Tag Archive: lince ibérico


24 septiembre 2013

El felino, de unos 5 meses, presentaba evidentes muestras de deterioro físico. Ha sido trasladado a un centro de recuperación y se investiga su procedencia.

El pasado 18 de septiembre fue localizado un cachorro de lince ibérico en una granja de perdices en el término municipal de Bailén (Jaén), en la periferia de la zona de presencia del lince Andújar-Cardeña.El cachorro fue trasladado por el personal de campo y equipo veterinario del proyecto Life Iberlince al centro de cría «La Olivilla», donde se le realizó una evaluación sanitaria.Se determinó que se trataba de un ejemplar de entre 4 y 5 meses de vida con evidentes muestras de deterioro físico (tan solo 1,9 kg de peso).El pequeño lince será atendido en «La Olivilla» hasta que su recuperación sea completa. Mientras tanto, se intentará determinar su procedencia mediante análisis genético y la información registrada por las cámaras de fototrampeo.

12376673Dw

Fotografía de: Herminio M. Muñiz

 

 

http://www.vidasalvajefoto.es/images/8964/2187/

27 julio 2013
English: Statue of Félix Rodríguez de la Fuent...

English: Statue of Félix Rodríguez de la Fuente in Santander (Spain) Español: Estatua de Félix Rodríguez de la Fuente en Santander (España) (Photo credit: Wikipedia)

En plateados marcos inmensos situados en las aceras, presentan al nuevo inquilino del Zoo botánico de nuestra provincia: el lince ibérico. Una mirada de agudeza, un paisaje que acompaña su perfil no doméstico, unos detalles naturales en su pelaje y semblante. Al igual que se organizó la despedida de nuestra entrañable elefanta, -que viajó para tener familia-, ahora procuramos que los escolares vivan la experiencia de la acogida de un lince ibérico en un lugar que no le es propio.

Resulta entrañable la mezcla de curiosidad y regocijo de estos pequeños; a pilares se han recopilado cartas y dibujos de bienvenida. Sus escritos, como sus rostros al entregarlas, trasportaban la ilusión por darle un espacio en el que se encuentre lo más próximo a su entorno habitual, conocedores de que viaja sin familia, -y sin saber si es su primera vez-.

Una imagen y un recuerdo de inmediato: ¿Cuántos de nosotros habremos rememorado al gran amigo de la naturaleza? Félix Rodríguez de la Fuente. Un estudioso y experto ineludible al que dirigiríamos mil y una preguntas sobre la duda latente en estos niños: «¿Estará bien allí?» Seguramente a estos pequeños se les apiñarán en su mente imágenes tipo Madagascar, o desde la doble lectura de La vida de Pi.

Buscan en el DRAE esa ‘voz’, y han de complementarlo con entrevistas a sus mayores. Leen: «Mamífero carnicero muy parecido al gato cerval, pero mayor, con pelaje que tira a bermejo, y orejas puntiagudas terminadas en un pincel de pelos negros. Vive principalmente en el centro y norte de Europa, y ataca a los ciervos y otros animales de gran tamaño». De inmediato, los niños piden que lo pongan lejos los ‘bambis’; corazón reñido de afectos cruzados.

Las entrevistas con sus mayores, de quienes heredan tantos saberes, han suscitado los otros usos del término. «Vista de lince (.) Persona aguda, sagaz». Paso a paso nuestros menores se adentran en los quereres humanos y nuestras proyecciones sobre nuestro mundo. Una experiencia inicial maravillosa visitarlo en el Zoo botánico; van a redactar una cartita imaginaria: la que el lince escribirá a sus papás contándoles donde está y lo bien que le va. Desde los cinéfilos, ¿cuál imagen? la del aquel pingüino de gran talento musical o la del valiente pececillo Nemo.

21 julio 2013

Un estudio revela que si no se considera el efecto del cambio climático en los planes de conservación el lince ibérico desaparecerá

A pesar los 100 millones de euros invertidos en su protección, es muy probable que el carismático lince ibérico, del que sólo quedan 250 especies en libertad, se extinga durante los próximos 50 años. La razón: el cambio climático.

Los actuales planes de conservación no tienen en cuenta los efectos del cambio climático y un estudio del Centro de Macroecología, Evolución y Clima de la Universidad de Copenhague concluye que, si lo hicieran, la población podría aumentar en vez de extinguirse. Así, el estudio pone en relieve la importancia de la integración de los modelos climáticos a los planes de manejo de la biodiversidad.

“Nuestros modelos muestran que el cambio climático anticipado conducirá a un rápido y dramático declive del lince ibérico. Afortunadamente, no es demasiado tarde para mejorar las perspectivas para el lince en peligro de extinción, si los planes de gestión comienzan a tomar en cuenta el cambio climático”, explicaMiguel Araújo, del Centro de Macroecología, Evolución y Clima en el Museo de Historia Natural de Dinamarca, de la Universidad de Copenhague.

Las amenazas del lince ibérico son la caza furtiva, morir atropellado en alguna carretera, la pérdida de hábitats y la falta de presas, tras una serie de brotes de enfermedades en las poblaciones de conejo. Por esto la mayor inversión se hace en reubicar a los conejos, prevenir enfermedades, reducir las amenazas y mejorar el hábitat natural del lince, pero esto no parece suficiente: el cambio climático sí influenciará la disponibilidad de presas y los espacios naturales del lince en el futuro.

La liberación de linces proveniente de programas de crianza sí puede contribuir a la supervivencia de la especie, pero el estudio acota que este trabajo se debe realizar en zonas específicas tomando en consideración las consecuencias del cambio climático con el fin de lograr el mejor resultado posible.

Mientras que las autoridades españolas están considerando la liberación de los linces de manera uniforme en todas las regiones autónomas del país, los modelos científicos predicen que las zonas más adecuadas para esto están en la zona norte de la Península Ibérica. Estas áreas podrían ofrecer tanto la abundancia de presas y una conectividad del hábitat a pesar del cambio climático. De acuerdo con los modelos, se puede aumentar la población hasta cerca de 900 individuos para el 2090, en comparación a la estrategia geopolítico actual, donde en el mejor escenario se conseguirá mantener la población de alrededor de los 250 individuos actuales.

El estudio, publicado recientemente en Nature Climate Change, es el primero de su tipo en demostrar claramente la importancia del cambio climático en este tipo de casos, ya que afecta la disponibilidad de presas y las interacciones de las especies con el desarrollo de planes de manejo.

Cuatro ejemplares de lince ibérico se trasladan al nuevo Centro de Cría de Zarza de Granadilla (Cáceres)

21 julio 2013

El lince ibérico podría pasar de los alrededor de 300 ejemplares actuales hasta 900 si se integran los modelos de cambio climático en su conservación, según un estudio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, Miguel Bastos Araújo, que ha dirigido la investigación, explica que “los planes de reintroducción deberían replantearse más allá de las zonas asociadas históricamente a esta especie hacia otras regiones que, en el futuro, presenten las condiciones adecuadas para su viabilidad”.

Según el estudio, que se publica este domingo en la revista Nature Climate Change, continuar con las actuales prácticas de introducción de linces únicamente en las dos zonas del suroeste de España, sólo mantendría el número actual de individuos. Esto es debido a que los modelos climáticos estiman que estas regiones dejarán de reunir las condiciones adecuadas para esta especie en 50 años.

Para intentar anticiparse a esta situación, la investigación propone 40 áreas climaticamente susceptibles de albergar el felino ibérico a mediados del siglo XXI.

El equipo de investigación ha tardado cinco años en integrar las variables que más afectan al lince ibérico. A parte de las condiciones climáticas, influye la abundancia de la base de su alimentación, el conejo de monte (Oryctolagus cuniculus). También es crítico, según el investigador de la Universidad de Adelaida (Australia) y primer firmante del artículo, Damien Fordham, evitar “la desconexión entre las zonas para mejorar la viabilidad de las poblaciones reintroducidas”.

Según el investigador de la estación biológica de Doñana del CSIC y participante en la investigación, Alejandro Rodríguez, se ha generado “el primer modelo predictivo que combina las interacciones entre especies con los efectos del cambio climático”.

 

  • La población de esta especie se triplica en una década. La UE premia al proyecto andaluz, que ahora llega a otras comunidades y a Portugal

13 julio 2013

El lince ibérico (Lynx pardinus) sale del largo túnel en el que se encontraba hasta hace apenas una década y que hizo temer incluso por su extinción. La población de esta especie amenazada se ha triplicado desde que en 2002 se puso en marcha el primer programa de conservación del lince en Andalucía. Un programa que ha sido nuevamente reconocido por la Unión Europea y que ahora, en su tercera edición, se va a extender a las comunidades de Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia, además de a Portugal.

Pero hasta la liberación de Jazz y Janinha, los dos últimos cachorros de lince soltados el mes pasado en el entorno de Guarrizas, en Vilches (Jaén), el camino no ha sido fácil. “El diagnóstico que nos encontramos al principio era dramático; no solo había muy pocos linces en Sierra Morena y en Doñana, sino que tampoco había conejos, con lo cual la posibilidad de extinción era algo real”, sostiene Miguel Ángel Simón,director del Programa de Recuperación del Lince Ibérico en Andalucía. Está claro, por tanto, que el objetivo del primer proyecto Life del Lince no era otro que evitar la extinción de este felino.

