Tag Archive: sierra morena


29 julio 2013
  • Un estudio científico ha elaborado un mapa con hábitats potencialmente propicios para la reintroducción del felino

Castilla y León cuenta con áreas susceptibles para la reintroducción dellince ibérico, una especie que habitó la Comunidad pero de la que no se tiene certeza de su presencia desde hace años.

Un estudio científico ha elaborado un mapa con hábitats potencialmente propicios para la reintroducción del felino, según ha explicado uno de sus autores, Alejandro Rodríguez.

Este mapa incluye áreas principalmente de la periferia montañosa del oeste y del sur de Castilla y León, en especial de ZamoraSalamanca,ÁvilaSegovia o Soria, aunque también alguna puntualmente al norte de la Comunidad.

Estas zonas se corresponden mayoritariamente con el oeste de Zamora y de Salamanca, en estas provincias no sólo en zonas montañosas, y con el sur de Ávila, Segovia o Soria, en su caso predominantemente de montaña.

Rodríguez ha apuntado que se trata de una proyección hasta 2090 de las zonas más favorables a una presencia suficiente de conejo, una de las principales presas de las que se alimenta el lince, especie en peligro crítico de extinción.

Esta proyección tiene en cuenta una serie de factores, entre ellos una estimación del cambio climático, ha comentado este investigador de la Estación Biológica de Doñana, del Centro Superior de Investigaciones Científicas.

El calentamiento global del planeta será más evidente en el sur, por lo que el hábitat actual del lince en Andalucía se puede volver “más inhóspito” para especies como el conejo y, por consiguiente, para el lince, el felino más amenazado el mundo.

Rodríguez ha advertido de que el mapa es orientativo, al reflejar las potenciales zonas para la reintroducción siempre que a lo largo del tiempo se den unas determinadas circunstancias, para que el hábitat sea favorable a este mamífero carnívoro endémico de la Península Ibérica.

El estudio, publicado en la revista Nature Climate Change, advierte de que esta especie podría extinguirse en los próximos cincuenta años por factores como el cambio climático.

Sin embargo, si se llevara a cabo la reintroducción en esas áreas, unas cuarenta en toda España, la población de este felino podrían alcanzar los novecientos ejemplares.

Actualmente, la población del lince ibérico cuenta con unos trescientos ejemplares, que se localizan principalmente en Andalucía, en zonas comoSierra Morena o Doñana, aunque unos pocos también podrían quedar en áreas como los Montes de Toledo.

Aunque en zonas del sur de Salamanca en los últimos años pastores, excursionistas e incluso reconocidos científicos han asegurado haber visto linces, proyectos como el de “foto trampeo” de la Junta de Castilla y León no consiguieron entonces fotografiar ningún ejemplar.

La propia Junta aseguraba a finales de la pasada década que no estaba constatada la presencia de esta especie en la Comunidad, ni siquiera en esas zonas de Salamanca limítrofes con Cáceres y con Portugal, ni están previstos proyectos de reintroducción.

Lynx pardinus 9018 AS

Vía: Antonio Sabater
23 julio 2013

Un estudio, liderado por el científico español Miguel Araújo y publicado en la revista Nature Climate Change advierte de que el Lince Ibérico se extinguirá en los próximos 50 años si las políticas de conservación no tienen en cuenta los efectos del cambio climático. Extender su población a nuevos hábitats podría salvar la especie.

España, año 2063. Varios grupos de niños del futuro pasean por lo que fue el Parque de Doñana y una profesora del futuro les explica ante un holograma: «Mirad niños, éso que parece un gato salvaje, pardo, con manchas y bigotes y esas orejas tan particulares, era el Lynx Pardinus, el felino más amenazado del mundo y símbolo de la fauna Ibérica hasta su desaparición». «¿Pero no queda ninguno?¿pero ninguno ninguno?»- pregunta ansioso uno de los estudiantes. «Ni uno», le responde con pena la profesora.

Para quienes conocen la larga trayectoria de programas, proyectos de cría en cautividad, repoblaciones y fondos que se han dedicado en este país para la protección y el cuidado de nuestra especie más emblemática, el Lince Ibérico, esta escena es tan temida como probable.

Actualmente, según el censo de 2011, en Andalucía sobreviven en libertad unos 312ejemplares de Lince Ibérico. Para la supervivencia y conservación de estos felinos se han invertido hasta la fecha unos 100 millones de euros, un dinero que, según un grupo internacional de científicos, liderado por el investigador del CSIC Miguel Araújo, no servirá para nada si no se replantean los actuales planes de gestión de la especie.

«Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios», ha explicado Araújo.

Su localización actual, limitada al suroeste de la Península, Doñana y Sierra Morena, conlleva una alta vulnerabilidad frente a los cambios en la calidad del hábitat y en la abundancia de sus presas y, como explica el estudio publicado en la revista Nature Climate Change, los individuos que quedan están amenazados por la caza furtiva, los atropellos, la pérdida de su hábitat y la falta de su alimento fundamental: el conejo. Además, el aumento de temperatura asociado al cambio climático podría convertir en hostiles las zonas donde actualmente se concentran los esfuerzos por reintroducir al lince ibérico, según los investigadores.

Los planes de conservación habituales consisten en mejorar su hábitat, llenar el campo de conejos y minimizar el resto de amenazas. Para el equipo científico, que incluye investigadores de las universidades de Stony Brook (EEUU) y Adelaida (Australia), el aumento reciente en el número de individuos de lince ibérico demuestra que, al menos a corto plazo, las medidas actuales de conservación funcionan. Sin embargo, por el reducido número y la fragilidad de sus poblaciones, estas medidas no son suficientes y es necesario «un programa de reintroducción cuidadosamente planeado, que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas y la conectividad entre hábitats a largo plazo para evitar la extinción del lince este siglo».

En busca de nuevos hábitats

Para estos científicos, los planes de reintroducción de la especie deben incluir factores de cambio climático, la única manera de aumentar su población.

«Los planes de reintroducción deberían plantearse en otras zonas históricamente asociadas a esta especie que en el futuro presenten las condiciones adecuadas», ha explicado el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC y director de esta investigación, Miguel Bastos Araújo.

La investigación ha detectado más de 40 áreas en la mitad norte de la península Ibérica, climáticamente susceptibles de albergar al lince ibérico hacia la mitad del siglo XXI. Estas áreas, explican, podrían ofrecer tanto conejos como un hábitat continuo, incluso con el cambio climático. Así, calculan, la población de linces ibéricos podría llegar a 900 ejemplares en el año 2090.

Además del clima, la abundancia del conejo de monte (su única presa), las alteraciones en el uso del suelo o la falta de conectividad entre los hábitats ocupados por este animal son otras de las variables que han tenido en cuenta el equipo de investigación durante los cinco años de estudio.

En cuanto a la conectividad entre los hábitats, Damien Fordham, de la Universidad de Adelaida y primer firmante del artículo, ha subrayado: «Si no se llevan a cabo las medidas de gestión pertinentes, la desconexión entre estas zonas reducirá la viabilidad de las poblaciones reintroducidas».

Para Miguel Ángel Simón, biólogo y director del Proyecto europeo LIFE-Lince en Andalucía, el estudio confirma la nueva línea de trabajo del Proyecto Life Iberlince en el sentido de iniciar reintroducciones en nuevas zonas de la Península Ibérica y Portugal.

«La verdadera limitación es encontrar áreas con densidades aptas de conejo y el conejo suele vivir en zonas áridas y secas… Ya estamos desarrollando trabajos para evaluar las densidades de conejo en toda Iberia», explica Simón.

Según el responsable de LIFE-Lince  el programa de conservación del lince ha ido evolucionando por sus pasos lógicos. En una primera fase (2002/2006) iniciaron los trabajos para evitar su extinción con la cría en cautividad y el mantenimiento de hábitats. En una segunda fase (2006/2011) se trató de recuperar territorios perdidos en Andalucía yconsiguieron la reintroducción del lince en Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén)y, ahora, en una tercera fase del programa (2011) se está intentando recuperar poblaciones más al norte dentro de la Península Ibérica, en Extremadura, Castilla La Mancha y en Portugal.

El objetivo del proyecto LIFE, premiado por la Unión Europea como uno de los mejores proyectos medioambientales, es incrementar la población de este felino en un 66 % en los próximos cinco años disminuyendo el grado de amenaza de la especie. El Proyecto LIFE Iberlince tiene un carácter transnacional donde participan administraciones, empresas, asociaciones y organizaciones no gubernamentales con el objetivo común de aumentar las poblaciones de este felino y de recuperar para la especie territorios de la Península Ibérica, en los que antes tuvo presencia Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal.

Los programas de conservación han sido fundamentales para la recuperación de la especie, que ha triplicado su número de ejemplares desde 2001, cuyo censo contaba poco más de 100 linces entre los dos principales núcleos de población.

Antonio Sabater

Antonio Sabater

Vía: Antonio Sabater

Debido al cambio climático, los científicos sostienen que el lince ibérico podría extinguirse en unos 50 años. Los poco individuos que quedan están amenazados por la caza furtiva, la pérdida de su hábitat y la falta de su alimento fundamental: el conejo.

Miguel Araújo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), señala que la especie se extinguirá en los próximos 50 años porque las políticas de conservación que se aplican actualmente no  consideran  los efectos del cambio climático, según publica la revista Nature Climante Change.

“Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios”, dijo en un comunicado el científico.

