si la selva amazónica termina convirtiéndose en sabana, significará que hemos fracasado. El renombrado profesor y ecologista Edward Oswald Wilson dice que para la mortandad actual no hay causas naturales pues la culpa la tienen las personas. ¿Pero cómo hemos podido llegar tan lejos?

Muchas personas se preguntan si no estaría también en manos del hombre cambiar el rumbo de los acontecimientos, pero mientras que el ser humano siga quitándole espacio vital a los animales de forma tan desconsiderada, no se va a poder frenar la extinción de especies, mientras se siga fomentando especialidades culinarias como el Sushi o la sopa de aleta de tiburón los peces no van a ser protegidos, mientras animales como el oso Bruno que fue abatido a tiros cuando cruzó de Italia a los bosques alemanes, no sean respetados y protegidos, no tendran la oportunidad de seguir viviendo con nosotros.

Hoy se sabe que el consumo de carne da lugar a la ganadería intensiva y esta a su vez a que se talen grandes extensiones de selvas, dado que se necesitan enormes cultivos de soja y otros piensos, o sea, que cuando se come carne en realidad no se debería decir que se es amigo de la naturaleza, porque con esa costumbre culinaria se contribuye en gran medida a la extinción de las especies.

 

14/08/2012

Ecologistas en Acción ha pedido una investigación en profundidad incendio que ha arrasado entre 500 y 600 hectáreas del Parque Nacional de Cabañeros y del monte de utilidad pública de Navas de Estena (Ciudad Real).

En nota de prensa, los ecologistas han considerado este incendio  como “un lamentable episodio que ha afectado a uno de los espacios naturales protegidos más singulares de toda Europa, así como a sus pobladores”.

Una vez más, añaden los ecologistas, parece ser que la intervención humana la principal responsable de “semejante desastre” ambiental. “Esta circunstancia es especialmente grave si, como parecen apuntar las primeras investigaciones realizadas por las autoridades sobre el área afectada, el incendio fue provocado”, ha añadido.

“Parece que –a falta de confirmación definitiva– han sido localizados hasta cuatro focos diferentes del inicio de la catástrofe. Además, la zona afectada lo ha sido también en conatos ocurridos en años anteriores por lo que parece que puede haber una circunstancia recurrente sin resolver”, ha argumentado.

En este sentido, ha asegurado que se hace “más necesaria que nunca” una investigación en profundidad de las circunstancias del incendio y la puesta a disposición judicial de los causantes, así como una aclaración de las causas subyacentes de los incendios en la zona. “Sólo así, con una investigación seria y hasta las últimas consecuencias se puede llegar a poner freno a este tipo de incendios provocados”, ha añadido.

Para Ecologistas en Acción, lo más importante no es aumentar las penas por producir incendios graves, sino aplicar las leyes y el código penal existente, “cosa que muchas veces no se hace por la escasez en medios de vigilancia y de investigación y por las deficientes condiciones en las que desarrollan su trabajo frente a este tipo de delitos los fiscales y los jueces”.

IMPACTOS DEL INCENDIO

La asociación ha señalado que los impactos del incendio han sido “muy graves” y que las afecciones a la vegetación de especies propias del matorral y monte mediterráneos tardarán “décadas” en recuperarse, aunque lo harán si se aborda correctamente la regeneración de la zona.

   “Esta circunstancia es especialmente grave si se tiene en cuenta que con ello también se han visto afectados los hábitats de especies declaradas en peligro de extinción como el Águila Imperial Ibérica, la Cigüeña Negra e incluso el Lince Ibérico”, ha señalado.

A juicio de Ecologistas en Acción también es importante el impacto a un recurso esencial para la subsistencia de las economías rurales locales como es el turismo de naturaleza.

Por todo lo anterior, solicita a la Junta de Comunidades y al Ministerio de Agricultura que una vez superada la emergencia de tan lamentable episodio, no se abandone a las poblaciones rurales, las cuales sufrirán el impacto del fuego durante las próximas décadas.

Por último, Ecologistas en Acción de Toledo quiere valorar especialmente y agradecer el esfuerzo, la dedicación y coordinación del personal y los servicios de extinción que han trabajado en el operativo para controlar el fuego en Cabañeros y Navas de Estena, los cuales se juegan diariamente la vida por preservar nuestros recursos naturales.

28/08/2012

El incendio que está afectando a los municipios de Valdemaqueda, Robleda de Chavela y Santa María de la Alameda (Ávila) desde este lunes no sólo implica importantes costes para los vecinos de las comarcas afectadas. El fuego está dañando, además, una zona de importante valor medioambiental. Una joya de biodiversidad para la Comunidad de Madrid.

En especial, preocupa el municipio de Valdemaqueda, considerado Zona de Especial Protección para las Aves. En él anida, por ejemplo, la segunda colonia más importante de buitre negro de Madrid, además de águilas imperiales y cigüeñas negras. “Es una de las zonas naturales más valiosas de Madrid”, advierte María Ángeles Nieto, portavoz de Ecologistas en Acción.

Las ZEPA suponen unos 10 millones de hectáreas del territorio español y es uno de los pilares fundamentales para la conservación de las aves en España. La designación de estos espacios se encuentra dentro de la red Natura 2000, red ecológica de áreas de conservación de la biodiversidad en la Unión Europea.

Además de contener esta rica fauna avícola, esta es la zona de campeo de lince ibérico más importante de Madrid.

La región, considerada de conservación prioritaria por la Comunidad,alberga los encinares de los ríos Alberche y Cofio, además de enebros y pinos resineros de gran valor medioambiental.

El incendio forestal, que ya ha arrasado más de 2.000 hectáreas de bosque y monte bajo, está poniendo en riesgo uno de los paraísos ecológicos de la la Comunidad. Sin embargo, es conocido el alto riesgo de incendios de la zona.

A ello se suma una mala planificación urbanística que agrava los efectos de las llamas. Una dispersión de las urbanizaciones que dificulta las labores de extinción: “Si se cumplieran las medidas de seguridad y los planes de autoprotección, sería más fácil acabar con las llamas”, reconoce Benito.

Una recuperación que tardará décadas

Las joyas naturales con las que el fuego ha acabado tardarán mucho tiempo en recuperarse. Pasarán años para que recobre su apariencia actual. “En una década puede recuperar el efecto visual, pero para volver al estado natural actual, se tardarán siglos“, reconoce Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de bosques de Greenpeace.

Demasiado tiempo para que este enclave natural recupere su esplendor. El problema está en el suelo. “Es lo más relevante y a la vez lo menos visible en los incendios. Se pierden hongos, bacterias, microorganismos que ayudan a la recuperación del terreno”, explica el miembro de Greenpeace.

Mientras se trabaja para acabar con las llamas y recuperar la normalidad, pronto empezará la planificación para intentar reestablecer el valor natural de los bosques y montes perdidos. Una planificación que para María Ángeles Nieto “debe ser seria, hacerse pensando en el terreno, no poblando territorios de pinos que se sequen en dos meses”.