Incluso la creación, dos años después, del programa de cría en cautividad del lince (con cuatro centros que funcionan en red) fue el reconocimiento tácito de las dudas que había para la supervivencia de esta especie. “Con ese programa queríamos tener un paracaídas por si se extinguía el lince”, admite Simón, que antes de coordinar el proyecto andaluz fue pionero en la conservación del lince en la Sierra de Andújar. “Me dieron cinco millones de las antiguas pesetas y con eso pude hacer varios cercados para la repoblación y comprar una cámara para el trampeo fotográfico”, recuerda este biólogo jiennense.

 

El proyecto cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros, cofinanciado por la Unión Europea (40%) y la Junta de Andalucía (60%)

El primer censo realizado dentro del programa de conservación constató la existencia de 53 ejemplares en Sierra Morena (entre los parques naturales de Cardeña y Andújar) y otros 41 en Doñana y en su periferia. Hoy, más de una década después, la población de linces en Andalucía es de 312 ejemplares. No sólo se ha duplicado en los dos núcleos tradicionales, sino que el censo ha crecido gracias a la reintroducción llevada a cabo en nuevos territorios linceros, como Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén). Son zonas seleccionadas por la calidad de su hábitat, pero sobre todo por las altas densidades de conejos, principal sustento alimenticio del lince.

“El incremento de las poblaciones ha sido posible gracias a los convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores”, destacó el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, cuando recogió en Bruselas el premio al segundo proyecto Life del Lince en Andalucía 2006-2011, considerado como la mejor iniciativa de conservación que se ha ejecutado en Europa con cargo a los presupuestos comunitarios. De los nueve millones de euros del primer proyecto se pasó a los 26 millones del segundo, cofinanciado al 40% con fondos europeos y el 60% restante por la Junta de Andalucía y otros socios colaboradores. Un trabajo en el que se han implicado asociaciones de cazadores (FAC, Ateca, Aproca) y organizaciones no gubernamentales (EEA-Andalucía, Fundación CBD, Secem y WWF / Adena) además de los 150 convenios suscritos con propietarios de fincas.

En el segundo proyecto Life se incidió en reforzar las poblaciones en el entorno de Doñana. La baja variabilidad genética del lince en esta zona se intentó compensar con la liberación de linces procedentes de Sierra Morena. Ya se han realizado cuatro sueltas, pero ninguno dejó tanta huella como Caribú, un macho que causó furor entre las hembras del entorno de Aracena. Tanto es así que el 61% de los cachorros nacidos el año pasado en Doñana son descendientes de ejemplares procedentes de Sierra Morena.

Caribú llegó también hasta Portugal, y quizá eso sirvió de germen para que el país vecino pidiera su inclusión en el nuevo Life que ahora empieza su andadura bajo el nombre de Iberlince, dotado con 34 millones de euros. Este año se va a empezar a definir las áreas de reintroducción del lince ibérico en Portugal, Extremadura y Castilla-La Mancha, para recuperar las poblaciones de esta especie en la Península Ibérica. “En mayo de 2014 estaremos en condiciones de hacer las primeras reintroducciones en estos territorios”, apunta Miguel Ángel Simón.

Los expertos creen viable la expansión del lince a estos territorios, aunque antes habrá que sortear no pocos obstáculos. El primero, y más preocupante, es el de las menguadas poblaciones de conejos, la principal presa del lince. La aparición, primero, de la mixomatosis y, más tarde, de dos importantes brotes de la enfermedad hemorrágica vírica ha encendido las alarmas entre los conservacionistas. El límite para garantizar la supervivencia es de un conejo y medio por hectárea, una cifra que en Andújar y en Doñana se salva por los pelos.

Otras amenazas a las que se enfrenta este felino son los atropellos en carreteras y el furtivismo, que destacan entre las 107 muertes de linces registradas entre 2002 y 2012. Con todo, el balance del programa es alentador. “Ahora la situación es esperanzadora, pero sin caer en el triunfalismo”, resume Simón.

 

El respaldo social, principal reto para la recuperación

El lince ibérico empieza a ser también un atractivo para los amantes del turismo de naturaleza. Ya se han constatado una decena de empresas —algunas de ellas extranjeras— que se dedican a organizar visitas guiadas a territorios linceros de Sierra Morena y Doñana. Sin embargo, todavía parece que los programas de recuperación no han calado del todo entre la población. “Los ciudadanos de la sierra de Andújar todavía no ven al lince como algo suyo”, indica Alberto Puig, biólogo y jefe del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Andújar.

Puig cree que la balanza entre la conservación y el desarrollo en el tema del lince está claramente desnivelada hacia la primera. “No hay una apuesta decidida institucional para que la rentabilidad social de este programa llegue a los ciudadanos”, sostiene Puig. A su juicio, el parque de la Sierra de Andújar podría ser equiparable al de Serengueti, en Tanzania, por su alta biodiversidad. Pero lamenta que aquí se pongan restricciones a actividades como la caza fotográfica o al senderismo.

La Junta, en cambio, sí cree que el programa de recuperación del lince ibérico trasciende a la población. Como ejemplo, destaca los 31 empleos y los 30.000 jornales generados en las zonas linceras de Huelva, Córdoba y Jaén, o los trabajos forestales para la mejora de hábitats de los que se han beneficiado 486 pymes andaluzas.

foton

Un lince ibérico en Villafranca de Córdoba./ Rafael Alcaide (EFE)

 

7 junio 2013

Ecologistas reconocen el trabajo preventivo hecho pero instan a más ”esfuerzos” para la conectividad y la supresión de ‘puntos negros’

Un ejemplar de lince ibérico ha fallecido en los últimos días atropellado en el entorno natural de Doñana (Huelva), concretamente en una pista forestal que une los términos de Los Cabezudos (Almonte) y Mazagón, según han confirmado a Europa Press fuentes ecologistas y de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

De esta manera, el animal, que tenía en torno a un año de edad, apareció muerto en este paraje, ubicado cerca del parador de Mazagón y en las inmediaciones de la laguna de Moguer, el pasado lunes 3 de junio. Las investigaciones acometidas a raíz del hallazgo confirmarían la tesis de que este ejemplar murió atropellado en una carretera donde ya han existido incidencias similares.

Así, el portavoz de Ecologistas en Acción en el Consejo de Participación de Doña, Juan Romero, ha indicado a Europa Press que, a juicio del colectivo que representa, la administración autonómica ha “ocultado la realidad de los hechos” al no informar de manera inmediata sobre la aparición del cuerpo, por lo que ha instado a la Junta a que “no niegue la existencia de los hechos y dé explicaciones”. “El derecho a la información es básico y constitucional, y esconder lo sucedido es un disparate”, ha abundado.

Admitiendo que las actuaciones llevadas a cabo en este entorno han mejorado los índices de mortandad de la especie respecto a años previos –lo que ha valido a la Junta para recibir un premio por parte de la Unión Europea–, Romero ha subrayado que, con todo, en 2012 murieron en Doñana tres ejemplares atropellados y dos capturados con cepos, mientras que en 2013 uno falleció en el “corazón” del parque, en la Estación Biológica de Doñana, siendo el de esta semana el segundo del año.

Al respecto, el portavoz de Ecologistas en Acción ha criticado que, a pesar de la experiencia piloto llevada a cabo por el programa Life para evitar muertes por atropello de vehículos a motor, incluyendo actuaciones correctoras urbanísticas y viales como la construcción de rotondas, la reducción de velocidad o el paso de fauna, “la carretera se hizo a medias, en la otra mitad ni se han tapado los baches y hay un estado de conservación lamentable”, por lo que la actuación quedó inacabada y se convirtió en un “fracaso”.

Por todo ello, Romero ha remarcado que se debe “rematar la faena” mejorando la experiencia en Doñana –que se exportará a otros entornos de expansión como Guadalmellato (Córdoba) o Guarrizas (Jaén)–, destinando el dinero del Life a la restauración de hábitats y montes públicos, solventando la “asignatura pendiente” de la conectividad para la fauna o incrementar los “esfuerzos” que se hacen para eliminar los ‘puntos negros’.

A todo esto, ha añadido, se debe agregar el trabajo de educación ambiental, ya que “hay gente que pone cepos y el peso de la ley aún no ha caído sobre ellos”. “Aunque se ha recuperado la población, que actualmente asciende a unos 80, hay que seguir porque queda mucho trabajo por delante”, ha concluido.

IMPORTANCIA DE LA “CONCIENCIACIÓN”

Por su parte, el coordinador de la Oficina de WWF en Doñana, Juan José Carmona, ha explicado a Europa Press que los trabajos conjuntos han reducido sustancialmente los peligros que para el lince ibérico existían en las carreteras de la zona durante décadas anteriores y que, en este sentido, es “complicado reducir la mortalidad al cien por cien”, si bien “hay que analizar las circunstancias por si hacen falta más medidas en concreto”.