Aunque infirió en que si los planes de gestión tienen en cuenta los efectos del cambio climático, podrían mejorar las expectativas para esta especie de felino.

El estudio científico propone en sus informe implementar un  programa de reintroducción que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas (el conejo) y la conectividad del hábitat para evitar la extinción del lince ibérico, al menos en este siglo.

En el último censo realizado, que fue en el 2011, los científicos hallaron un total de 312 ejemplares en dos localidades de España, Doñana y Sierra Morena. Estos son los únicos lugares donde aún se conserva este especie de felino, que es la más amenazada del mundo.

En el 2012 se localizaron más ejemplares de esta especie, un total de 466, disecados en los museos o utilizados como alfombras.

Miguel Araújo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), señala que la especie se extinguirá en los próximos 50 años porque las políticas de conservación que se aplican actualmente no  consideran  los efectos del cambio climático, según publica la revista Nature Climante Change.

“Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios”, dijo en un comunicado el científico.

Aunque infirió en que si los planes de gestión tienen en cuenta los efectos del cambio climático, podrían mejorar las expectativas para esta especie de felino.

El estudio científico propone en sus informe implementar un  programa de reintroducción que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas (el conejo) y la conectividad del hábitat para evitar la extinción del lince ibérico, al menos en este siglo.

En el último censo realizado, que fue en el 2011, los científicos hallaron un total de 312 ejemplares en dos localidades de España, Doñana y Sierra Morena. Estos son los únicos lugares donde aún se conserva este especie de felino, que es la más amenazada del mundo.

En el 2012 se localizaron más ejemplares de esta especie, un total de 466, disecados en los museos o utilizados como alfombras.

Vía: linceemportugal.blogspot.com.es
21 julio 2013
  • Un estudio afirma que, si no se tiene en cuenta el cambio climático, los esfuerzos para conservar la especie serán inútiles

  • En cambio, si se modifica el enfoque, se puede llegar a los 900 ejemplares

O 900 ejemplares o ninguno. Ese es el futuro a medio plazo (para 2050) para el felino más amenazado del planeta: el lince ibérico. Se calcula que quedan actualmente unos 250 animales en libertad, agrupados en dos núcleos: Doñana y Sierra Morena. Y la diferencia está en que se tengan en cuenta los efectos del cambio climático en su hábitat o no, según publica Nature Climate Change. Y, si se hace, a lo mejor, apuntan los autores, habría que pensar en introducir el animal en las regiones del norte de la Península, en lugar de empeñarse en que se extienda en lo que ha sido su hábitat tradicional. “Los planes de reintroducción deberían replantearse más allá de las zonas asociadas históricamente a esta especie hacia otras regiones que, en el futuro, presenten las condiciones adecuadas para su viabilidad”, dice el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC Miguel Bastos Araújo, que ha dirigido la investigación.

El trabajo ha encontrado más de 40 áreas climáticamente susceptibles de acoger al animal. Pero con eso no basta, indica el primer firmante del artículo, Damien Fordham, de la Universidad de Adelaida (Australia). Habría que asegurar la conexión entre ellas, para evitar endemismos y el riego de la consanguinidad.

Además del clima, el uso del suelo y la población de conejos, principal alimento de los linces, han sido tenidos en cuenta. “Afortunadamente, todavía no es demasiado tarde”, dice Bastos Araújo.

Cachorro de lince ibérico con un conejo, su principal alimento. Vía: El País
  • La población de esta especie se triplica en una década. La UE premia al proyecto andaluz, que ahora llega a otras comunidades y a Portugal

13 julio 2013

El lince ibérico (Lynx pardinus) sale del largo túnel en el que se encontraba hasta hace apenas una década y que hizo temer incluso por su extinción. La población de esta especie amenazada se ha triplicado desde que en 2002 se puso en marcha el primer programa de conservación del lince en Andalucía. Un programa que ha sido nuevamente reconocido por la Unión Europea y que ahora, en su tercera edición, se va a extender a las comunidades de Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia, además de a Portugal.

Pero hasta la liberación de Jazz y Janinha, los dos últimos cachorros de lince soltados el mes pasado en el entorno de Guarrizas, en Vilches (Jaén), el camino no ha sido fácil. “El diagnóstico que nos encontramos al principio era dramático; no solo había muy pocos linces en Sierra Morena y en Doñana, sino que tampoco había conejos, con lo cual la posibilidad de extinción era algo real”, sostiene Miguel Ángel Simón,director del Programa de Recuperación del Lince Ibérico en Andalucía. Está claro, por tanto, que el objetivo del primer proyecto Life del Lince no era otro que evitar la extinción de este felino.

Incluso la creación, dos años después, del programa de cría en cautividad del lince (con cuatro centros que funcionan en red) fue el reconocimiento tácito de las dudas que había para la supervivencia de esta especie. “Con ese programa queríamos tener un paracaídas por si se extinguía el lince”, admite Simón, que antes de coordinar el proyecto andaluz fue pionero en la conservación del lince en la Sierra de Andújar. “Me dieron cinco millones de las antiguas pesetas y con eso pude hacer varios cercados para la repoblación y comprar una cámara para el trampeo fotográfico”, recuerda este biólogo jiennense.

 

El proyecto cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros, cofinanciado por la Unión Europea (40%) y la Junta de Andalucía (60%)

El primer censo realizado dentro del programa de conservación constató la existencia de 53 ejemplares en Sierra Morena (entre los parques naturales de Cardeña y Andújar) y otros 41 en Doñana y en su periferia. Hoy, más de una década después, la población de linces en Andalucía es de 312 ejemplares. No sólo se ha duplicado en los dos núcleos tradicionales, sino que el censo ha crecido gracias a la reintroducción llevada a cabo en nuevos territorios linceros, como Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén). Son zonas seleccionadas por la calidad de su hábitat, pero sobre todo por las altas densidades de conejos, principal sustento alimenticio del lince.

“El incremento de las poblaciones ha sido posible gracias a los convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores”, destacó el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, cuando recogió en Bruselas el premio al segundo proyecto Life del Lince en Andalucía 2006-2011, considerado como la mejor iniciativa de conservación que se ha ejecutado en Europa con cargo a los presupuestos comunitarios. De los nueve millones de euros del primer proyecto se pasó a los 26 millones del segundo, cofinanciado al 40% con fondos europeos y el 60% restante por la Junta de Andalucía y otros socios colaboradores. Un trabajo en el que se han implicado asociaciones de cazadores (FAC, Ateca, Aproca) y organizaciones no gubernamentales (EEA-Andalucía, Fundación CBD, Secem y WWF / Adena) además de los 150 convenios suscritos con propietarios de fincas.

En el segundo proyecto Life se incidió en reforzar las poblaciones en el entorno de Doñana. La baja variabilidad genética del lince en esta zona se intentó compensar con la liberación de linces procedentes de Sierra Morena. Ya se han realizado cuatro sueltas, pero ninguno dejó tanta huella como Caribú, un macho que causó furor entre las hembras del entorno de Aracena. Tanto es así que el 61% de los cachorros nacidos el año pasado en Doñana son descendientes de ejemplares procedentes de Sierra Morena.

Caribú llegó también hasta Portugal, y quizá eso sirvió de germen para que el país vecino pidiera su inclusión en el nuevo Life que ahora empieza su andadura bajo el nombre de Iberlince, dotado con 34 millones de euros. Este año se va a empezar a definir las áreas de reintroducción del lince ibérico en Portugal, Extremadura y Castilla-La Mancha, para recuperar las poblaciones de esta especie en la Península Ibérica. “En mayo de 2014 estaremos en condiciones de hacer las primeras reintroducciones en estos territorios”, apunta Miguel Ángel Simón.

Los expertos creen viable la expansión del lince a estos territorios, aunque antes habrá que sortear no pocos obstáculos. El primero, y más preocupante, es el de las menguadas poblaciones de conejos, la principal presa del lince. La aparición, primero, de la mixomatosis y, más tarde, de dos importantes brotes de la enfermedad hemorrágica vírica ha encendido las alarmas entre los conservacionistas. El límite para garantizar la supervivencia es de un conejo y medio por hectárea, una cifra que en Andújar y en Doñana se salva por los pelos.

Otras amenazas a las que se enfrenta este felino son los atropellos en carreteras y el furtivismo, que destacan entre las 107 muertes de linces registradas entre 2002 y 2012. Con todo, el balance del programa es alentador. “Ahora la situación es esperanzadora, pero sin caer en el triunfalismo”, resume Simón.

 

El respaldo social, principal reto para la recuperación

El lince ibérico empieza a ser también un atractivo para los amantes del turismo de naturaleza. Ya se han constatado una decena de empresas —algunas de ellas extranjeras— que se dedican a organizar visitas guiadas a territorios linceros de Sierra Morena y Doñana. Sin embargo, todavía parece que los programas de recuperación no han calado del todo entre la población. “Los ciudadanos de la sierra de Andújar todavía no ven al lince como algo suyo”, indica Alberto Puig, biólogo y jefe del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Andújar.

Puig cree que la balanza entre la conservación y el desarrollo en el tema del lince está claramente desnivelada hacia la primera. “No hay una apuesta decidida institucional para que la rentabilidad social de este programa llegue a los ciudadanos”, sostiene Puig. A su juicio, el parque de la Sierra de Andújar podría ser equiparable al de Serengueti, en Tanzania, por su alta biodiversidad. Pero lamenta que aquí se pongan restricciones a actividades como la caza fotográfica o al senderismo.

