Tag Archive: lynx


14 junio 2013

Feria, macho nacido en 2009, era un macho adulto territorial de la zona norte de Coto del Rey

Técnicos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio adscritos al proyecto Life Iberlince han recogido esta madrugada el cadáver de un ejemplar de lince ibérico (Lynx pardinus) en el kilómetro 15,200 de carretera que une los municipios de Hinojos y Villamanrique de la Condesa, tras recibir el aviso de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil.

Tras certificar la muerte por atropello y comprobar que se trataba de un macho de 4 años de edad, de nombre Feria, el animal ha sido trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD) de la Junta de Andalucía donde se le está practicando la necropsia.

Feria_14_may_2010_DGA16

Vía: lifelince.org
11 junio 2013

Dentro del proyecto LIFE IBERLINCE ‘Conservación y reintroducción del lince ibérico (Lynx pardinus) en Andalucía’

La mayoría de los estudios sobre la depredación de ganado en España se han centrado en los lobos y se ha prestado escasa atención a otro tipo de conflictos en las especies más pequeñas. 

Dentro del proyecto LIFE IBERLINCE ‘Conservación y reintroducción del lince ibérico (Lynx pardinus) en Andalucía’, un equipo de científicos ha hecho un seguimiento durante seis años de los hábitos de caza de los linces en lugares con población próxima. En los ocho años que lleva esta iniciativa, se ha triplicado el número de linces en España.

“Hemos contabilizado un total de 40 ataques a animales de granja que implican 716 muertes en el área de Andújar-Cardeña, uno de los dos núcleos –junto con Doñana– en el que se localizan ejemplares de esta especie en peligro de extinción”, declara a SINC German Garrote, coautor del estudio e investigador de dicho proyecto.

Aunque la mayoría de estos ataques (78%) se produjeron contra aves de corral, la depredación de ovejas causó mayores pérdidas económicas.

“Muy posiblemente cuando el lince se distribuía por toda la península estos ataques eran comunes, pero como ahora tienen una distribución muy restringida y, hasta hace pocos años, escaso contacto con animales domésticos, no se daba este conflicto. Ahora que se vuelve a expandir está llegando a lugares más habitados”, señala el experto.

Compensaciones a los granjeros

En paralelo al programa de conservación, el grupo creó un  sistema de compensación para mitigar las consecuencias del conflicto entre humanos y linces en esta zona. “Son pagos por daños a los ganaderos en lugares donde se han dado los ataques”, apunta Garrote.

A nivel económico estos daños son poco significativos en comparación con el dinero invertido en su conservación. Sin embargo, el equipo ha comenzado ya a hacer vallados eléctricos para evitar los ataques a ovejas, con un resultado óptimo.

“Lo que pretendíamos con este estudio era ver cuál es el conflicto, demostrar que los ataques suceden y ver cómo solucionarlos, para adelantarnos a problemas que puedan surgir en el futuro con esta especie que coloniza áreas más desarrolladas, como ocurre con el lobo, cuyo conflicto está mucho más generalizado”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:
 
 Germán Garrote, Guillermo López, José M. Gil-Sánchez, Eva Rojas, Manuel Ruiz, José F. Bueno, Santiago de Lillo, Javier Rodriguez-Siles, José M. Martín, Joaquín Pérez, Maribel García-Tardío, Gerardo Valenzuela,  Miguel A. Simón “Human–felid conflict as a further handicap to the conservation of the critically endangered Iberian lynx.

t80ww3

10 junio 2013
  • En 6 años 716 ejemplares murieron en Andalucía en 40 ataques de linces.

  • El 78% eran gallinas aunque las mayores pérdidas fueron por muertes de corderos.

  • Los pastores eléctricos están resultando eficaces para frenar los ataques.

El exitoso programa de recuperación del lince ibérico (‘Lynx pardinus’) está devolviendo a los campos españoles esta emblemática especie que hasta hace poco se encontraba al borde de la extinción. En apenas una década el Proyecto Life Iberlince ha logrado triplicar el número de ejemplares en España. Si en 2002 quedaban menos de un centenar, en la actualidad hay alrededor de 300 linces en Andalucía y se prevé que en los próximos años se creen nuevas poblaciones en Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal.

Pero la puesta en libertad de los ejemplares criados en cautividad está causando también un efecto indeseado: un aumento de los ataques de linces a animales de granja. Tras realizar un seguimiento de los hábitos de caza de estos felinos durante seis años, un equipo de investigadores del Proyecto Life Iberlince ha contabilizado 40 ataques a animales de granja, que han causado la muerte de un total de 716 ejemplares.

Según detallan en este estudio, publicado recientemente en la revista ‘European Journal of Wildlife Research’, el 78% de los animales muertos eran aves de corral. No obstante, las mayores pérdidas económicas fueron debidas a los ataques a corderos por la mayor cuantía de las indemnizaciones del programa de compensación: “Los linces sólo suelen atacar a corderos menores de 15 días, y por cada muerte al ganadero se le indemniza con el precio de mercado, que ronda los 60 euros, mientras que por cada gallina se pagan unos cinco o seis euros”, explica Germán Garrote, biólogo del Proyecto Life Iberlince y de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía y coautor de este estudio.