“La mortandad ha bajado muchísimo y hay que reconocerlo, no existen ya las mismas circunstancias que antes”, ha indicado Carmona, para, acto seguido, recordar la importancia de la “concienciación” de los conductores, “por si la gente sigue corriendo y pasa los badenes”. Asimismo, hay que estudiar la tesitura de expansión de estos animales, pues “si ahora se extienden hacia la A-49, habrá que tomar medidas allí”.

Elron1

 

31 mayo 2013

Las poblaciones silvestres de conejo en el Espacio Natural de Doñana (END) se vieron reforzadas en 2012 con más de 3.800 ejemplares para contribuir a la conservación de especies como el lince ibérico o el águila imperial, ya que éste constituye su principal alimento.

Según la Memoria de Actividades del Espacio Natural de Doñana realizada por la Consejería de Medio Ambiente, a la que ha tenido acceso Efe, las sueltas se han llevado a cabo en diversas fincas del Espacio Natural de Doñana y se construyeron unos 115 majanos o madrigueras artificiales.Esta introducción de ejemplares obedece al esfuerzo para recuperar las poblaciones de conejo en Doñana con actuaciones enmarcadas en el contexto de los Planes de Manejo del Lince y el Águila imperial que el END realiza desde hace años.El objetivo principal es la necesidad urgente de mejorar a corto plazo la disponibilidad de conejos como recurso alimenticio para estas dos especies de predadores, las más amenazadas del espacio natural.

Este objetivo básico se ha materializado en la creación de nuevos núcleos estables en aquellas zonas más adecuadas, con el fin de devolver al hábitat unas densidades de conejo acordes con su capacidad de carga mediante reforzamientos poblacionales.

Para la realización de las repoblaciones con conejos se continúan empleando los conejos procedentes del Centro de Cría en Cautividad de Conejos silvestres ubicado en el Acebuche (END), así como ocasionalmente de ejemplares del campo procedentes de fincas cinegéticas del entorno próximo a Doñana, en la zona de Medina Sidonia (Cádiz).

Una de las sueltas más importantes se realizó en la finca de Marismillas, lugar de reproducción del águila imperial ibérica, con un total de 242 ejemplares (129 hembras y 113 machos), todos ellos nacidos en El Acebuche.

Además de las sueltas el Espacio Natural afronta el compromiso de actuación sobre los hábitats desde una perspectiva integradora que pretende entender el medio natural en su concepción de sistema dinámico e interconectado.

Actualmente, en Doñana se ha identificado un mínimo de 10 parejas de águila imperial ibérica, siete de ellas reproductoras.

Por lo que respecta a la población de lince ibérico silvestre, está conformada por 84 ejemplares, de los que 25 son hembras territoriales y 26 subadultos.

 
l 21
26.03.2013

Especialistas del Instituto Leibniz para los Zoos (IZW), Alemania, aseguran que están a un paso de salvar al felino más amenazado del mundo, el lince ibérico (Lynx pardinus). Paradójicamente, la solución es castrar a las hembras.

Según estiman los científicos, hoy en día la población mundial de linces ibéricos en su hábitat natural no supera los 315 individuos. Sin embargo, un logro de expertos alemanes da a esta especie una nueva esperanza. Comunican que por primera vez en la historia lograron recoger y preservar embriones del felino.

Castrando una hembra de lince ibérico llamada Saliega en el Parque Natural de Doñana (España) para acabar con un tumor mamario que tenía, los zoólogos lograron obtener sus óvulos no fertilizados y congelarlos. Operando a otra hembra, Azahar, esta vez en Silves (Portugal) para sacarle los ovarios (en dos ocasiones el animal había tenido problemas muy graves en el parto y los zoólogos optaron por no dejar que se quedara preñada de nuevo para salvarle la vida), los especialistas del Instituto Leibniz lograron obtener tanto óvulos no fertilizados como embriones.

Ahora aseguran que su intención es fertilizar artificialmente los óvulos no fertilizados e implantar tanto estos óvulos como embriones ‘originales’ en hembras de otra subespecie. Pronostican que el vientre de alquiler más conveniente sería el de un lince boreal (Lynx lynx), el representante más común y conocido del género Lynx.
00442202

22.03.2013
  • El cuerpo del ejemplar, un macho aún sin identificar, se encontraba bastante deteriorado a causa de arrollamientos posteriores

Una cuadrilla de mantenimiento descubre el cuerpo atropellado de un lince ibérico

El lince ibérico es el felino más amenazado por la extinción de todo el planeta
 
El animal había sido atropellado en el kilómetro 308 de la A-4, Madrid-Sevilla, en el término municipal de Villanueva de la Reina (Jaén). Tras localizar el cadáver, los trabajadores de mantenimiento de la autovía avisaron al servicio del 112, que tras recibir la llamada se puso en contacto con los responsables de la onsejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, los cuales se encargaron de retirar el cuerpo y llevarlo al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Junta para practicarle la necropsia.

En la actualidad, Medio Ambiente está trabajando para trasladar la experiencia de los trabajos realizados, en el marco de los proyectos europeos LIFE, en el área de Doñana- Aljarafe a diferentes zonas de Sierra Morena para evitar la mortalidad por atropello de ejemplares de lince ibérico y disminuir así la mortalidad de esta especie en peligro de extinció.

En este sentido, los responsables de la consejería han mantenido una reunión con el Ministerio de Fomento, Consejería de Fomento y Vivienda, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y WWF-España, con el objetivo de coordinar las actuaciones de conservación que normalmente se realizan en las carreteras y los proyectos de mejora de la seguridad vial. De esta manera, se pretende reducir los accidentes con fauna silvestre y la creación de franjas de paso seguro, sin costes adicionales

 

El segundo lince atropellado en marzo

Se da la cisrcunstancia de que este nuevo lince desaparecido es el segundo en este mes de marzo en Andalucía después de hallarse el pasado 2 de marzo el cadáver de un lince ibérico en la provincia de Córdoba, concretamente en el kilómetro 14,5 de la carretera A-421 entre Adamuz y Villanueva de Córdoba y que era una de las hembras liberadas en 2012 en el valle del río Guadalmellato.

 

 

06.03.2013

Los trabajos para evitar la desaparición de especies tan emblemáticas como el lince ibérico (‘Lynx pardina’) o el águila imperial ibérica (‘Aquila adalberti’) son los que más atención mediática reciben. Sin embargo, los conservacionistas también trabajan para proteger otras especies en peligro de extinción mucho menos conocidas pero cuyo papel es clave en sus ecosistemas.

Los cinco Proyectos Cero sobre Especies Amenazadas de la Fundación General CSIC, cuyos primeros resultados han sido presentados este miércoles en Madrid, abarcan temas tan diversos como la secuenciación del genoma del lince ibérico, el estudio y protección de aves esteparias, fósiles vivientes de plantas con flor endémicas, anfibios o la lapa mediterránea ‘Patella ferruginea’.

Esta iniciativa, que lleva dos años en marcha y cuenta con un presupuesto de algo más de un millón de euros, ha sido viable económicamente gracias a la colaboración entre centros de investigación, empresas y administraciones según destacó Emilio Lora-Tamayo, presidente del CSIC.

 

El papel de la empresa

“Sin ciencia, ni nuevo conocimiento y sin inversión creciente en investigación y desarrollo no hay posibilidad de afrontar con éxito los desafíos que tiene planteados nuestro país a medio plazo”, afirmó Emilio Botín, presidente del Banco Santander, entidad que financia los Proyectos Cero.

Por su parte, Miguel García Guerrero, director de la Fundación General CSIC, destacó la necesidad de que las empresas se involucren en la conservación de la biodiversidad, pues toda actividad empresarial implica un impacto en el medio ambiente: “Emprender y conservar pueden ir de la mano”, aseguró.

Miguel Ferrer Baena, presidente de la Fundación Migres, considera que “en general, las empresas importantes y con visión de futuro” están colaborando en la protección de la biodiversidad, sobre todo en años pasados. “Se sienten obligados a resolver los conflictos que su propia actividad genera”, añade. Al investigador le preocupa, no obstante, que en épocas de crisis como la actual se considere “que es algo de lo que se puede prescindir, fundamentalmente porque los problemas aparecen a largo plazo si uno no los prevé, como ha ocurrido con tendidos eléctricos, parques eólicos y otras muchas actividades”, advierte. “Cuando nos damos cuenta ya se ha convertido en un problema de una dimensión enorme, así que yo les animaría a seguir invirtiendo en I+D y en prevención de su impacto ambiental”, recomienda.

 

Especies amenazadas

Ferrer hace un balance positivo de los resultados de los proyectos de conservación de especies amenazadas que se están llevando a cabo en nuestro país, “con alguna excepción en la que hay que trabajar”. Para el investigador, en la recuperación de especies en peligro ha sido fundamental “la concienciación ciudadana sobre la necesidad de la conservación de la biodiversidad como un indicador de salud. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las especies amenazadas lo fueron por persecuciones humanas directas, y ese factor ya no existe. Esto ha tenido resultados evidentes en muchas especies”, afirma.

“Otros casos en los que la situación era crítica requerían actuaciones más proactivas, como el águila imperial, con la que se han hecho proyectos de reintroducción, o el águila pescadora, que había desaparecido de la Península y la hemos recuperado. Y posiblemente también es el caso del lince. Pero, en general, la percepción de la evolución de las especies amenazadas es esperanzadora”, sostiene.