La Junta, en cambio, sí cree que el programa de recuperación del lince ibérico trasciende a la población. Como ejemplo, destaca los 31 empleos y los 30.000 jornales generados en las zonas linceras de Huelva, Córdoba y Jaén, o los trabajos forestales para la mejora de hábitats de los que se han beneficiado 486 pymes andaluzas.

foton

Un lince ibérico en Villafranca de Córdoba./ Rafael Alcaide (EFE)

 

10 junio 2013

An Iberian lynx has been photographed in western Portugal following an incredible 250 kilometre journey from Spain, reports Portugal’s Institute for Nature Conservation and Forestry (ICNF).

The photographs, captured by a camera trap in Vila Nova de Milfontes on Portugal’s west coast, came as a surprise as these animals have not been seen in the area for decades.

In an exemplary case of inter-agency cooperation, the hunting association that took the pictures passed these straight to the Portuguese environmental protection authorities and ICNF who immediately set out to learn more.

Eighteen days later, the lynx was photographed again – this time in daylight – and was identified as a two year old male known as Hongo, originally from Doñana National Park in Andalucía.

A string of good news for lynx conservation

This is the latest in a string of good news for the Iberian lynx – the world’s rarest cat species – whose numbers have fallen by over 90%. Its decline is largely as a result of habitat loss and a severe reduction in rabbit numbers (its main prey) due to disease, although deaths from hunting, accidental trapping and road collisions have also contributed to falling numbers.

In 2003, Fauna & Flora International (FFI) and Portuguese partner Liga Para a Protecção Da Natureza (LPN) began work to secure a landscape corridor for the Iberian lynx, with help from the Halcyon Land & Sea fund. This project has successfully negotiated land management agreements for over 18,500 hectares, which are being managed for the recovery of lynx habitat and prey (rabbits).

In 2010, the team was rewarded with news of the first verified record of a lynx in Portugal for nearly a decade, which was tracked using a radio collar in the region where the project operates.

This latest sighting follows news of a record-breaking season at the Iberian lynx breeding centre, and offers yet more evidence that conditions for the lynx may be improving.

“Since work began, we’ve hoped that the lynx might one day repopulate the eastern side of Portugal which borders the Sierra Morena mountains and links well to known breeding populations in Spain, so the news that a lynx has been spotted all the way across the country has both surprised and delighted those working to conserve these animals,” said Paul Hotham, Regional Director of FFI’s Eurasia programme.

“This signals several positive developments for the Iberian lynx,” he continued. “Firstly, it shows that habitat conditions, with some persistence on the part of the lynx, may be sufficient to enable other animals to move into Portugal from Spain. Secondly, the level of awareness and understanding of the lynx’s situation that now exists in Portugal enabled effective cooperation between local hunters – who reported the sighting – and the conservation sector. The sighting is hugely significant for Portuguese conservation.

“What’s more, the discovery of a lynx this deep into Portuguese territory, and the fact that they managed to photograph it, offers a huge morale boost to all those who have been working so hard to conserve these beautiful cats,” he added.

causeforcele

6 junio 2013

Entre los principales logros de este proyecto, el consejero ha destacado la firma de convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores, la reintroducción por primera vez de ejemplares de lince en las zonas de Guarrizas

El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha recogido en Bruselas la distinción concedida por la Unión Europea (UE) al proyecto Life Naturaleza para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía, considerado como la mejor iniciativa de conservación que se ha ejecutado en Europa con cargo a los presupuestos comunitarios. Con este galardón, el segundo que se concede a un Life andaluz, la UE reconoce la excelencia de este proyecto, así como la transparencia y gestión económica del mismo.

Entre los principales logros de este proyecto, el consejero ha destacado la firma de convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores, la reintroducción por primera vez de ejemplares de lince en las zonas de Guarrizas (Jaén) y Guadalmellato (Córdoba), que han permitido reforzar e incrementar las poblaciones de esta especie en peligro de extinción; así como un aumento del número de ejemplares en Doñana y Sierra Morena, que duplicaron hasta llegar a los 312 animales, según informa la Consejería en una nota.

A juicio de Planas, el Life premiado es también “una nueva prueba de la capacidad de empleo y rentas que tiene un proyecto de estas características”. En este sentido, el titular de la Consejería ha informado que gracias a esta iniciativa se han creado 31 puestos de trabajo fijos y un total de 29.740 jornales en las zonas linceras de Huelva, Córdoba y Jaén.

A ello, hay que sumar la licitación por un importe de 6.816.063 euros de trabajos forestales para la mejora de hábitats (desbroce, podas, etc.), de los que se han beneficiado 486 pymes andaluzas. El lince ibérico tiene un atractivo importante para amantes de la naturaleza como prueba la existencia de empresas de guías de la naturaleza en Doñana y Sierra Morena que ofrecen la posibilidad de ver linces, y de establecimientos hoteleros y de restauración que se benefician de la afluencia de visitantes.

Para Planas, la capacidad generadora de rentas que gozan los sectores económicos vinculados a lo medioambiental es un hecho constatado en Andalucía. Un ejemplo es el caso del Life del lince ibérico, una iniciativa que permite generar empleo verde preservando los recursos naturales.

En este proyecto, impulsado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente y desarrollado desde 2006 a 2011, han participado junto con la Junta de Andalucía, asociaciones de cazadores (FAC, Ateca, Aproca) y organizaciones no gubernamentales (EEA-Andalucía, Fundación CBD, Secem y WWF/Adena) y propietarios y sociedades de cazadores, todos ellos son copartícipes de este reconocimiento.

El éxito de estos programas ha propiciado la aprobación por parte de la Comisión Europea de un tercer Life para dar continuidad al trabajo realizado en los últimos años desde Andalucía y respaldar así la recuperación del lince ibérico, considerado la especie de felino más amenazado del mundo.

Este proyecto, denominado ‘Iberlince’, tiene como objetivo incrementar el número de sus poblaciones mediante la reintroducción en Portugal, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía, disminuyendo así el grado de amenaza de la especie y proponiendo su reclasificación a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), a una categoría de menor amenaza según los criterios internacionales.

416774_439914639371718_1864084658_o

5 junio 2013

Luis Planas recoge en Bruselas el galardón que la UE ha concedido al proyecto Life Lince.

El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha recogido en Bruselas la distinción concedida por la Unión Europea (UE) al proyecto Life Naturaleza para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía, considerado como la mejor iniciativa de conservación que se ha ejecutado en Europa con cargo a los presupuestos comunitarios. Con este galardón, el segundo que se concede a un Life andaluz, la UE reconoce la excelencia de este proyecto, así como la transparencia y gestión económica del mismo.

Entre los principales logros de este proyecto, el consejero ha destacado la firma de convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores, la reintroducción por primera vez de ejemplares de lince en las zonas de Guarrizas (Jaén) y Guadalmellato (Córdoba), que han permitido reforzar e incrementar las poblaciones de esta especie en peligro de extinción; así como un aumento del número de ejemplares en Doñana y Sierra Morena, que duplicaron hasta llegar a los 312 animales, según informa la Consejería en una nota.

A juicio de Planas, el Life premiado es también “una nueva prueba de la capacidad de empleo y rentas que tiene un proyecto de estas características”. En este sentido, el titular de la Consejería ha informado que gracias a esta iniciativa se han creado 31 puestos de trabajo fijos y un total de 29.740 jornales en las zonas linceras de Huelva, Córdoba y Jaén.

A ello, hay que sumar la licitación por un importe de 6.816.063 euros de trabajos forestales para la mejora de hábitats (desbroce, podas, etc.), de los que se han beneficiado 486 pymes andaluzas. El lince ibérico tiene un atractivo importante para amantes de la naturaleza como prueba la existencia de empresas de guías de la naturaleza en Doñana y Sierra Morena que ofrecen la posibilidad de ver linces, y de establecimientos hoteleros y de restauración que se benefician de la afluencia de visitantes.

Para Planas, la capacidad generadora de rentas que gozan los sectores económicos vinculados a lo medioambiental es un hecho constatado en Andalucía. Un ejemplo es el caso del Life del lince ibérico, una iniciativa que permite generar empleo verde preservando los recursos naturales.

En este proyecto, impulsado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente y desarrollado desde 2006 a 2011, han participado junto con la Junta de Andalucía, asociaciones de cazadores (FAC, Ateca, Aproca) y organizaciones no gubernamentales (EEA-Andalucía, Fundación CBD, Secem y WWF/Adena) y propietarios y sociedades de cazadores, todos ellos son copartícipes de este reconocimiento.

El éxito de estos programas ha propiciado la aprobación por parte de la Comisión Europea de un tercer Life para dar continuidad al trabajo realizado en los últimos años desde Andalucía y respaldar así la recuperación del lince ibérico, considerado la especie de felino más amenazado del mundo.

Este proyecto, denominado ‘Iberlince’, tiene como objetivo incrementar el número de sus poblaciones mediante la reintroducción en Portugal,Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía, disminuyendo así el grado de amenaza de la especie y proponiendo su reclasificación a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), a una categoría de menor amenaza según los criterios internacionales.