 

Convivencia con el hombre

La investigación, realizada entre 2006 y 2012, se ha llevado a cabo en el área de Andújar-Cardeña, uno de los dos núcleos en los que hay linces ibéricos junto con Doñana.

Germán Garrote señala que el objetivo es adelantarse a los problemas de convivencia para buscar soluciones y evitar conflictos como los que se dan con el lobo ibérico: “Además del programa de compensaciones a ganaderos y granjeros, otra parte del proyecto de recuperación del lince consiste en prevenir los conflictos entre esta especie y los humanos”, explica Garrote a ELMUNDO.es en conversación telefónica.

El biólogo subraya que no hay motivos para la alarma: “El programa de reintroducción del lince está siendo un éxito y, poco a poco, este animal que hasta ahora sólo se encontraba en zonas muy recónditas del Parque de Doñana o Andújar empieza a colonizar zonas urbanizadas, en las que hay hay casas y pequeñas granjas o rebaños de ovejas. Se trata de prevenir y aportar soluciones desde ya”.

130610_lince__editada_medium

 

Pastores eléctricos

Entre las medidas de prevención implantadas con éxito destacan los denominados pastores eléctricos, es decir, recintos con vallas electrificadas de un metro y medio de altura. “El 90% de los lugares donde ha habido ataques eran gallineros sin protección. Los hemos cubierto y en el 90% de ellos no ha vuelto a registrarse ningún ataque”, asegura.

El conejo silvestre es la base fundamental en la dieta del lince ibérico, que caza solo y suele lanzarse contra su persa tras aguardarla: “Los ataques a animales domésticos son más bien anecdóticos aunque cuando suceden provocan pérdidas. Por ejemplo, a un granjero hubo que indemnizarle con más de 1.000 euros tras sufrir un ataque de lince, por lo que sí compensa instalar los pastores eléctricos, que tienen un coste de unos 700 euros y son una inversión a largo plazo”, añade Garrote.

El tipo de rebaño condiciona, lógicamente, su vulnerabilidad ante el lince. “Los intensivos están guardados prácticamente todo el día. Cuando salen van acompañados por perros y por el pastor, por lo que los ataques son anecdóticos, de vez en cuando matan a algún cordero pero no merece la pena hacer la inversión”, señala el biólogo. “Pero hay un par de rebaños grandes, de 1.000 y 500 ovejas respectivamente, que por el día están en libertad y por la noche no siempre se encierran. En estos casos el vallado eléctrico protege a los animales de forma eficaz”.

El biólogo asegura que no hay temor entre los ganaderos y granjeros de la zona. Es más, destaca la colaboración con ellos: “No están preocupados porque ven que nos estamos adelantando al problema. Y cuando se han producido ataques las indemnizaciones son casi inmediatas, no pasa un mes desde el ataque sin que las hayan cobrado”, señala.

¿Se distingue fácilmente el ataque de un lince del de otros predadores, como los zorros? “En los gallineros es más complicado si no hay huellas, pero cuando se trata de un ataque a un animal grande, como el cordero, se distingue rápidamente si ha sido un lince o un zorro por su forma de morder. Otros depredadores sin embargo, como el puma y el jaguar, tienen una forma de atacar parecida y en Sudamérica a veces tienen problemas para diferenciarlos”, explica el biólogo.

Además, los linces suelen volver al día siguiente para seguir con el banquete, ya sea para devorar otra gallina de las que mató el día anterior o para seguir comiéndose el cordero que suele semienterrar cuando está saciado para que le sirva de alimento durante más tiempo: “En cuanto se produce un ataque nos llaman y colocamos cámaras trampa que nos permiten confirmar si ha sido un lince”, añade.

Las épocas más conflictivas con los corderos coinciden con los partos de las ovejas, en diciembre-enero y abril-mayo: “Tras la instalación de los pastores eléctricos en dos rebaños no se han producido ataques en abril-mayo”, afirma esperanzado.

M2E72L219-218R363B329

 

10 junio 2013

Científicos del proyecto LIFE IBERLINCE han estudiado durante seis años los comportamientos de caza del lince ibérico (Lynx pardinus) hasta contabilizar un total de 40 ataques con 716 muertes a animales de granja. Su resultado indican que, aunque las pérdidas económicas no son altas, este comportamiento aumenta, por lo que se deben crear programas paralelos a su conservación que eviten los conflictos

M2E72L219-218R363B329

Un lince ibérico (Lynx pardinus) apodado ”Felix”, junto a los restos de un cordero./ German Garrote

La mayoría de los estudios sobre la depredación de ganado en España se han centrado en los lobos y se ha prestado escasa atención a otro tipo de conflictos en las especies más pequeñas. 