El lince, el águila imperial, el oso pardo y el quebrantahuesos son, según Ferrer, las especies más amenazadas. No obstante, destaca que “hay muchas otras que no salen en las primeras planas, como el increíble grupo de los invertebrados o el no suficientemente conocido grupo de plantas. Durante las glaciaciones del Cuaternario, la Península Ibérica ha sido refugio de muchas especies, por lo que ha sido una máquina de generar endemismos, fundamentalmente pequeñas plantas e invertebrados. Muchos de ellos no han sido descubiertos todavía como especie. Todos los años se conocen nuevas especies. Probablemente son poblaciones muy pequeñas en grave riesgo”.

No obstante, el investigador subraya que es importante tener en cuenta que el objetivo de la conservación de la biodiversidad no es evitar la extinción de cualquier especie en cualquier lugar del mundo, sino manejar y gestionar una biodiversidad sana”. “No podemos adoptar como criterio el deseo de frenar los procesos evolutivos. La evolución es un proceso de aparición y desaparición de especies. Siempre ha sido así y así seguirá siendo. No hay que vivir necesariamente como un drama que algunas especies vayan hacia abajo y otras hacia arriba”, reflexiona.

 

Desvelando el genoma del lince ibérico

Uno de los proyectos de conservación más alentadores es el del lince ibérico, el felino más amenazado del mundo. José Antonio Godoy López, investigador en la Estación Biológica de Doñana, recordó que tras el espectacular declive que sufrió durante la segunda mitad del siglo XX, en el año 2002 quedaban menos de 100 ejemplares de este animal. En la actualidad, y gracias al programa de reproducción en cautividad, se ha triplicado esa cifra: “Se ha logrado amortiguar su pérdida e incluso una ligera recuperación”, afirmó.

Godoy lidera el Proyecto Cero para secuenciar el genoma del lince ibérico. El investigador hizo balance de estos dos primeros años de trabajo, que han permitido ya generar mucho conocimiento sobre este felino. Hasta ahora, los investigadores han completado la secuenciación de RNAs, los intermediarios que los genes producen cuando se expresan, en 11 tejidos distintos, obteniendo un primer inventario que muestra qué genes se expresan y a qué nivel en cada tejido.

El objetivo es obtener un genoma de referencia. También se han secuenciado otros 10 linces ibéricos adicionales para analizar la variación genética en la especie, y un lince boreal. “Un aspecto del declive del lince que nos preocupa es que ha perdido diversidad genética (es de las más bajas detectadas en felinos)”, señala.

Según destaca, el abaratamiento de los costes de la tecnología para secuenciar genomas “ha supuesto una revolución científica”porque ha permitido extender esta técnica a especies que de otra forma nunca hubieran podido ser estudiadas de esta manera. En la actualidad secuenciar el genoma de una especie puede costar unos 100.000 euros.

 

Anfibios en declive

La lucha contra la quitridiomicosis, una enfermedad causada por el hongo ‘Batrachochytrium dendrobatidis’ que está matando a muchos anfibios de todo el mundo, es otro de los Proyectos Cero. Lo lidera Jaime Bosch, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Según explica Andrés Fernández, investigador del mismo centro, la enfermedad fue detectada a finales de los años 90, cuando se observó mortalidades en masa en diversos lugares del mundo: “Está afectando sobre todo a especies que habitan en climas tropicales aunque en España, de clima templado, también hay especies afectadas, como el sapo partero balear y común”.

Se trata de un hongo que estaba en las plantas y que ha dado el salto a los vertebrados, y los primeros afectados son los anfibios. “La enfermedad se puede tratar en cautividad, aunque el objetivo de este proyecto es lograr tratarla en el medio natural para evitar la desaparición de estos anfibios e investigar la inmunidad para desarrollar una vacuna”, añade.

A este hongo se suman otras amenazas para los anfibios, como el cambio climático, la extinción de su hábitat o la contaminación. “Su papel es muy importante como bioindicadores de la salud del ecosistema, pues detectan si hay contaminación. Además, hay muchas especies que tienen sistemas de reproducción muy distintos al nuestro que permiten que puedan estudiarse aspectos desconocidos para la ciencia o desarrollar nuevos fármacos”.

La quitridiomicosis, causada por un hongo, está reduciendo la población de anfibios. | CSIC

La quitridiomicosis, causada por un hongo, está reduciendo la población de anfibios. | CSIC
 

Aves esteparias y fósiles vivientes de plantas

El proyecto ‘Un paso adelante’, liderado por Lluís Brotons, del Centro Tecnológico Forestal de Cataluña, se centra en diseñar estrategias deconservación de aves esteparias amenazadas en sistemas agronómicos sostenibles. El objetivo es compatibilizar la convivencia entre estos animales y los seres humanos.

El estudio del origen y la conservación de los llamados fósiles vivientes de plantas con flor endémicas (es decir, los organismos que son los últimos supervivientes de linajes evolutivos antiguos) es el objetivo del proyecto que lidera Pablo Vargas, del Real Jardín Botánico. Su trabajo se centra en estudiar cinco géneros endémicos de la Península Ibérica formados cada uno de ellos por una sola especie mediante el análisis de sus diversidad genética y caracterización de su biología reproductiva.

Un ejemplar de 'Gyrocaryum oppositifolium'. | CSIC

 
Un ejemplar de ‘Gyrocaryum oppositifolium’. | CSIC
 

Lapas mediterráneas

Los habitantes del mar, como las lapas, figuran entre las especies más desconocidas. “La lapa ‘Patella ferruginea’ está en peligro de extinción por lo que, tanto desde un punto de vista científico como ético, hay que trabajar con ella. Hemos apostado por una especie marina y por un invertebrado”, defiende Annie Machordom Barbé, investigadora del Museo Nacional de Ciencias Naturales y directora del proyecto que intenta salvarla de la extinción.

En la actualidad esta especie sólo vive en unos pocos reductos de la Península, donde su población en algunos lugares se reduce a unas decenas de ejemplares. La científica destaca que en los últimos años “las costas han sido muy maltratadas por la actividad humana: construcciones, desechos que se tiran, etc.. ‘Patella ferruginea’ es además una lapa grande y durante una época también fue consumida por el hombre”, resume.

“Hay muchas especies que pasan desapercibidas y son igualmente importantes, como las abejas. Hay muchos focos que atender y por desgracia no somos muchos trabajando en ello”, concluye.

28.02.2013

Durante la inauguración de la Convención anual de la ‘Fundación Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y los Espacios Naturales de carácter privado’, que se ha celebrado en la sede del Ministerio

El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete ha subrayado que es preciso continuar y consolidar la creciente recuperación del lince ibérico y del águila imperial mediante una “adecuada custodia del territorio”.

   Durante la inauguración de la Convención anual de la ‘Fundación Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y los Espacios Naturales de carácter privado’, que se ha celebrado en la sede del Ministerio, el ministro ha subrayado que estas dos especies son “dos casos de éxito en la historia de la conservación de la naturaleza en España”.

Además, ha señalado que el águila imperial está “en franca recuperación”, ya que en 2012 la población reproductora contaba con unas 370 parejas en España y 10 en Portugal, frente a las 50 parejas de mediados del siglo pasado.

El ministro ha indicado también que esta especie ha ampliado “significativamente” su área de distribución, no sólo a Portugal, donde se había extinguido en los últimos años, sino también a provincias como Guadalajara, Albacete, Valladolid o Salamanca.

A ese respecto, ha dicho que aspectos claves de esta recuperación son la protección legal de la especie y la conservación de su hábitat, así como la reducción de la mortalidad por electrocución en líneas eléctricas, una de las principales causas de mortalidad del águila imperial, junto al uso ilegal de venenos.

Arias Cañete también ha resaltado él “sustancial proceso de recuperación” del lince ibérico, aunque ha reconocido que su situación todavía es delicada. Según ha detallado, su población actual estimada es de 325 ejemplares, principalmente en el entorno de Sierra Morena y Doñana, así como en algunos puntos del sur de Castilla-La Mancha.

En este sentido, Arias Cañete ha subrayado el esfuerzo de las administraciones públicas, del programa LIFE de la Unión Europea, grupos conservacionistas y propietarios de fincas privadas para lograr la supervivencia de esta especie, de la que su población estimada asciende a unos 325 ejemplares, principalmente en Sierra Morena, Doñana y en algunos puntos del sur de Castilla-La Mancha.

Por ello, ha añadido que la protección del lince es un objetivo de “atención preferente” para el Ministerio ya ha promovido actuaciones para mejorar su hábitat, así como para la gestión de los centros de cría en cautividad en el programa de reintroducción de la especie y distintos programas de sensibilización.

El ministro se ha referido a la custodia a la custodia del territorio como un conjunto de instrumentos que utilizan organizaciones sociales y ciudadanas para la conservación de la naturaleza, el paisaje y el patrimonio cultural, con el objetivo de preservar especies, hábitats, sistemas fluviales, forestales o agrarios.