LinceIbericorecortada

 

21 marzo 2013

La población de lince ibérico silvestre concentrada en la zona Doñana-Aljarafe (Huelva y Sevilla) ha alcanzado el mayor número de hembras territoriales y cachorros de los últimos 10 años, con un total de 25 y 26, respectivamente.

Así se recoge en el último censo completo para la Comarca de Doñana, correspondiente a 2012, realizado en el marco del Proyecto Life Lince con la colaboración del Área de Conservación del Espacio Natural de Doñana (EBD), a cuyos datos ha tenido acceso Efe.

Concretamente, el censo cifra la población de lince ibérico en esta zona en un total de 84 ejemplares, de los que 25 son hembras territoriales y 26 cachorros de ese año.

Estos datos ponen de manifiesto que a pesar de que el número de ejemplares total de la población es algo inferior al censo de 2011, cuando se contabilizaron 88 ejemplares, el de hembras territoriales y de cachorros es el mayor de los últimos 10 años.

En la totalidad del territorio de la Comarca de Doñana se localizaron en 2012 diez camadas de lince con un total de 26 cachorros nacidos, 9 de ellos dentro del los límites del Espacio Natural de Doñana.

En relación a la mortalidad de la especie en esta población, durante el año pasado se hallaron 3 ejemplares de lince ibérico atropellados en vías de la Comarca de Doñana; además, dos animales fueron retirados del campo tras haber sufrido la amputación de uno de sus miembros por efecto de un cepo.

Los técnicos destacan el caso de la hembra Wari, que fue capturada tras haber sido observada con graves heridas resultado de una pelea y se le practicó posteriormente la eutanasia.

Como ese ejemplar tenía tres cachorros aún dependientes se puso en marcha un dispositivo para la captura de los mismos por parte del personal del Proyecto Life y del Espacio Natural.

Dos de los tres cachorros pudieron ser rescatados, uno de ellos se liberó en Sierra Morena posteriormente y el otro permanece en cautividad.

El tercero no apareció ni durante la búsqueda ni en las posteriores campañas de fototrampeo realizadas en la zona, por lo que es muy probable que muriera.

El Espacio Natural de Doñana concentra en la actualidad en torno al 27 por ciento de la población de lince ibérico silvestre en la comunidad autónoma andaluza en la que se localizan además otras poblaciones en Andújar-Cardeña, Guadalmellato y Guarrizas.

969615_517606854973462_1329398655_n

8 abril 2013

La Unión Europea distingue al proyecto Life Lince como la mejor iniciativa de conservación con cargo a los presupuestos comunitarios

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha liberado en el municipio cordobés de Villafranca de Córdoba dos ejemplares de lince ibérico, para reforzar las población de esta felino en la comarca cordobesa del Guadalmellato, antiguo territorio de asentamiento de la especie.

Según ha informado la Administración autonómica, a la suelta, realizada en la finca La Ventilla, han asistido el secretario general de Medio Ambiente y Agua, Sergio Moreno, el director general de Gestión del Medio Natural, Javier Madrid, y el alcalde de Villafranca, Francisco Javier López, entre otras autoridades.

Con esta iniciativa, desarrollada en el marco del proyecto europeo Life Iberlince, para la ‘Recuperación de la distribución histórica del lince ibérico’, se pretende lograr la reproducción natural de los ejemplares y favorecer su asentamiento en esta zona.

En este sentido, el secretario general ha destacado que con esta actuación se refuerza la colaboración con las poblaciones locales, propietarios de fincas y sociedad de cazadores, a la hora de acoger a estos ejemplares. De esta manera, Sergio Moreno ha resaltado la cooperación, para la puesta en marcha de esta iniciativa, de los titulares de las fincas privadas de esta zona cordobesa, ejemplo de buena gestión, que cuenta con un hábitat de calidad con densidad óptima de conejos, según los estudios realizados en el marco del anterior proyectos Life Naturaleza para la ‘Conservación del lince ibérico en Andalucía’ para la selección de áreas potenciales de reintroducción.

En esta ocasión, la pareja de linces liberada está compuesta por las hembras, ambas de un año de edad, Jaribú, nacida en el Acebuche (Huelva) e hija de Aura y Felis, y Jaén, procedente del centro de cría de La Olivilla e hija de Córdoba y Espliego. Tanto Aura como Córdoba fueron capturadas hace años en el campo para formar parte del programa de cría en cautividad. Como todos los linces liberados, estos ejemplares portarán un collar con un emisor para su permanente localización.

Durante la suelta, el secretario general ha subrayado que esta actuación es posible gracias a la buena marcha del programa de cría en cautividad que se desarrolla en Andalucía y a la positiva evolución que mantienen las poblaciones de lince en el medio natural de nuestra región. Para Moreno, iniciativas como ésta demuestran “el compromiso de la Junta de Andalucía en la preservación del lince ibérico, una labor reconocida por la Unión Europea que ha permitido reforzar e incrementar las poblaciones de esta especie en peligro de extinción”.

Reconocimiento de la UE

En este sentido, el secretario general ha destacado que la UE ha distinguido recientemente al proyecto Life Naturaleza para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía como la mejor iniciativa de conservación que se ha ejecutado en Europa con cargo a los presupuestos comunitarios.

Con este galardón, el segundo que se concede a un Life andaluz, la UE reconoce la excelencia este proyecto, así como la trasparencia y gestión económica del mismo. Entre los principales logros de este Life sobresalen la firma de convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores y la reintroducción por primera vez de ejemplares de lince en las zonas de Guarrizas (Jaén) y Guadalmellato (Córdoba) que han permitido reforzar e incrementar las poblaciones de esta especie en peligro de extinción.

Censo de linces

Según el último censo elaborado por los técnicos del programa Life viven en libertad, en una superficie de 1.040 kilómetros cuadrados, un total de 309 ejemplares (78 de ellos cachorros), lo que viene a confirmar que la población lincera andaluza mantiene la tendencia poblacional de los últimos años. En el caso concreto de la comarca de Guadalmellato, donde se inició la reintroducción de esta especie en 2009, la población de linces cuenta con 23 ejemplares, de los cuales seis son cachorros.

Además del número total, las estimaciones realizadas durante 2012 han permitido registrar un incremento en el número de hembras territoriales, de las que dependen en gran medida el potencial reproductor de la especie en libertad. Las hembras asentadas en un territorio y en edad reproductiva han crecido este año hasta las 85, once más que el año previo. Asimismo, durante 2012, se detectaron un total de 21 muertes de lince ibérico en el medio natural (16 en Sierra Morena y cinco en Doñana), de los cuales el 33% fue a causa de atropellos.

Respecto a la superficie de distribución de la especie, ésta ha crecido hasta situarse en 1.040 kilómetros cuadrados, cifra que el año pasado se calculaba en 861 kilómetros cuadrados y en 196 al comienzo del período contabilizado.

IBERLINCE

El proyecto Iberlince, que da continuidad al trabajo realizado en los últimos años desde Andalucía para propiciar la recuperación del lince ibérico, permitirá mejorar las poblaciones de conejos, aumentar el área de presencia de la especie por expansión natural, consolidar las áreas de reintroducción de Guadalmellato y Guarrizas y de conexión entre estas y los núcleos de Andújar y Cardeña.

En este Life participan un total 18 socios, entre administraciones, empresas, asociaciones y organizaciones no gubernamentales. El objetivo común es incrementar la población de este felino los próximos cinco años disminuyendo el grado de amenaza de la especie, proponiendo su reclasificación a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), a una categoría de menor amenaza según los criterios internacionales.

Andalucia-triplica-poblacion-gracias-Life_EDIIMA20130408_0457_4

La junta registra 309 ejemplares en 2012, tres menos que los censados el año anterior.

La población silvestre de lince ibérico disminuyó el año pasado, ejercicio en el que la Junta de Andalucía contabilizó 309 ejemplares vivos, tres menos que los censados en 2011. Eso supone el primer descenso desde 2007 del número de estos felinos en peligro de extinción que viven en libertad, según los datos presentados esta misma semana por el secretario general de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía, Sergio Moreno.

Una de las causas que explicaría este declive de la población silvestre de lince ibérico en 2012 sería la elevada mortalidad registrada el año pasado, ejercicio en el que se notificó la muerte de 21 linces, 16 en Sierra Morena y los cinco restantes en Doñana.

Estas 21 bajas contabilizadas en 2012 casi duplicaron los trece linces muertos en 2011 y supusieron la cifra de mortalidad más elevada, al menos, desde 2002, según las estadísticas oficiales.

El descenso del número de linces ibéricos silvestres en 2012 se palió con el aumento de ejemplares nacidos en cautividad el pasado año, ejercicio en el que sobrevivieron 44 cachorros, casi el doble que en la temporada de 2011.

Tras el nacimiento, en 2005, de los primeros linces en cautividad son casi doscientos los ejemplares que sobreviven desde entonces en los cuatro centros de cría de este felino: El Acebuche (Doñana), La Olivilla (Sierra Morena), Silves (Portugal) y Zarza de Granadilla (Extremadura).

Una veintena de estos linces nacidos en cautividad ya han sido reintroducidos al medio natural con el objetivo de consolidar las dos reintroducciones emprendidas desde 2009 en la zona del Guadalmellato (Córdoba) y en la del Guarrizas (Jaén).

De los 309 linces que vivían en libertad el año pasado, 78 eran cachorros, 16 menos que los 94 contabilizados en 2011. Las hembras en edad reproductiva censadas en 2012 fueron 85, once más que en 2011, según los datos facilitados por la Junta de Andalucía.

