Tag Archive: Museo Nacional de Ciencias Naturales


23 julio 2013

La población actual de lince ibérico en libertad se estima entre 250 y 300 individuos y está distribuida en dos grupos diferentes de la zona suroeste de la península ibérica, donde se concentran los esfuerzos para conservar la especie.

Ahora, un estudio internacional publicado en la revista Nature Climate Change y liderado por investigadores del CSIC muestra que la población de este felino estaría en peligro de desaparecer en 50 años si no se tienen en cuenta las predicciones del cambio climático.

El modelo prevé un aumento de las temperaturas que podría, según el estudio, convertir en hostiles las dos zonas donde actualmente se concentra el lince.

Los autores del trabajo indican que si se seleccionan nuevos hábitats en las próximas décadas puede aumentar la población hasta casi 900 ejemplares a comienzos del siglo que viene, repartidos en diversas subpoblaciones.

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales Miguel Bastos Araújo, que ha dirigido el trabajo, explica que “los planes de reintroducción deberían replantearse más allá de las zonas asociadas históricamente a esta especie hacia otras regiones que, en el futuro, presenten las condiciones adecuadas para su viabilidad”.

El estudio ha identificado más de 40 áreas con una previsión climática que las convertiría en zonas adecuadas para albergar al lince ibérico a partir de 2050.

La desconexión entre hábitats también supone una amenaza para la supervivencia. “Si no se llevan a cabo las medidas de gestión pertinentes, la desconexión entre estas zonas reducirá la viabilidad de las poblaciones reintroducidas”, asegura el investigador Damien Fordham de la Universidad de Adelaida (Australia).

En el trabajo también se han analizado otras variables, como las alteraciones en los usos del suelo o la presencia de conejo de monte (Oryctolagus cuniculus), que constituye casi la única presa del lince.

“Este es el primer modelo predictivo que combina las interacciones entre especies con los efectos del cambio climático” indica Alejandro Rodríguez de la Estación Biológica de Doñana, otro del los científicos participantes en el estudio.

Aunque el artículo destaca que las medidas actuales están funcionando, es “necesario tener en cuenta los impactos previstos del cambio climático a la hora de planificar los programas de conservación de especies” concluye Araújo. (Fuente: SINC)

[Img #14732]

El estudio también analiza otras variables como la presencia de conejo de monte.
Anuncios

Debido al cambio climático, los científicos sostienen que el lince ibérico podría extinguirse en unos 50 años. Los poco individuos que quedan están amenazados por la caza furtiva, la pérdida de su hábitat y la falta de su alimento fundamental: el conejo.

Miguel Araújo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), señala que la especie se extinguirá en los próximos 50 años porque las políticas de conservación que se aplican actualmente no  consideran  los efectos del cambio climático, según publica la revista Nature Climante Change.

“Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios”, dijo en un comunicado el científico.

Aunque infirió en que si los planes de gestión tienen en cuenta los efectos del cambio climático, podrían mejorar las expectativas para esta especie de felino.

El estudio científico propone en sus informe implementar un  programa de reintroducción que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas (el conejo) y la conectividad del hábitat para evitar la extinción del lince ibérico, al menos en este siglo.

En el último censo realizado, que fue en el 2011, los científicos hallaron un total de 312 ejemplares en dos localidades de España, Doñana y Sierra Morena. Estos son los únicos lugares donde aún se conserva este especie de felino, que es la más amenazada del mundo.

En el 2012 se localizaron más ejemplares de esta especie, un total de 466, disecados en los museos o utilizados como alfombras.

Miguel Araújo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), señala que la especie se extinguirá en los próximos 50 años porque las políticas de conservación que se aplican actualmente no  consideran  los efectos del cambio climático, según publica la revista Nature Climante Change.

“Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios”, dijo en un comunicado el científico.

Aunque infirió en que si los planes de gestión tienen en cuenta los efectos del cambio climático, podrían mejorar las expectativas para esta especie de felino.

El estudio científico propone en sus informe implementar un  programa de reintroducción que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas (el conejo) y la conectividad del hábitat para evitar la extinción del lince ibérico, al menos en este siglo.

En el último censo realizado, que fue en el 2011, los científicos hallaron un total de 312 ejemplares en dos localidades de España, Doñana y Sierra Morena. Estos son los únicos lugares donde aún se conserva este especie de felino, que es la más amenazada del mundo.

En el 2012 se localizaron más ejemplares de esta especie, un total de 466, disecados en los museos o utilizados como alfombras.

Vía: linceemportugal.blogspot.com.es
21 julio 2013

El lince ibérico podría pasar de los alrededor de 300 ejemplares actuales hasta 900 si se integran los modelos de cambio climático en su conservación, según un estudio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, Miguel Bastos Araújo, que ha dirigido la investigación, explica que “los planes de reintroducción deberían replantearse más allá de las zonas asociadas históricamente a esta especie hacia otras regiones que, en el futuro, presenten las condiciones adecuadas para su viabilidad”.