Finalmente, Arias Cañete ha elogiado la “inestimable colaboración de la Fundación Amigos, tanto favoreciendo las mejores relaciones entre la Administración y la propiedad privada, como con la actuación sostenible de sus más de 130 miembros”. “Su actuación supone una garantía de éxito tanto en la supervivencia del águila imperial y el lince ibérico como en la expansión de sus territorios”, ha concluido.

 

fotonoticia_20130228190105_500

 

 

o como en la expansión de sus territorios”, ha concluido.

SEO/Birdlife propone un fantástico curso de dos días para descubrirlo todo sobre las dos especies más emblemáticas de nuestra fauna, el lince ibérico y el águila imperial. El curso tendrá lugar en la Sierra de Andujar, el 9 y 10 de febrero de 2013. El precio sería de unos 60€ (socios) y 80€ (no socios), con 10€ de descuento para menores de 15 años. Si estás interesado no dudes en apuntarte, ya que las plazas son limitadas.

ficha-emblemas-mediterraneos-2013

Curso2013

19.01.2013

También mantendrán otras seis reuniones en las que se tratarán, entre otras, cuestiones relativas al municipio de Lorca, el Corredor Mediterráneo, el Proyecto de Lince Ibérico o las perspectivas económicas en España.

Una delegación del Partido Socialista de la Región de Murcia encabezada por su secretario general, Rafael González Tovar, viajará durante dos días a la sede el Parlamento Europeo en Bruselas para mantener siete reuniones con diferentes cargos y diputados socialistas de la Unión Europea, informa el PSRM.

En el programa se incluyen para el lunes 21 de enero tres reuniones, la primera con Iratxe García Pérez y Luis Manuel Capoulas, diputados de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, para tratar sobre la PAC y sobre cuestiones relativas al municipio de Lorca como las consecuencias de los terremotos, las inundaciones y la contaminación que sufre la ciudad.
La segunda reunión será el lunes con Inés Ayala, miembro de la Comisión de Transporte y Turismo del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, que versará sobre el Corredor Mediterráneo, y la tercera será con Sergio Gutiérrez Prieto, secretario general de la Delegación Española en el Parlamento Europeo, y en la que se hablará sobre el Proyecto de Lince Ibérico.
El día 22 de enero la delegación socialista murciana mantendrá cuatro encuentros, el primero de los cuales será con el Comisario Europeo Joaquín Almunia, sobre las perspectivas económicas en España y la política de Cohesión, y el segundo con Sergio Gutiérrez Prieto, secretario general de la delegación española en el Parlamento Europeo, y con el eurodiputado Alejandro Cercas Alonso, para tratar sobre empleo juvenil.
También se reunirán con las eurodiputadas Eider Gardiazabal, con la que hablarán sobre emprendimiento y perspectivas financieras, y Josefa Andrés, sobre proyectos regionales.
La delegación, además de González Tovar, estará integrada por el presidente de la Comisión Ejecutiva Regional, Alberto Requena, la vicesecretaria general, Isabel Casalduero, la secretaria de Organización, Presen López, la diputada nacional y miembro de la Ejecutiva federal del PSOE María González Veracruz, y la portavoz socialista en la Asamblea Regional, Begoña García Retegui, además de otros miembros del Grupo Parlamentario, alcaldes socialistas, miembros de JSRM, y representantes políticos del PSRM en las distintas comarcas de la Región.
292982_494958787200636_983741044_n

Un breve apunte de la historia natural de la especie:

Más que un gran gato, un pequeño tigre… 

El lince ibérico, conocido con el nombre científico de Lynx pardinus, evolutivamente forma parte de la línea de los grandes carnívoros (tigres, leones, jaguares y leopardos), de los que se separa hace tres o cuatro millones de años. Por su apariencia física, de una manera intuitiva frecuentemente se asocia a cualquiera de las otras líneas de felinios existentes, pero el lince ibérico está más próximo a un tigre que a un gato en la escala evolutiva.

Un ancestro común para las cuatro especies de linces actuales

Los científicos sitúan actualmente el origen de los linces en Norteamérica, donde hace alrededor de 3,2 millones de años se diferenciaron las primeras especies conocidas del género Lynx: el lince rojo (Lynx rufus), que actualmente pervive en Norteamérica, y el lince del villafranquiense (Lynx issiodorensis), que se extinguió en el pleistoceno. De esta última se piensa que proceden las tres especies de lince restantes, mediante una migración a Eurasia por el Estrecho de Bering. Por aislamiento en el sur de Europa durante las glaciaciones del Pleistoceno, surge el lince de las cavernas (Lynx (pardinus) spelaea), cuyos restos quedaron depositados en cuevas. Esta especie es el ancestro directo del lince ibérico (Lynx pardinus). Este lince europeo poseía un tamaño corporal superior al del lince ibérico e inferior al del  lince boreal (lynx lynx). Como en infinidad de especies, las glaciaciones de Eurasia parecen jugar un papel importante en laespeciación de los linces, y así por fragmentación y aislamiento surgen en el Pleistoceno inferior el lince boreal en Asia y el lince canadiense (lynx canadensis) en América. Aunque las otras tres especies de lince tienen amplios rangos de distribución, el lince ibérico se distribuye ya en época histórica de manera exclusiva en la Península Ibérica.

No es de extrañar que estas cuatro especies tengan algunas características comunes como son el rabo corto, orejas con un mechón de pelos largos en su punta (conocidos como pinceles) y barbas. Sin embargo, los tamaños corporales de las cuatro han sido origen de las adaptaciones de cada una de las especies a su hábitat y dieta, variando desde el lince rojo, el más pequeño de ellos, que ronda los 6 kg de peso medio hasta el lince boreal, que puede llegar a los 30 kg.

 

Descripción de la Fisionomía del lince ibérico

El lince ibérico es un carnívoro estricto de mediano tamaño. Su peso medio ronda los 12,5 kg, existiendo diferencias significativas entre machos y hembras, con desviaciones respecto de la media de hasta 3 kg para cada sexo, siendo los machos los de mayor tamaño. Su longitud media de unos 80 cm y su altura en la cruz de uso 45 cm le dan un aspecto grácil.

Sus características más llamativas son las ya descritas como generales de los linces: pincelesbarbas y cola corta con un borlón negro apical. A estas se le han de sumar las propias de los felinos: llamativos ojos frontales, que le dan precisión en la medición de distancias propia de cazadores de cortas distancias; grandes globos oculares que le permiten ver en condiciones de baja luminosidad; orejas hirsutas y triangulares, antesala de un oído fino capaz de detectar el discreto caminar de las patas insonorizadas por pelos de los conejos; manos desproporcionadamente grandes, útiles para apresar con firmeza sus presas y con aguzadas uñas para impedir su escapatoria, que se mantienen siempre afiladas por ser retráctiles. Llama la atención su elevada grupa como consecuencia de unas largas patas traseras que permiten desarrollar saltos muy ventajosos en la caza.

08.01.2013

114 proyectos han resultado beneficiarios de la Convocatoria de concesión de Ayudas del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España. En total, se han destinado 2,8 millones a iniciativas de conservación de la biodiversidad,  1 millón  a la lucha contra el cambio climático y 520 mil a actuaciones de conservación del medio marino.

 

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) de España ha destinado 4,3 millones de euros para la realización este año de actividades relacionadas con la biodiversidad, el cambio climático y el desarrollo sostenible.

Así, 114 proyectos han resultado beneficiarios de las ayudas que promueve la Fundación Biodiversidad–adscrita al Ministerio–.
Esta convocatoria ha recibido un total de 747 propuestas que han solicitado una ayuda diez veces mayor que el importe disponible.

Iniciativas de conservación de la biodiversidad:

De los 114 proyectos beneficiarios, 73 son iniciativas de conservación del patrimonio natural y de la biodiversidad, principalmente dirigidas a actividades ligadas al Inventario Español del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, a la aplicación de las Directivas Europeas de Aves y Hábitats, y a la promoción de la gestión sostenible de la ganadería, la agricultura, la pesca, la caza y los usos forestales en la Red Natura 2000.

Destacan, entre otros muchos, proyectos encaminados a la conservación de especies amenazadas como la cerceta pardilla, el águila imperial ibérica, el quebrantahuesos, el alcaudón chico, el escribano palustre, el oso pardo, el lince ibérico, el visón europeo o el galápago europeo, así como proyectos de impulso de actividades tradicionales y fomento de la custodia del territorio como herramienta de gestión del hábitat.

Cambio Climático:

Han resultado beneficiarios otros 26 proyectos centrados en el apoyo a las políticas del MAGRAMA para la lucha contra el cambio climático y sobre huella de carbono y análisis de ciclo de vida. Como novedad, se incluyen algunas iniciativas vinculadas a la prevención, disminución y control de la contaminación y fomento de la salud a través de la mejora en la calidad del aire y nuevos proyectos de seguimiento del cambio global en Parques Nacionales.

Conservación del medio marino:

Por último, se han seleccionado 15 proyectos dirigidos a la conservación del medio marino principalmente encaminados a la búsqueda de estrategias adecuadas de gestión ambiental marina, a la lucha contra amenazas a la conservación de determinadas especies y espacios marinos, a la elaboración de códigos de buenas prácticas y consumo responsable, así como a la gestión y al aprovechamiento sostenible de los recursos pesqueros.