Los censos oficiales de linces ibéricos que viven en libertad -cuya fiabilidad ha sido objeto de críticas por parte de algunos científicos, entre otros Miguel Delibes- se realizan mediante fototrampeo (cámaras situadas puntos diversos que realizan fotos autónomamente durante semanas) y, según sus encargados, aportan un número final de felinos que suele ser normalmente inferior a la población real existente, pues se estima que entre el 3% y el 5% de los ejemplares existentes no son controlados mediante este sistema.

 

LinceIberico

19.03.2013
  • En los últimos tiempos, se estudia una solución ante el repunte de linces fallecidos por atropello en Jaén.

Un total de tres nuevos ejemplares de lince ibérico, especie en peligro de extinción, nacieron en los últimos días en la provincia de Jaén, según confirmaron fuentes de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Esta noticia surge en el momento en que también ha trascendido la pretensión administrativa para extrapolar la experiencia de los trabajos realizados, en el marco de los proyectos europeos LIFE, en el área deDoñana-Aljarafe, para evitar los altos índices de mortandad de ejemplares de lince por atropello, a diferentes zonas de Sierra Morenacon el fin de disminuir la mortalidad por esta causa de la especie.

Este asunto se ha resuelto después de que en los últimos tiempos se haya producido un repunte en el número de fallecimientos en las zonas del valle del Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén).

Según explicó el director general de Gestión del Medio Natural de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Javier Madrid, tras una reunión recientemente celebrada entre aquellas entidades que tienen competencias en la infraestructura viaria y ferroviaria de la comunidad, en estos entornos se ha detectado un repunte en estos tipo de incidentes, sobre todo motivados por el hecho de que los animales, “en época de celo o en expansión de poblaciones, atraviesan la infraestructura y son atropellados”.

De este modo, se ha iniciado una colaboración conjunta en la cual, en primer lugar, se redactará un mapa para determinar los ‘puntos negros’ y, en función de los mismos, sopesar cuáles son las medidas más idóneas. Entre éstas, ha citado el incremento de la altura del vallado o la instalación de iniciativas disuasorias para que el lince no trepe en zonas próximas a tendido férreo, la instalación de resaltes yseñalización de advertencia y concienciación en la carretera o, una de las más importantes, la limpieza de arcenes, ya que el animal “suele ocultarse en matorrales, y la idea es que el conductor pueda ver con tiempo al lince, y éste al coche, y ambos se respeten mutuamente”.

Por otro lado, la temporada de cría 2012 del Programa de Conservación Ex-Situ del Lince Ibérico ya cuenta con los datos definitivos y según los cuales en el pasado año se produjo un incremento del número de hembras que quedaron gestantes tras las cópulas y un aumento del tamaño medio de las camadas, así como de la tasa de supervivencia de cachorros.

Es por ello que en este ejercicio el éxito reproductor ha sido prácticamente el doble que la temporada anterior de 2011, produciéndose un total de 44 cachorros. De las 28 hembras de lince emparejadas, 24 (85,7 por ciento) copularon y 21 (87,5 por ciento) quedaron gestantes. En total, han sido 17 camadas que han salido adelante, destacando el elevado número de partos cuádruples, un total de siete en 2012, frente a las tan sólo dos registradas en los siete años previos de reproducción.

De estas 44 crías, un alto porcentaje están siendo preparados para poder ser liberados al medio natural en este año 2013, y el resto pasarán a formar parte de la población cautiva como reposición. Esta temporada de cría se han establecido 25 parejas reproductoras en los diferentes centros.

733906_593536700676177_75690326_n

22.03.2013
  • El cuerpo del ejemplar, un macho aún sin identificar, se encontraba bastante deteriorado a causa de arrollamientos posteriores

Una cuadrilla de mantenimiento descubre el cuerpo atropellado de un lince ibérico

El lince ibérico es el felino más amenazado por la extinción de todo el planeta
 
El animal había sido atropellado en el kilómetro 308 de la A-4, Madrid-Sevilla, en el término municipal de Villanueva de la Reina (Jaén). Tras localizar el cadáver, los trabajadores de mantenimiento de la autovía avisaron al servicio del 112, que tras recibir la llamada se puso en contacto con los responsables de la onsejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, los cuales se encargaron de retirar el cuerpo y llevarlo al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Junta para practicarle la necropsia.

En la actualidad, Medio Ambiente está trabajando para trasladar la experiencia de los trabajos realizados, en el marco de los proyectos europeos LIFE, en el área de Doñana- Aljarafe a diferentes zonas de Sierra Morena para evitar la mortalidad por atropello de ejemplares de lince ibérico y disminuir así la mortalidad de esta especie en peligro de extinció.

En este sentido, los responsables de la consejería han mantenido una reunión con el Ministerio de Fomento, Consejería de Fomento y Vivienda, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y WWF-España, con el objetivo de coordinar las actuaciones de conservación que normalmente se realizan en las carreteras y los proyectos de mejora de la seguridad vial. De esta manera, se pretende reducir los accidentes con fauna silvestre y la creación de franjas de paso seguro, sin costes adicionales

 

El segundo lince atropellado en marzo

Se da la cisrcunstancia de que este nuevo lince desaparecido es el segundo en este mes de marzo en Andalucía después de hallarse el pasado 2 de marzo el cadáver de un lince ibérico en la provincia de Córdoba, concretamente en el kilómetro 14,5 de la carretera A-421 entre Adamuz y Villanueva de Córdoba y que era una de las hembras liberadas en 2012 en el valle del río Guadalmellato.

 

 

21.03.2013

La cuadrilla de mantenimiento de la autovía A-4 ha encontrado el cadáver de un ejemplar de lince ibérico atropellado en el término municipal de Villanueva de la Reina (Jaén).

El cuerpo de este ejemplar, un macho sin identificar por el momento, se encontraba bastante deteriorado a causa de arrollamientos posteriores, en el kilómetro 308 de esta autovía, según un comunicado de la Junta de Andalucía.

Tras localizar el cadáver, los trabajadores han avisado al servicio de coordinación de emergencias del 112, que se puso en contacto con los responsables de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, los cuales se han encargado de retirar el cuerpo y llevarlo al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Junta para practicarle la necropsia.

Precisamente para evitar los atropellos de esta especie en extinción, la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente está trabajando para trasladar la experiencia de los trabajos realizados, en el marco de los proyectos europeos LIFE, en el área de Doñana-Aljarafe a diferentes zonas de Sierra Morena.

En este sentido, los responsables dela Consejería han celebrado una reunión con el Ministerio de Fomento, Consejería de Fomento y Vivienda, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y WWF-España, con el objetivo de coordinar las actuaciones de conservación que normalmente se realizan en las carreteras y los proyectos de mejora de la seguridad vial.

De esta manera, se pretende reducir los accidentes con fauna silvestre y la creación de franjas de paso seguro, sin costes adicionales.

Lince atropellado en Mazagón

Lince atropellado en Mazagón
17.03.2013

La experiencia de los trabajos realizados en el marco de los proyectos europeos LIFE, en el área de Doñana-Aljarafe, se trasladará a diferentes zonas de Sierra Morena para evitar la mortalidad por atropello de ejemplares de lince ibérico y disminuir así la mortalidad de esta especie.

Esta iniciativa se llevará a cabo tras la reunión celebrada en Sevilla entre los representantes de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Ministerio de Fomento, Consejería de Fomento y Vivienda, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y WWF-España, según ha informado la Junta en un comunicado.
Se trata de coordinar las actuaciones de conservación que normalmente se realizan en las carreteras y los proyectos de mejora de la seguridad vial, con lo que se pretenden reducir los accidentes con fauna silvestre y la creación de franjas de paso seguro, sin costes adicionales.
A través del Proyecto Life+Iberlince, liderado y coordinado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, se ha realizado un diagnóstico general y presentado actuaciones concretas en las áreas prioritarias para la especie, especialmente en las vías asfaltadas y férreas que transcurren por el valle del río Guadalmellato, donde hace una semana se produjo la ultima de las muertes de lince.
Iberlince da continuidad al trabajo realizado en los últimos años desde Andalucía para propiciar la recuperación del lince ibérico, considerado el mamífero carnívoro más amenazado de Europa.
La iniciativa permitirá mejorar las poblaciones de conejos, aumentar el área de presencia de la especie por expansión natural, consolidar las áreas de reintroducción de Guadalmellato y Guarrizas y de conexión entre éstas y los núcleos de Andújar y Cardeña.
08.03.2013

Conservar la especie e incrementar el número de ejemplares de lince ibérico en la Península Ibérica es el propósito con el que Extremadura participa en el proyecto Life Iberlince, junto a Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia y Portugal.

El consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, José Antonio Echávarri, ha presidido en Mérida una reunión con miembros de esta iniciativa. A la misma han asistido el director general de Medio Ambiente, Enrique Julián Fuentes; y el director general de Gestión del Medio Natural de Andalucía, Francisco Javier Madrid Rojo.

Iberlince es el tercer proyecto Life aprobado por la Comisión Europea que apuesta por la conservación del lince ibérico. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía es la beneficiaria coordinadora, pero la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno extremeño aporta 1,2 millones de euros.

El presupuesto total del proyecto asciende a 34 millones de euros, de los cuales la Unión Europea financia algo más de 20,9 millones de euros (61,57 %) mientras que el resto de los socios aportan unos 13 millones de euros (38,43%). Este es el presupuesto más elevado que se ha invertido en un proyecto Life.