Según el estudio, que se publica este domingo en la revista Nature Climate Change, continuar con las actuales prácticas de introducción de linces únicamente en las dos zonas del suroeste de España, sólo mantendría el número actual de individuos. Esto es debido a que los modelos climáticos estiman que estas regiones dejarán de reunir las condiciones adecuadas para esta especie en 50 años.

Para intentar anticiparse a esta situación, la investigación propone 40 áreas climaticamente susceptibles de albergar el felino ibérico a mediados del siglo XXI.

El equipo de investigación ha tardado cinco años en integrar las variables que más afectan al lince ibérico. A parte de las condiciones climáticas, influye la abundancia de la base de su alimentación, el conejo de monte (Oryctolagus cuniculus). También es crítico, según el investigador de la Universidad de Adelaida (Australia) y primer firmante del artículo, Damien Fordham, evitar “la desconexión entre las zonas para mejorar la viabilidad de las poblaciones reintroducidas”.

Según el investigador de la estación biológica de Doñana del CSIC y participante en la investigación, Alejandro Rodríguez, se ha generado “el primer modelo predictivo que combina las interacciones entre especies con los efectos del cambio climático”.

 

08.04.2013

Hospital Veterinario Guadiamar colabora con el ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en un proyecto innovador para proteger al lince ibérico a través de la recolección de material genético. Se trata de una investigación pionera a nivel global que ha conseguido preservar por primera vez embriones de lince a través de un procedimiento novedoso en felinos. Este material se usará en futuros proyectos de conservación y servirá para fecundar a nuevas hembras receptoras. Además del Hospital Veterinario Guadiamar, participan otras instituciones como el Leibniz Institute for Zoo and Wildlife Research (IZW) de Berlín, y el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (CSIC).

Para realizar el proyecto, fueron seleccionadas dos hembras de lince ibérico,  Saliega y Azahar. El objetivo era preservar su línea genética antes de su esterilización por motivos de salud. Un equipo de Guadiamar se encargó de Saliega, procedente del Centro de Cría El Acebuche en el Parque Nacional de Doñana. Una cirujana del centro, asistida por un grupo de anestesistas, se ocupó de realizarle una mastectomía en julio de 2012 para extirparle un tumor mamario durante la temporada reproductora. Se trató del paso previo a la recolección del material genético y a la esterilización del animal.

Gracias a este proyecto pionero se podrá seguir trabajando para conservar el lince ibérico, actualmente presente en zonas de España y Portugal. La intervención escribe un episodio más dentro de la larga trayectoria de colaboración entre el Hospital Veterinario Guadiamar y el Centro de Cría del Lince Ibérico El Acebuche. Ambas instituciones llevan ya un largo tiempo colaborando activamente para conservar la especie.

08.03.2013

2013030819482830449

Uno de los embriones de lince ibérico que se van a conservar en el Banco de Recursos Biológicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales.
 
“Azahar” y “Saliega”, dos hembras de lince ibérico del programa de cría en cautividad, harán posible la preservación de su línea genética de esta especie, en grave peligro de extinción, gracias a un proyecto de investigación que ha logrado conservar tres embriones que la asegurarán más allá de su vida fértil.

Los embriones, que se mantendrán en nitrógeno líquido en el Banco de Recursos Biológicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, podrán implantarse, llegado el caso, en una hembra receptora para dar lugar a animales sanos, han informado a Efe fuentes de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, una de las instituciones colaboradoras del proyecto.

La primera de las hembras intervenida fue “Azahar”, una lince de ocho años del Centro Nacional de Reproducción de Lince Ibérico de Silves (Portugal), a la que por problemas de salud el equipo veterinario que la trataba recomendó no volver a someterla a nuevas gestaciones.

No obstante, se decidió preservar su línea genética, utilizando la vía de la recogida de embriones.

La otra hembra es “Saliega”, del Centro de Cría de El Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana, un ejemplar de doce años que sufrió un tumor mamario durante la última etapa reproductora, por lo que los científicos han decidido esterilizarla para evitar futuras complicaciones.

La perpetuación de la línea genética de “Saliega” está garantizada por el Programa de Conservación Exsitu, en tanto que ha proporcionado 16 crías, pero la preservación de su material biológico permitirá que pueda ser utilizado en el futuro para incorporar su acervo genético en el futuro a los programas de conservación de la especie.

Para obtener los embriones, “Azahar” y “Saliega” fueron emparejadas con los machos “Foco” (nacido en 2009) y “Al-Ándalus” (en 2004), respectivamente.

El proceso ha sido realizado por especialistas colaboradores del Leibniz Institute for Zoo and Wildlife Research (IZW) de Berlín, y del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (CSIC), que tras la recolección de embriones, participaron también en la esterilización de las dos hembras.

Las dos intervenciones, “pioneras a nivel mundial” para el lince ibérico, transcurrieron sin complicaciones, confirman fuentes de Medio Ambiente.

Actualmente, “Azahar” y “Saliega” se encuentran ya completamente recuperadas en sus centros de cría de Silves y El Acebuche.