Este año además, se han enfatizado en esta línea de actuación proyectos de puesta en valor de los recursos naturales de las playas y las costas españolas.

05.01.2013

Desarrollo de actividades ligadas al Inventario Español del Patrimonio Natural. El MAGRAMA destina 4,3 millones de euros para realizar las actividades en 2013.

[Img #89780]

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha destinado 4.346.240,00 euros para la realización este año de actividades relacionadas con la biodiversidad, el cambio climático y el desarrollo sostenible. Así, 114 proyectos han resultado beneficiarios de las ayudas que promueve la Fundación Biodiversidad–adscrita al Ministerio–.

Esta convocatoria ha recibido un total de 747 propuestas que han solicitado una ayuda diez veces mayor que el importe disponible.

De los 114 proyectos beneficiarios, 73 son iniciativas de conservación del patrimonio natural y de la biodiversidad, principalmente dirigidas a actividades ligadas al Inventario Español del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, a la aplicación de las Directivas Europeas de Aves y Hábitats, y a la promoción de la gestión sostenible de la ganadería, la agricultura, la pesca, la caza y los usos forestales en la Red Natura 2000.

Destacan, entre otros muchos, proyectos encaminados a la conservación de especies amenazadas como la cerceta pardilla, el águila imperial ibérica, el quebrantahuesos, el alcaudón chico, el escribano palustre, el oso pardo, el lince ibérico, el visón europeo o el galápago europeo, así como proyectos de impulso de actividades tradicionales y fomento de la custodia del territorio como herramienta de gestión del hábitat.

Huella de carbono

Han resultado beneficiarios otros 26 proyectos centrados en el apoyo a las políticas del MAGRAMA para la lucha contra el cambio climático y sobre huella de carbono y análisis de ciclo de vida.
Como novedad, se incluyen algunas iniciativas vinculadas a la prevención, disminución y control de la contaminación y fomento de la salud a través de la mejora en la calidad del aire y nuevos proyectos de seguimiento del cambio global en Parques Nacionales.

Por último, se han seleccionado 15 proyectos dirigidos a la conservación del medio marino principalmente encaminados a la búsqueda de estrategias adecuadas de gestión ambiental marina, a la lucha contra amenazas a la conservación de determinadas especies y espacios marinos, a la elaboración de códigos de buenas prácticas y consumo responsable, así como a la gestión y al aprovechamiento sostenible de los recursos pesqueros. Este año además, se han enfatizado en esta línea de actuación proyectos de puesta en valor de los recursos naturales de las playas y las costas españolas.

En total, se han destinado 2.800.000euros a proyectos de conservación de la biodiversidad, 1.026.240 euros a la lucha contra el cambio climático y 520.000 euros a actuaciones de conservación del medio marino.

19.12.2012
  • Un estudio sobre este felino, en el que han participado investigadores españoles, revela unos patrones alimenticios más amplios que los habituales en un carnívoro.

Lince Ibérico

El lince ibérico posee un metabolismo híbrico de carnívoro y herbívoro, según un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El felino más amenazado del mundo, cuya dieta se compone casi en exclusiva de conejo de monte, no solo se alimenta de la carne, sino también de los restos vegetales que se hallan en el interior de sus presas, según esta investigación cuyos resultados han sido publicados en la revista PLoS ONE.

Los investigadores han analizado las secuencias genéticas procedentes de bacterias de muestras de heces de lince ibérico («lynx pardinus») y las han comparado con las de otros animales para llegar a esta conclusión que, según el investigador del CSIC Manuel Ferrer, «evidencia el carácter único» del lince ibérico, del que solo quedan poco más de 300 ejemplares. Abre además «nuevas expectativas en los programas de alimentación en cautividad y de reintroducción».

Los análisis muestran una alta similitud entre microorganismos hallados en las heces del lince con bacterias del género Anaeroplasma, patógenos hasta ahora solo detectados en rumiantes, explica el CSIC en un comunicado. Los investigadores deducen que «existe unatransmisión directa de bacterias, incluidos patógenos, entre presa-depredador».

«A pesar de ser un carnívoro muy especializado, también presenta unperfil alimenticio típico de herbívoros, ya que tiene potencial genético para utilizar como fuente alimenticia tanto carne obtenida de la presa como restos vegetales que ésta contiene», explica el investigador de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Simón.

El lince ibérico se comporta «de una forma muy diferente de como cabría esperar» por lo que se puede afirmar que «la capacidad genética intestinal es un híbrido de carnívoro y herbívoro», añade Simón.

La escasez de recursos alimenticios, debido a las características ambientales que afectan al lince ibérico, podría haber conducido a unaadaptación de la microflora intestinal de esta especie, permitiéndole aprovecharse al máximo de sus presas, tanto de su carne como del material vegetal sin digerir que contienen.

La investigadora del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC María Alcaide cree que este fenómeno debe ser estudiado en otros carnívoros. «Nuestros resultados abren la vía a nuevas investigaciones sobre las diferencias de la composición bacteriana de las diferentes especies y al estudio de los mecanismos evolutivos de las mismas», concluye.

El estudio, realizado dentro de un proyecto Consolider financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad ha contado con la participación, entre otras entidades, de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, así como del Ministerio de Medio Ambiente (MAGRAMA) y del proyecto europeo Life+Nature de conservación del Lince.

 

 

17.10.2012

El hallazgo por el FAPAS de un ejemplar disecado, cazado en el Cuera en 1953 e identificado como ibérico, sucede al rescate, en Ubiña, del primer esqueleto reciente de la especie europea

LUIS MARIO ARCE
Las huellas del lince en Asturias están borrosas para los científicos. Ahora sabemos, por el hallazgo de un esqueleto en una sima del macizo de Ubiña, en Quirós, que aquí vivió el lince boreal hasta hace algunos siglos (la datación de los restos está pendiente y aún no se puede acotar un intervalo temporal preciso, pero el estado de los huesos apunta a un tiempo reciente). Este descubrimiento viene a respaldar la tesis de que los linces que sobrevivieron en nuestros montes hasta finales del siglo XIX o principios del XX eran linces boreales, pertenecientes a la misma especie que habita en la actualidad en Centroeuropa, Escandinavia, Siberia y Asia central. La fecha de la desaparición de este felino tampoco es concluyente: las observaciones de supuestos linces se suceden en las últimas décadas, principalmente en el área de la sierra del Aramo y el macizo de Ubiña. El problema es que no había evidencias físicas de su presencia actual, pese a que las noticias incluyen al menos dos atropellos, uno en el puerto del Connio, entre Cangas del Narcea e Ibias, y otro en la vertiente quirosana del alto de La Cobertoria. Ahora, el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) publica en su último boletín una fotografía de un lince disecado, que se conserva en una casa de Llanes y que, según su propietaria, fue cazado por su padre en la vertiente llanisca de la sierra del Cuera en 1953. El FAPAS lo identifica como un lince ibérico, reabriendo el debate sobre la identidad del gato manchado y dando pie a la posibilidad de que ambas especies hayan coexistido.

Carlos Nores, profesor titular del área de Zoología del departamento de Biología de Organismos y Sistemas de la Universidad de Oviedo, ha seguido la pista del lince en Asturias a lo largo de las tres últimas décadas. «La primera vez que se planteó seriamente la presencia de linces en Asturias fue en un artículo que preparamos Víctor Vázquez y yo en 1984 para la revista “Acta Biológica Montana”. Hasta entonces se conocían sólo algunos datos antiguos y se creían erróneos. Revisamos toda la información, la ordenamos y vimos que era verosímil. Y no sólo eso. Me resulta especialmente interesante el hecho de que la gente hablase de algo que no conocía, ya que no existía el sesgo que hay ahora, cuando todo el mundo tiene idea de lo que es un lince. Por ejemplo, un informador del “Diccionario Histórico” de Martínez Marina (1792-1805) discrimina entre los lobos vaqueros y los cervales (linces)», comenta.

Hasta ese momento también se daba por sentado que los linces del área cantábrica habrían sido linces ibéricos, pertenecientes a la especie endémica de la península Ibérica, catalogada actualmente «en peligro crítico de extinción» y considerada como el felino más amenazado del mundo. El biólogo Miguel Delibes, experto en este carnívoro, les dio otra perspectiva. «Nos comentó que se le hacía raro el lince ibérico en Asturias porque está muy ligado al conejo, que nunca hubo aquí ni en el resto del Cantábrico». Las pruebas arqueozoológicas halladas hasta ahora sustentan la hipótesis de que todos los linces al norte de la cordillera fueron boreales («al sur, quién sabe», matiza Nores). «Todos los esqueletos completos fósiles o subfósiles hallados en el País Vasco y en Cantabria (en los yacimientos de Pagolusieta, en Álava, Santimamiñe, en Vizcaya, y en el cántabro de Rascaño) son de lince boreal. La primera constatación de la presencia de esta especie en Asturias fue un cráneo hallado en la sierra del Sueve en los años noventa, pero no está datado. Sin duda es holoceno, pero no sabemos si de hace unos cientos o unos miles de años. El esqueleto encontrado en Ubiña también es reciente, su datación nos dirá cuánto. Si tuviese 200 o 300 años sería la constatación de que el lobo cerval de la literatura era el lince boreal. Con respecto a los restos de lince ibérico (identificados en Asturias por el destacado paleontólogo y arqueólogo guipuzcoano Jesús Altuna en Tito Bustillo), son siempre fragmentos y me inclino a creer que en esos casos se determinó el género y se asignó la especie por proximidad geográfica», opina Nores, quien también cuestiona que se identifique el lobo cerval con el lince ibérico por su pelaje manchado, «muy parecido al tigre en los colores», según lo describe un informador de Martínez Marina. «En Grecia existía un morfotipo (variedad) de lince boreal con las manchas muy marcadas y se pensó que sería lince ibérico, pero se demostró mediante análisis genéticos que era boreal», explica. Un caso parecido es el de las poblaciones de los Cárpatos, de linces muy moteados. «Es posible que los linces boreales cantábricos fuesen mucho más manchados que los del norte de Europa, donde, por la abundancia de nieve, resulta más ventajoso un pelaje menos manchado».