Dentro del proyecto LIFE IBERLINCE ‘Conservación y reintroducción del lince ibérico (Lynx pardinus) en Andalucía’, un equipo de científicos ha hecho un seguimiento durante seis años de los hábitos de caza de los linces en lugares con población próxima. En los ocho años que lleva esta iniciativa, se ha triplicado el número de linces en España.

“Hemos contabilizado un total de 40 ataques a animales de granja que implican 716 muertes en el área de Andújar-Cardeña, uno de los dos núcleos –junto con Doñana– en el que se localizan ejemplares de esta especie en peligro de extinción”, declara a SINC German Garrote, coautor del estudio e investigador de dicho proyecto.

Aunque la mayoría de estos ataques (78%) se produjeron contra aves de corral, la depredación de ovejas causó mayores pérdidas económicas.

“Muy posiblemente cuando el lince se distribuía por toda la península estos ataques eran comunes, pero como ahora tienen una distribución muy restringida y, hasta hace pocos años, escaso contacto con animales domésticos, no se daba este conflicto. Ahora que se vuelve a expandir está llegando a lugares más habitados”, señala el experto.

Compensaciones a los granjeros

130610_lince__editada_medium

Lince en un gallinero / G.Garrote
 

En paralelo al programa de conservación, el grupo creó un  sistema de compensación para mitigar las consecuencias del conflicto entre humanos y linces en esta zona. “Son pagos por daños a los ganaderos en lugares donde se han dado los ataques”, apunta Garrote.

A nivel económico estos daños son poco significativos en comparación con el dinero invertido en su conservación. Sin embargo, el equipo ha comenzado ya a hacer vallados eléctricos para evitar los ataques a ovejas, con un resultado óptimo.

“Lo que pretendíamos con este estudio era ver cuál es el conflicto, demostrar que los ataques suceden y ver cómo solucionarlos, para adelantarnos a problemas que puedan surgir en el futuro con esta especie que coloniza áreas más desarrolladas, como ocurre con el lobo, cuyo conflicto está mucho más generalizado”, concluye el investigador.

26.03.2013

Especialistas del Instituto Leibniz para los Zoos (IZW), Alemania, aseguran que están a un paso de salvar al felino más amenazado del mundo, el lince ibérico (Lynx pardinus). Paradójicamente, la solución es castrar a las hembras.

Según estiman los científicos, hoy en día la población mundial de linces ibéricos en su hábitat natural no supera los 315 individuos. Sin embargo, un logro de expertos alemanes da a esta especie una nueva esperanza. Comunican que por primera vez en la historia lograron recoger y preservar embriones del felino.

Castrando una hembra de lince ibérico llamada Saliega en el Parque Natural de Doñana (España) para acabar con un tumor mamario que tenía, los zoólogos lograron obtener sus óvulos no fertilizados y congelarlos. Operando a otra hembra, Azahar, esta vez en Silves (Portugal) para sacarle los ovarios (en dos ocasiones el animal había tenido problemas muy graves en el parto y los zoólogos optaron por no dejar que se quedara preñada de nuevo para salvarle la vida), los especialistas del Instituto Leibniz lograron obtener tanto óvulos no fertilizados como embriones.

Ahora aseguran que su intención es fertilizar artificialmente los óvulos no fertilizados e implantar tanto estos óvulos como embriones ‘originales’ en hembras de otra subespecie. Pronostican que el vientre de alquiler más conveniente sería el de un lince boreal (Lynx lynx), el representante más común y conocido del género Lynx.
00442202

 La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha informado al Comité de Seguimiento del Programa Life Lince de los resultados de la necropsia realizada a la hembra de lince ibérico ‘Wari’, localizada con “graves lesiones” este mes, a la que han realizado la eutanasia humanitaria para evitar el sufrimiento del animal.

   De forma paralela, según ha informado la Consejería en una nota, los técnicos y Agentes de Medio Ambiente del Espacio Natural de Doñana han montado un dispositivo para capturar a los cachorros de ‘Wari’, localizando dos de los tres que tenía esta hembra.

   De esta manera, la necropsia realizada a la hembra de lince ibérico localizada en “mal estado físico” el pasado día 6 de junio en la zona de Coto del Rey, en Hinojos (Huelva), gracias al radio collar que portaba confirma “la gravedad de las lesiones que sufría este ejemplar, ocasionadas probablemente por otro animal”.

   Debido a la gravedad de las heridas, el alcance de la parasitación y edad avanzada, se decidió realizar la eutanasia humanitaria para evitar el sufrimiento del animal, según ha subrayado la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.

   De otro lado y de forma paralela, los técnicos y Agentes de Medio Ambiente del Espacio Natural de Doñana han montado un dispositivo para capturar a los cachorros de ‘Wari’, consistente en el vallado con malla gallinera de la mancha de monte donde se encuentran.

   Este sistema está dando resultados ya que se han capturado dos de los tres que tenía cachorros de ‘Wari’. Las crías, aunque se encuentran en buen estado físico, se han trasladado a cuarentenas para su observación.