El objetivo principal es conseguir un número de ejemplares y de poblaciones que permitan proponer a la IUCN pasar al lince ibérico de la categoría de amenaza de “en peligro crítico” a “en peligro“.

Para ello, se persigue incrementar el número de ejemplares al menos a 70 hembras territoriales en Sierra Morena (50 en Andújar-Cardeña, 10 en Guadalmellato y 10 en Guarrizas) y 25 en Doñana-Aljarafe: así como identificar y preparar 5 nuevas áreas de reintroducción en Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Andalucía, con capacidad suficiente para conseguir poblaciones de lince ibérico autosostenibles.

Tras los resultados obtenidos en el Proyecto ‘Conservación y reintroducción del lince ibérico en Andalucía’ (2006-2011), Portugal, Extremadura, socio participante en el anterior proyecto, Castilla-La Mancha, Murcia, Organismo Autónomo de Parques Nacionales y Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca junto a Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía se han sumado a esta iniciativa para la conservación de esta especie emblemática y su hábitat.

Apuestan por la recuperación del área de distribución histórica del lince y trabajarán durante los próximos cinco años para conseguirlo. A este proyecto se han unido también casi una decena de organizaciones no gubernamentales.

 

ACTUACIONES EN EXTREMADURA

Extremadura participa en el proyecto aportando algo más de 1,2 millones de euros. Con este presupuesto se llevan a cabo actuaciones como mejoras de hábitat en áreas de reintroducción, desfragmentación de hábitat en vías asfaltadas, obtención de valores sanitarios de fauna asociada al lince en áreas de reintroducción de Extremadura, y compensación de pérdidas en animales de granja y sus instalaciones, entre otras muchas.

Actualmente se están empezando a planificar las acciones divulgativas en eventos y celebraciones de carácter cinético; también en el ámbito educativo, turístico y de ocio; y exposiciones itinerantes en Monfragüe y toda la zona sur de Badajoz.

Asimismo, se está divulgando el proyecto en la web extremambiente.gobex.es, y se están elaborando puntos de información que se ubicarán inicialmente en el Parque Nacional de Monfragüe y el arco sur de la provincia de Badajoz.

IBERLINCE_slvp

06.03.2013

Luis Planas se ha reunido con representantes de la fundación Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y Espacios Naturales Privados para conocer de primera mano los proyectos que llevan a cabo para defender y conservar el hábitat de estos animales al tiempo que facilitan su expansión como especie.

Luis Planas ha puesto en valor la labor que desarrolla este colectivo promocionando iniciativas públicas o privadas que avanzan en compatibilizar la protección del águila y el lince con la actividad agropecuaria, forestal y cinegética, así como con otros usos tradicionales de las fincas privadas donde se encuentran. Asimismo, el consejero ha mostrado su respaldo a la apuesta de los asociados por la Custodia del Territorio, ya que esta figura de compromiso de los propietarios por realizar prácticas respetuosas con la biodiversidad y el paisaje sin renunciar a la actividad económica que se viene desarrollando en los territorios “es un ejemplo de sostenibilidad y desarrollo local que incide en el mantenimiento y mejora de las condiciones de vida de las zonas rurales“.

Esta fundación, que forma parte de la Comisión Life Iberlince como invitados y cuenta con propietarios de fincas de monte en Andalucía, Extremadura, Cartilla La Macha y Madrid, colabora con la Junta de Andalucía desde 2007 a través de un convenio marco. En cuanto a ese acuerdo, el consejero ha mostrado su compromiso con la renovación del mismo para continuar trabajando juntos en la protección de estas especies.

 

El águila imperial en España

El águila imperial es la rapaz más amenazada de Europa y está catalogada como en peligro de extinción según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

España, con unas 250 parejas, acoge el 99% de la población reproductora mundial concentrada en tres grandes zonas: septentrional (Sistema Central y Extremadura), central (Montes de Toledo, Tierra de Barros y Sierra Morena) y Doñana y Marismas del Guadalquivir. Si sumamos el área de dispersión, esta especie se puede encontrar actualmente en cinco Comunidades Autónomas: Andalucía, Castilla La Mancha, Castilla y León Extremadura y Madrid.

 

Andalucia01

28.02.2013

Durante la inauguración de la Convención anual de la ‘Fundación Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y los Espacios Naturales de carácter privado’, que se ha celebrado en la sede del Ministerio

El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete ha subrayado que es preciso continuar y consolidar la creciente recuperación del lince ibérico y del águila imperial mediante una “adecuada custodia del territorio”.

   Durante la inauguración de la Convención anual de la ‘Fundación Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y los Espacios Naturales de carácter privado’, que se ha celebrado en la sede del Ministerio, el ministro ha subrayado que estas dos especies son “dos casos de éxito en la historia de la conservación de la naturaleza en España”.

Además, ha señalado que el águila imperial está “en franca recuperación”, ya que en 2012 la población reproductora contaba con unas 370 parejas en España y 10 en Portugal, frente a las 50 parejas de mediados del siglo pasado.

El ministro ha indicado también que esta especie ha ampliado “significativamente” su área de distribución, no sólo a Portugal, donde se había extinguido en los últimos años, sino también a provincias como Guadalajara, Albacete, Valladolid o Salamanca.

A ese respecto, ha dicho que aspectos claves de esta recuperación son la protección legal de la especie y la conservación de su hábitat, así como la reducción de la mortalidad por electrocución en líneas eléctricas, una de las principales causas de mortalidad del águila imperial, junto al uso ilegal de venenos.

Arias Cañete también ha resaltado él “sustancial proceso de recuperación” del lince ibérico, aunque ha reconocido que su situación todavía es delicada. Según ha detallado, su población actual estimada es de 325 ejemplares, principalmente en el entorno de Sierra Morena y Doñana, así como en algunos puntos del sur de Castilla-La Mancha.

En este sentido, Arias Cañete ha subrayado el esfuerzo de las administraciones públicas, del programa LIFE de la Unión Europea, grupos conservacionistas y propietarios de fincas privadas para lograr la supervivencia de esta especie, de la que su población estimada asciende a unos 325 ejemplares, principalmente en Sierra Morena, Doñana y en algunos puntos del sur de Castilla-La Mancha.

Por ello, ha añadido que la protección del lince es un objetivo de “atención preferente” para el Ministerio ya ha promovido actuaciones para mejorar su hábitat, así como para la gestión de los centros de cría en cautividad en el programa de reintroducción de la especie y distintos programas de sensibilización.

El ministro se ha referido a la custodia a la custodia del territorio como un conjunto de instrumentos que utilizan organizaciones sociales y ciudadanas para la conservación de la naturaleza, el paisaje y el patrimonio cultural, con el objetivo de preservar especies, hábitats, sistemas fluviales, forestales o agrarios.

Finalmente, Arias Cañete ha elogiado la “inestimable colaboración de la Fundación Amigos, tanto favoreciendo las mejores relaciones entre la Administración y la propiedad privada, como con la actuación sostenible de sus más de 130 miembros”. “Su actuación supone una garantía de éxito tanto en la supervivencia del águila imperial y el lince ibérico como en la expansión de sus territorios”, ha concluido.

 

fotonoticia_20130228190105_500

 

 

o como en la expansión de sus territorios”, ha concluido.

Toledo, 27 feb 2013 (EFEverde)

La organización Ecologistas en Acción ha denunciado hoy que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha actúa con desidia en la protección y cuidado del lince ibérico en la región y ha pedido que se adopten medidas urgentes para evitar la muerte de más ejemplares.

En un comunicado, Ecologistas en Acción ha lamentado la muerte por atropello en una carretera de Cuidad Real del lince “Helecho”, introducido en Jaén en 2012 y que fue hallado sin vida en una carretera situada entre Viso del Marqués y San Lorenzo de Calatrava, en la provincia de Ciudad Real.

Una de las medidas solicitadas por los ecologistas es la corrección de los puntos negros en las carreteras y una directriz clara que prohíba el uso de métodos de control de predadores, como la caja-trampa y el lazo.

Ecologistas en Acción ha recordado que tres ejemplares de esta especie han sido localizados sin vida en los últimos años en Castilla-La Mancha, todos ellos en Sierra Morena.

Un primer atropello en la misma carretera se detectó en diciembre de 2009, cuando un agente medioambiental localizó una hembra joven muerta entre San Lorenzo de Calatrava y la pedanía de Huertezuelas.

Otro caso que actualmente está siendo investigado por los tribunales, es el de “Grazalema”, ejemplar de cautividad liberado en Guarrizas (Jaén), cuyo cadáver fue hallado en agosto de 2011 dentro de una jaula-trampa colocada para capturar depredadores en Castellar de Santiago.

La Junta “se ha olvidado de sus obligaciones”

Ecologistas en Acción ha denunciado que la Junta “se ha olvidado de sus obligaciones” con el lince y “ha dejado de adoptar medidas esenciales para la protección de la especie”.

Por ello, ha instado a la Consejería de Agricultura a iniciar de inmediato actuaciones tendentes a corregir los factores que impiden la recuperación de la especie y no sólo en Ciudad Real, también en Toledo y Albacete.

Ecologistas en Acción ha considerado que se está desaprovechando la oportunidad de una recuperación basada en la recolonización de las zonas potenciales que el lince dispone en Castilla-La Mancha.