La revelación por parte del FAPAS de la existencia de un lince disecado que, además, se asigna a la especie ibérica quizá obligue a replantear la cuestión. En cualquier caso, extiende hasta mediados del siglo XX las pruebas de la pervivencia del felino en nuestros montes. Las citas bibliográficas sugieren que aún era común en la transición del siglo XVIII al XIX, ya que el «Diccionario Histórico» de Martínez Marina lo menciona en 12 municipios: Santa Eulalia de Oscos, Cangas del Narcea, Somiedo, Quirós, Proaza, Santo Adriano, Morcín, Lena, Langreo, Parres, Caso y Llanes, y en la referencia al primero de ellos se dice que «hay gran número» de estos animales. Cuatro décadas después, el «Diccionario Geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar» de Madoz (1848) hace referencia al lince sólo en Morcín, y en 1859 Pascual Pastor y López lo omite en la primera síntesis faunística de la región. El contraste entre la información que suministran esas tres obras parece reflejar un acentuado declive de la especie a lo largo de la primera mitad del siglo XIX.

Los testimonios recogidos en la bibliografía alcanzan aún a las primeras décadas del siglo XX. Villalaín menciona una captura en Corvera en 1922, en su «Topografía médica» del concejo, y Jove y Canella citan en 1932 su presencia en Sobrescobio, en una obra de la misma naturaleza. Nores y Vázquez investigaron la primera referencia y dieron con el cazador, el «señor Alberca», quien les describió un animal «con rayas y pintas» y localizó el lance en los montes limítrofes con Castrillón. Según su relato, identificó de inmediato a su presa como un lince, que conocía de verlo en ilustraciones; dados los daños que provocaron los disparos, no lo disecó. Tampoco le tomó fotografías.

Se llega así a los testimonios orales, a las supuestas observaciones de las últimas décadas. Existen entre ellas varias noticias de capturas: uno muerto en los años treinta por un vecino de Lindes (Quirós), otro cazado en Cudillero en 1934, un tercero disecado en Riospaso (Lena), en fecha anterior a los años ochenta, y un cuarto cazado en Cecos (Ibias) hacia los años setenta y cuya piel fue vendida. Ninguno de esos ejemplares ha dejado rastro, lo mismo que los supuestos linces atropellados en el Connio y La Cobertoria.

Con respecto a las observaciones, la más conocida y fidedigna es la del biólogo estadounidense Tony Clevenger, quien, recién llegado a España (para participar en unos trabajos sobre el oso pardo), avistó, en septiembre de 1985, un lince en el límite entre Lugo y León, cerca de la localidad de Castillo de Doiras y de los territorios del suroccidente asturiano (Cangas del Narcea e Ibias) donde constan varias referencias del felino. La zona de esa observación, rica en conejo -presa básica del lince ibérico-, está próxima, además, al lugar donde, en 1967, se encontró un ejemplar muerto. La cita se atribuyó a un lince ibérico, según exponen Miguel Delibes y Alejandro Rodríguez en su monografía sobre esta especie. De esa misma década datan las referencias recogidas por el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) en la sierra del Cuera, hacia 1980 y en 1983, y en el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, en 1981, así como otras cuatro aportadas por Juan Carlos del Campo y Gregorio González en ese último espacio protegido, que incluyen la noticia de un ejemplar muerto, aparentemente despeñado, y otra señalada en Amieva por Delibes. Con anterioridad, en los años setenta, Eduardo Tigo recopiló testimonios orales sobre la presencia del lobo cerval en Cangas del Narcea. En los últimos años abundan las citas en el entorno de la sierra del Aramo y en Quirós.

El zoólogo Carlos Nores llama la atención sobre el hecho de que muchos observadores coinciden en la descripción de la actitud del lince al toparse con ellos: «dicen que se para, los mira con cierto descaro y luego se va caminando tranquilamente». Todos esos testimonios, debidos a personas con muy diversa cualificación (desde biólogos a pastores, pasando por guardas y alimañeros) plantean una gran incógnita: ¿por qué no hay evidencias? Los linces se mueven habitualmente por caminos y sendas y en ellos dejan sus huellas y sus excrementos (estos últimos actúan como marcas territoriales). El caso es que nunca se han hallado rastros atribuibles con seguridad al lince, lo que se une a la desaparición de todos los cadáveres de los linces cazados y atropellados en las últimas décadas, hecha la excepción del localizado en Llanes por el FAPAS. «El enigma del lince en Asturias se mantiene», sentencia Nores.

Una presencia enigmática en todo el norte peninsular

Las huellas del lince no sólo aparecen en Asturias; también en el resto del Cantábrico y en Galicia ha dejado rastro, igualmente misterioso. La cita más antigua en la comunidad gallega data de 1760 y se refiere a la localidad orensana de Verín; un siglo después, en 1863, López Seoane lo menciona en el municipio de Lalín y en los montes de San Pedro de Orozco, en Pontevedra, y en Villalba y la sierra del Caurel, en Lugo. Más reciente es una piel muy estropeada que Eduardo Trigo aseguró haber visto en los años setenta del siglo XX y que correspondería a un ejemplar cazado en las sierras portuguesas de Gerés y Jurés, cerca de la frontera con Orense. Este mismo autor da noticia de la caza de un ejemplar viejo, en 1975, en la sierra del Caurel. A su vez, Miguel Delibes y Alejandro Rodríguez citan otro individuo cazado, hacia 1965, en la vertiente gallega de la sierra de Loronco. La famosa cita de Tony Clevenger de 1985 constituye la referencia más reciente de lince en la comunidad vecina.

Nores y Vázquez recopilaron en 1984 numerosas referencias bibliográficas sobre la presencia de linces en el País Vasco y en Navarra, las más antiguas del último tercio del siglo XVIII, debidas a Bowles y Seminario, y localizadas en la comarca vizcaína de Las Encartaciones y en las localidades guipuzcoanas de Idiazabal, Lizarza y Oyarzun. A principios del siglo XIX, Seminario recoge una cita, de 1820, en Lizarza, y en 1880 Brehm cita la presencia de linces en las «provincias vascas», sin especificar más. Eduardo Trigo sitúa la última captura de un lince en Navarra en 1936, unos 15 kilómetros al sur de Pamplona, en una zona donde se tienen noticias de otros linces cazados en fechas previas muy cercanas. López de Guereñu, en su obra «La caza en la montaña alavesa», de 1957, dedica una entrada al «Gato cerval, lince o tigre» en la que relaciona varias capturas contra recompensa de los ayuntamientos entre finales del siglo XVI y principios del XIX; las últimas se localizan en el límite entre Álava y Navarra. Ya en el siglo XX, en 1964, existe una supuesta observación en el macizo navarro de Gorramendi.

Al sur de la cordillera Cantábrica, el lince o «lubicán» ocupó la sierra zamorana de La Culebra hasta bien entrado el siglo XX, según informaciones recogidas de cazadores por Eduardo Trigo. Delibes y Rodríguez hacen referencia a alguna captura en cepo hacia 1950. Se repiten las citas en La Culebra, por boca de otros autores, aunque sin fechas ni fiabilidad, y en la comarca de Sanabria, hasta los años sesenta. Igualmente, se conocen diversas referencias en el norte de León, Palencia y Burgos, de mediados del siglo XX, pero también resultan poco fidedignas.

El caso cantábrico se repite en los Pirineos, donde se tiene constancia que hubo linces boreales hasta principios del siglo XX y en cuya vertiente catalana se han registrado varias supuestas observaciones recientes, principalmente a partir de los años noventa.

12.10.2012

Con el corte que me da a mí hablar en público y lo bien que me lo pasé el martes en Yecla. Me invitó la plataforma social ‘Yecla, tierra de linces’ para que explicara el recorrido informativo que ha generado el proyecto europeo Life de recuperación de la especie desde que la Comunidad Autónoma anunciara su adhesión, hace dos años y medio, así que por fin pude conocer a los impulsores de una iniciativa ciudadana que aún me tiene sorprendido: quién lo diría, un grupo de personas completamente heterogéneo que se ha empeñado en que los espacios naturales de este municipio del Altiplano sean los elegidos para una posible reintroducción del lince ibérico.