EL LINCE IBÉRICO CRUZA LA FRONTERA DE ANDALUCIA Y SE DISPERSA POR CLM

12.02.2013
  • Siete fallecieron por atropello y otros seis por furtivismo

El año pasado se localizaron en Andalucía 21 ejemplares de lince ibérico muertos, siete de ellos por atropello y otros seis por furtivismo, según han informado este martes fuentes del programa LIFE para la conservación de este felino.

Otros tres linces fallecidos lo fueron por peleas con otros animales, dos más a causa de enfermedad (leucemia felina) y en los tres casos restantes no fue posible identificar la causa de la muerte.

De los 21 linces muertos identificados el año pasado, 16 fueron localizados en Sierra Morena y los cinco restantes en Doñana.

Tres de los siete linces atropellados mortalmente fueron encontrados en la comarca cordobesa de Guadalmellato, donde la Junta de Andalucía impulsa la primera reintroducción de esta especie en España.

El proyecto LIFE para la conservación de este felino ha informado de que, ante esta situación, técnicos de este programa junto con un representante de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía “están estudiando los distintos puntos de atropellos y valorando qué medidaspueden implementarse para hacer más seguro el tránsito de los linces en esta zona”.

Otros dos linces mortalmente atropellados cuyos cadáveres se localizaron en 2012 pertenecían a la población de Andújar-Cardeña, en Sierra Morena, y los dos restantes, a la de Doñana.

Con todo, el programa LIFE sostiene que “los atropellos, pese a ser la causa de muerte encontrada más frecuentemente durante 2012, no ha sido la principal causa de mortalidad de lince ibérico”.

La mayoría de los seis linces fallecidos por furtivismo el año pasado lo fueron por capturas ilegales mediante cepos o lazos y los dos ejemplares fallecidos por enfermedad, “resultaron ser positivos por diagnóstico molecular al virus de la leucemia felina”.

Ejemplar de lince ibérico en Doñana. | CSIC

14.01.2013

Veníamos de ponerle el punto final a las fiestas de Navidad cuando los Reyes ya han llegado con sus regalos. Cónclave de Marines teniendo como escenario “La Caracola”, viña que en otro tiempo perteneció a Jaime de Foxá, amigo de mi abuelo Hipólito que junto a su Salve Montera a la Virgen de la Cabeza dejó para el recuerdo esa joya de la literatura venatoria que es “El Solitario”. Luego de un fin de semana en familia haciendo repaso a monterías pasadas y pronóstico de las que tienen que venir, el destino nos regaló un lance inusual. Teniendo por postura el coche, puede decirse que nos entró un lince.
A ritmo lento, parsimonioso, ajeno a los neumáticos y ruido del motor del todoterreno el lince discurría por el mismo carril que luego nos llevaría hasta El Centenillo, atravesando el patrimonio con que nuestro campo bravo cuenta en toda esa zona de Sierra Morena: Escoriales, Alarcones, lo de los Flores Albarrán, lo de los Sorando y por supuesto Navalcardo.
Al verlo me quedó la sensación misma que tuvo Dominguín cuando lo de Ava Gardner: que aquello había que contarlo. A uno no todos los días le sonríe la fortuna de encontrarse con este animal que la mano del hombre ha hecho que casi ni exista.
A ojos de cualquiera podría ser un gato sin más. Mi hermana Inesita mismamente dijo eso al contemplarlo desde el coche, pero no, el felino tenía trapío de plaza de primera. Algo panzón, orejudo y con unos bigotazos que no tiene cualquier gato. Fino de cabos, añadiría que tenía un punto de chorreado en verdugo a mi parecer. Indudablemente Don Antonio Marín o mi amigo tosiriano Agustín Rosa, sabrían precisar mejor, que por algo son veterinarios y entusiastas de la caza.
Hasta el momento, la única referencia que tenía al respecto me venía por parte del compañero José María Ortega, quien una vez le entró un lince estando en su puesto de la perdiz y cámara en mano inmortalizó la escena, sirviendo la misma como portada a su excepcional libro “Tirando al monte”. Una oportunidad difícilmente repetible a menos que se frecuente Andújar y su Parque Natural. Así se lo hice ver en cierta ocasión al periodista Javier Hurtado a colación de un extraordinario reportaje que para Tendido Cero elaboraron sobre el ganado santacolomeño de Germán Gervás y su finca de “Los Escoriales”, donde aparecía un lince paseando. Tras revelarle mi identidad y mi origen jienense hubo de reconocerme que la imagen era de archivo.
No sé si tendré esa suerte alguna vez más. Por whatsapp le envié una foto del susodicho a una amiga cacereña, montera y fanática del campo, por nombre Vanesa, contestándome que envidiaba mi suerte porque ella tras un periplo de ocho meses por Doñana, haciendo lo imposible por avistarlo no había logrado ni de lejos poder verlo. Por eso precisamente doy más valor aún a este momento que he vivido en este paraíso privilegiado con que contamos en la provincia de Jaén. Donde la Virgen de la Cabeza reina en Sierra Morena y el lince ibérico sobrevive al paso del tiempo y la mala mano del ser humano.

trs-20081219-4409

16 LINCE

Una alfombra elaborada con la piel de un lince ibérico, procedente de una colección privada / Antonio Sabater

El equipo del biólogo José Antonio Godoy ha visto “de todo”: trofeos de caza del lince ibérico sobre chimeneas, alfombras pardas con motas negras elaboradas con sus despojos, mantas de piel de lince sobre camas. En un salón de un cortijo, situado en un coto del sur de Castilla-La Mancha habituado a escopetas como la del rey Juan Carlos, los científicos han contemplado incluso una hilera de 20 cabezas de lince ibérico, decorando una pared. “Hemos visto hasta linces ibéricos disecados al lado de la tele de un bar, entre la muñeca flamenca y el torito”, cuenta Godoy, uno de los padres del genoma de la especie.

Su grupo de investigación, de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), ha emprendido una tarea monumental: localizar especímenes del felino más amenazado del mundo en museos de historia natural de Europa y EEUU, pero también en las recónditas y dispersas colecciones privadas de cazadores. Tras años de persecución, han registrado 466 especímenes, 157 de ellos en manos privadas.

“Hay más linces ibéricos muertos que vivos”, resume de manera descarnada Godoy. Y no es una hipérbole. El censo de 2011 en Andalucía habla de sólo 312 linces ibéricos viviendo en libertad, confinados en sus últimos reductos del planeta: Sierra Morena y Doñana.La ciencia necesita localizar los restos de linces muertos para ayudar a los vivos. Son animales enteros disecados, o pieles y huesos procedentes de una época en la que el lince ibérico era visto como una alimaña, y como tal perseguido y tiroteado. En el Palacio de Doñana, dentro del Parque Nacional, hay una fotografía que muestra al rey Alfonso XIII de Borbón, abuelo del rey Juan Carlos, posando con un ejemplar recién cazado.

 

Tiroteados por el rey

Era uno de los trofeos más codiciados por las escopetas de la nobleza española. En el libro Doñana (1974), de Juan Antonio Fernández, se menciona una montería celebrada el 25 de enero de 1924 con la participación del rey Alfonso XIII, en la que caen bajo los disparos 83 venados, 42 jabatos, 15 gamos y tres linces ibéricos. Hoy, el monarca borbónico habría sido condenado a 20 meses de cárcel y a 115.000 euros de multa, si se aplicara la misma pena que al matrimonio acusado de envenenar en 2008 a un ejemplaren su finca de Andújar (Jaén).

Trofeo de caza hoy propiedad del Parque Nacional de Doñana

Trofeo de caza hoy propiedad del Parque Nacional de Doñana / Antonio Sabater
 

El felino, como muchos otros depredadores, fue perseguido en España y Portugal hasta finales de la década de 1980. Ambos gobiernos, de hecho, ofrecían incentivos económicos para tirotear a las alimañas. Pero hoy el lince es un símbolo mundial de la conservación de la naturaleza y, paradójicamente, se enfrenta a una amenaza que también afectó a sus enemigos Borbones: la endogamia, la falta de diversidad genética.En agosto, el equipo de Godoy anunció que había secuenciado el genoma del lince ibérico. Son 2.700 millones de pares de letras que conforman el libro de instrucciones de la especie. Pero es un texto con errores, heredados de generación en generación. Y los errores se acumulan. El objetivo de Godoy es cuantificar esa pérdida de diversidad genética, para detectar debilidades, mejorar los programas de conservación y salvar a la especie de la extinción. Para ello, los investigadores necesitan conocer cómo era el ADN del lince en el pasado, antes de que el animal estuviera acorralado y en las últimas. Y ahí son fundamentales los ejemplares disecados o convertidos en alfombras, tiroteados hace décadas.

 

No sé nada del lince

Tras negociar con algunos propietarios de los especímenes, los científicos han obtenido ADN de las almohadillas de las patas, de las láminas de hueso de sus narices, han perforado cráneos con taladros en busca de tejidos bien conservados y hasta han extraído dientes de ejemplares disecados, para tomar muestras y volverlos a colocar para no alterar las obras de los taxidermistas. “Con estos análisis genéticos podemos reconstruir cuál ha sido la dinámica del declive”, explica Godoy. “Saber cómo ha cambiado el lince ibérico con el tiempo es un recurso fantástico para su conservación”, esgrime.

En apenas 20 años se ha perdido el 40% de los ejemplares, muchos de ellos han acabado en la basura. (José Antonio Godoy, Investigador del CSIC)

Para conseguir las muestras, los científicos han tenido que negociar hasta con algún miembro de la Familia Real. Una de las mayores colecciones de felinos ibéricos se encuentra en el Palacio Real de Ríofrío, en Segovia. Allí se exponen restos de ocho linces ibéricos, cazados a mediados del siglo XX.En un artículo publicado en la revistaBioScience, Godoy y su equipo reivindican la importancia de estas colecciones privadas de animales disecados como fuente de material científico. Y urgen a regularizarlas para que no se pierdan. La bióloga Mireia Casas fue la principal encargada de recorrer España en coche e ir puerta por puerta en busca de linces ibéricos escondidos en desvanes. Entre 2009 y 2010, Casas preguntó a guardas de fincas, a cazadores históricos y a camareros de bares de zonas linceras, entre otros muchos, si conocían la existencia de ejemplares disecados. También buscó los especímenes que ya constaban en registros realizados en los periodos 1987-1988 y 1995-1997. Ahí saltaron las alarmas.

El duque de Tarifa posa con un lince cazado en Doñana, en 1920

El duque de Tarifa posa con un lince cazado en Doñana, en 1920 / Antonio Sabater

 

“En apenas 20 años se ha perdido el 40% de los ejemplares, muchos de ellos han acabado en la basura”, alerta Godoy. En algunos casos, los propietarios estaban perfectamente localizados desde 1987, pero al volver a entablar contacto con ellos pusieron excusas peregrinas para anunciar la desaparición de especímenes disecados o de pieles. Casas recuerda el caso de un dueño registrado en el censo de hace 25 años, con nombre, apellidos y fotografías de su colección. “Llamé a su puerta, me dijo que no sabía nada de linces y me cerró”, rememora Casas, antes en el CSIC y ahora buscándose la vida como científica en Nueva Zelanda.Godoy teme que detrás de estas evasivas de los propietarios se encuentre el miedo a incumplir la ley, aunque los ejemplares fueran cazados en una época en la que era perfectamente legal e incluso aplaudido meterle un perdigonazo entre los ojos a un lince ibérico.

 

Miedo a la ley

Muchos propietarios no saben que existe un procedimiento para legalizar especímenes capturados antes de 1980, cuando se firmó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES). Y la ley prohíbe que los animales cazados ilegalmente estén en manos privadas. “Así que mucha gente o esconde sus especímenes o los tira a la basura. Por ejemplo, hemos oído hablar de especímenes desechados tras la aprobación en España en 1980 de la ley que criminalizaba su posesión, y después algunas personas negaron haber poseído un ejemplar registrado previamente”, detallan los autores en su trabajo.

Los científicos piden a las autoridades un programa para regularizar los especímenes que están en manos privadas

El equipo, que incluye a Miguel Delibes de Castro, ex director de la Estación Biológica de Doñana, pide a las autoridades españolas que sigan el ejemplo de Portugal. El país luso ha llevado a cabo un programa piloto, dirigido por Margarida Fernandes, del Instituto de Conservación de la Naturaleza y la Biodiversidad, en Lisboa, para legalizar la situación de varios especímenes de lince en manos de coleccionistas portugueses.“Un programa similar al iniciado en Portugal podría producir resultados positivos en España”, afirman. “Lo ideal sería preservar a largo plazo todos estos ejemplares históricos, porque podemos volver a necesitarlos. Cualquier sabe lo que puede ocurrir en el futuro en la conservación del lince ibérico”, argumenta Godoy. “Si no se hace nada, dentro de 20 años no quedará prácticamente ninguno de estos especímenes”, sentencia Casas.

 

Linces guardados en colegios e institutos

La Estación Biológica de Doñana, con 120 ejemplares, y el Museo Nacional de Ciencias Naturales, con 94 especímenes en sus almacenes de Madrid, son las instituciones que más linces ibéricos históricos poseen, aunque el resto están desparramados por medio mundo. El Museo de Historia Natural de Londres custodia 21 muy antiguos, cazados entre 1840 y 1895 ; el Museo de Historia Natural de Suecia, 2; y un pequeño museo local de Clermont-Ferrand, en Francia, guarda cuatro ejemplares. En EEUU hay al menos tres, uno en el Museo Nacional de Historia Natural y otros dos en el museo del Instituto Smithsonian, según el meticuloso registro de Mireia Casas y José Antonio Godoy.En España hay algunas localizaciones curiosas, como el Colegio de Nuestra Señora de los Reyes, en Sanlúcar de Barrameda, y tres institutos, el Aguilar y Eslava, en Cabra (Córdoba); el Padre Luis Coloma, en Jerez de la Frontera (Cádiz) y el Padre Suárez, en Granada. Estos tres últimos fueron capturados entre 1874 y 1880. Mucho más reciente es el que custodia el Ayuntamiento de El Real de la Jara(Sevilla), capturado en 1970, o el del Museo Municipal de Penamacor (Portugal), un ejemplar de 1985.Casas ha localizado un lince ibérico expuesto en un bar del sur de Portugal y Godoy recuerda ejemplares en bares españoles en el pasado. Entre los 157 especímenes registrados en 75 colecciones privadas de España y Portugal hay ejemplares muy antiguos, de 1875, pero también otros sorprendentemente modernos, de 1995, un año en el que el lince ya era una preocupación para las autoridades. El anonimato ha sido una de las condiciones impuestas por los propietarios de estas colecciones a cambio de facilitar el trabajo a los científicos.

 30.09.2012

El Programa Life Iberlince de Recuperación de la distribución histórica del lince ibérico en España y Portugal (2011-2016), que tiene entre sus objetivos “identificar y preparar nuevas áreas de reintroducción con capacidad suficiente para conseguir poblaciones de lince ibérico autosostenibles”, evalúa áreas como Sierra Morena en Córdoba, la Sierra Norte en Sevilla, el Andévalo en Huelva o el sur de Badajoz como nuevas zonas de reintroducción para este felino.

Así lo ha adelantado a Europa Press el director del Programa Life Lince, Miguel Ángel Simón, quien ha señalado que se ha hecho una preselección de zonas por parte de los socios del III proyecto Life para la recuperación del lince Extremadura, Andalucía, Portugal, Castilla-La Mancha, Murcia, o el Organismo Autónomo de Parques Nacionales, entre otros.

Cabe recordar que entre los objetivos específicos del tercer proyecto Iberlince, que cuenta con un presupuesto total de 34 millones de euros, de los que la Unión Europea financia un 61,57 por ciento, mientras el resto de los socios aportan el 38,43 por ciento, están incrementar el número de ejemplares al menos a 70 hembras territoriales en Sierra Morena –50 en Andújar-Cardeña, 10 en Guadalmellato y 10 en Guarrizas– y 25 en Doñana-Aljarafe.

Otros de los objetivos específicos son identificar y preparar cinco nuevas áreas de reintroducción en Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Andalucía, con capacidad suficiente para conseguir poblaciones de lince ibérico autosostenibles; y establecer cuatro nuevas poblaciones de lince ibérico con cinco hembras territoriales por área en Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía.

Aunque las definitivas nuevas áreas de reintroducción “no se conocen todavía”, según Simón, los socios han creado un protocolo de preselección y evaluación de zonas para que este proceso se hiciera de igual manera por todos los miembros del proyecto y posteriormente poder comparar los territorios.

En principio deben ser áreas “potencialmente buenas y con alta densidad de conejos”. Simón, que ha precisado que Andalucía presentará dos o tres zonas, ha señalado que “ahora se entrará en el nivel de detalle, analizando posibles amenazas, repercusiones en la población cercana a las posibles áreas o la puesta en marcha de campañas de divulgación para que la ciudadanía vea una oportunidad la reintroducción”.

Desde el Programa Life Lince “hemos estado mirando zonas de Sierra Morena en Córdoba, la Sierra Norte en Sevilla, que presenta buena densidad de conejo, el sur de Badajoz, que presenta cierta conectividad con otras áreas”, ha comentado Simón, que ha precisado aún está pendiente que otros socios planteen sus posibilidades. En este sentido, ha resaltado que hay que “estudiar las posibilidades de conexión entre otras áreas”.

Por otro lado, ha comentado que otra opción es parte del Andévalo de Huelva, si bien, “flojea la densidad de conejo y en estos momentos un plan de preparación previo de densidad no es viable por tiempo y dinero”, aunque presenta “buena” conexión con Portugal.

PORTUGAL O EXTREMADURA

Con todo, Simón ha afirmado que con todas las opciones se tendrá que “evaluar el conjunto de las áreas en Andalucía y las otras propuestas”. De otro lado, ha comentado que también “se están mirando” en el Parque Natural del Valle de Guadiana en Portugal o en la zona de Granadilla en Extremadura. “Tenemos que ver cuáles son las mejores zonas potencialmente”, ha resaltado.

Cabe recordar que el director del Proyecto Life, en una entrevista concedida a Europa Press, apuntó que las nuevas zonas para soltar ejemplares deberían estar para el año 2013 o 2014, en cuestión del avance de los trabajos de preparación de las áreas.

Además, especificó que las áreas de reintroducción tendrían que contar con una superficie de 20.000 hectáreas y, al menos, cuatro conejos por hectáreas en primavera; así como la importancia de la conexión entre sí para su futura unión”.