El salón de actos del Casino Primitivo casi se llenó (primera sorpresa), mi compañera Carmen Ortín me hizo sonrojar con su generosa presentación (segunda sorpresa) y el público aguantó más de una hora sin desertar (tercera sorpresa) mi pequeña charla sobre por qué el lince es noticia y por qué me parece que la iniciativa ciudadana de Yecla es ejemplar e inteligente. Percibí que el lince interesa en Yecla, que la campaña de concienciación de la plataforma ha calado (un 10 para Encar PérezToñi LorenzoAntonio Molina y sus compañeros) y que están manejando muy bien un asunto que, si a alguien pudo sonarle a marcianada en un principio, hoy está claro que va muy en serio.

De hecho, la sintonía es total con el director del proyecto, Miguel Ángel Simón Mata, que mira con muy buenos ojos la candidatura yeclana. Precisamente, y gracias a su mediación, el Casino Primitivo alberga hasta el 20 de octubre la exposición ‘Con vista de lince y orejas de conejo’, que ha cedido la Junta de Andalucía y por la que pasarán los escolares del municipio. Informar, divulgar, convencer.

Insisto en la singularidad de ‘Yecla, tierra de linces’: tienen todo el apoyo del Ayuntamiento -el equipo de gobierno (PP) y el resto de los partidos con representación municipal-, pero los políticos se han quedado fuera de la plataforma para que sean sus integrantes (profesionales y asociaciones de diferentes ámbitos) quienes tengan todo el protagonismo. Pude hablar con el alcalde (Marcos Ortuño), con el concejal de Medio Ambiente (Jesús Verdú) y varios ediles de la oposición (Juan ChinchillaSalvador Santa, PSOE, y José Miguel Castillo, IU) y todos están en la misma onda. El objetivo inmediato es implicar a empresas y comercios del municipio mediante una pegatina de apoyo. Van a tener suerte porque se lo están trabajando duro.

 30.09.2012

El Programa Life Iberlince de Recuperación de la distribución histórica del lince ibérico en España y Portugal (2011-2016), que tiene entre sus objetivos “identificar y preparar nuevas áreas de reintroducción con capacidad suficiente para conseguir poblaciones de lince ibérico autosostenibles”, evalúa áreas como Sierra Morena en Córdoba, la Sierra Norte en Sevilla, el Andévalo en Huelva o el sur de Badajoz como nuevas zonas de reintroducción para este felino.

Así lo ha adelantado a Europa Press el director del Programa Life Lince, Miguel Ángel Simón, quien ha señalado que se ha hecho una preselección de zonas por parte de los socios del III proyecto Life para la recuperación del lince Extremadura, Andalucía, Portugal, Castilla-La Mancha, Murcia, o el Organismo Autónomo de Parques Nacionales, entre otros.

Cabe recordar que entre los objetivos específicos del tercer proyecto Iberlince, que cuenta con un presupuesto total de 34 millones de euros, de los que la Unión Europea financia un 61,57 por ciento, mientras el resto de los socios aportan el 38,43 por ciento, están incrementar el número de ejemplares al menos a 70 hembras territoriales en Sierra Morena –50 en Andújar-Cardeña, 10 en Guadalmellato y 10 en Guarrizas– y 25 en Doñana-Aljarafe.

Otros de los objetivos específicos son identificar y preparar cinco nuevas áreas de reintroducción en Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Andalucía, con capacidad suficiente para conseguir poblaciones de lince ibérico autosostenibles; y establecer cuatro nuevas poblaciones de lince ibérico con cinco hembras territoriales por área en Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía.

Aunque las definitivas nuevas áreas de reintroducción “no se conocen todavía”, según Simón, los socios han creado un protocolo de preselección y evaluación de zonas para que este proceso se hiciera de igual manera por todos los miembros del proyecto y posteriormente poder comparar los territorios.

En principio deben ser áreas “potencialmente buenas y con alta densidad de conejos”. Simón, que ha precisado que Andalucía presentará dos o tres zonas, ha señalado que “ahora se entrará en el nivel de detalle, analizando posibles amenazas, repercusiones en la población cercana a las posibles áreas o la puesta en marcha de campañas de divulgación para que la ciudadanía vea una oportunidad la reintroducción”.

Desde el Programa Life Lince “hemos estado mirando zonas de Sierra Morena en Córdoba, la Sierra Norte en Sevilla, que presenta buena densidad de conejo, el sur de Badajoz, que presenta cierta conectividad con otras áreas”, ha comentado Simón, que ha precisado aún está pendiente que otros socios planteen sus posibilidades. En este sentido, ha resaltado que hay que “estudiar las posibilidades de conexión entre otras áreas”.

Por otro lado, ha comentado que otra opción es parte del Andévalo de Huelva, si bien, “flojea la densidad de conejo y en estos momentos un plan de preparación previo de densidad no es viable por tiempo y dinero”, aunque presenta “buena” conexión con Portugal.

PORTUGAL O EXTREMADURA

Con todo, Simón ha afirmado que con todas las opciones se tendrá que “evaluar el conjunto de las áreas en Andalucía y las otras propuestas”. De otro lado, ha comentado que también “se están mirando” en el Parque Natural del Valle de Guadiana en Portugal o en la zona de Granadilla en Extremadura. “Tenemos que ver cuáles son las mejores zonas potencialmente”, ha resaltado.

Cabe recordar que el director del Proyecto Life, en una entrevista concedida a Europa Press, apuntó que las nuevas zonas para soltar ejemplares deberían estar para el año 2013 o 2014, en cuestión del avance de los trabajos de preparación de las áreas.

Además, especificó que las áreas de reintroducción tendrían que contar con una superficie de 20.000 hectáreas y, al menos, cuatro conejos por hectáreas en primavera; así como la importancia de la conexión entre sí para su futura unión”.

Parques naturales del Estado español albergan especies animales y vegetales que necesitan protección y cuidados específicos. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambientedesarrolla programas de conservación y recuperación en la Red de Parques Nacionalespara mantener en buen estado a los seres vivos que allí residen. Te contamos en qué consisten estas actividades y dónde se desarrollan.

  •  Parque Nacional de Doñana. Este parque se encuentra entre Huelva y Sevilla. Alberga más de 900 especies de plantas debido a los numerosos ecosistemas presentes en esta área. El Ministerio desarrolla planes para eliminar especies exóticas invasoras, como la uña de gato o el tabaco moruno. Estas plantas perjudican a los ecosistemas donde nacen. Además, en este parque se desarrollan planes de recuperación de especies en peligro de extinción, como el águila imperial y el lince ibérico.
  •  Parque Nacional de Aigüestortes i Estany De Sant Maurici. Este parque de Lleida tiene gran cantidad de lagos y acoge especies animales y vegetales, algunas de ellas en peligro de extinción. Por ello, se desarrollan programas de mantenimiento de flora y fauna y se busca mantener este nivel de biodiversidad, como afirma la página web de Red de Parques Nacionales. El quebrantahuesos, el urogallo o el sarrio son animales sujetos a planes de protección en este parque natural.
  • Parque Nacional de la Caldera del Taburiente. En Santa Cruz de Tenerife se encuentra esta área natural en la que se desarrollan programas para el rescate genético de especies vegetales en peligro de extinción, como la violeta o el retamón, ambas originarias de estas islas. La Red de Parques Naturales afirma que desde 1988 se desarrollan estudios y proyectos para conocer más de cerca estas plantas y encontrar los medios más adecuados para protegerlas.
  •  Parque Nacional de Garajonay. Este parque natural, que se encuentra en La Gomera, ha sido uno de los grandes perjudicados por el incendio que se produjo en agosto en esta isla canaria. Las principales acciones que se desarrollan se centran en la recuperación de los ecosistemas dañados y en la elaboración de programas de educación ambiental para sensibilizar a la población sobre la necesidad de cuidar el parque. También se desarrollan actividades para eliminar especies exóticas invasivas y la protección de especies amenazadas.
  •  Parque Nacional Picos de Europa. Se encuentra entre las provincias de Asturias, León y Cantabria. Desarrolla numerosos planes de conservación de diferentes especies animales y vegetales, como el urogallo, el quebrantahuesos o flora vascular, caracterizadas por poseen raíces para succionar elementos del suelo. Además, desarrollan programas de seguimiento de animales como el rebeco o anfibios, para asegurarles un adecuado mantenimiento en el parque.
  •  Parque Nacional de Sierra Nevada. Se encuentra entre Granada y Almería. Su territorio acoge diferentes especies vegetales europeas, algunas de ellas catalogadas como especies amenazadas, como la aguileña de sierra o la estrella de las nieves. Para impedir su desaparición, se desarrollan planes de recuperación y reintroducción tanto dentro como fuera del parque.
  •  Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Este territorio natural se encuentra en Ciudad Real. Durante años, los juncales han sido característicos de la zona pero la ampliación de los cultivos han hecho que su presencia disminuya considerablemente. Por ello, se desarrollan programas para impedir su desaparición total. También se desarrollan otros planes para la protección de praderas de carófitos, formaciones que se sitúan en los espacios inundados, y de la fauna que allí reside.
20.09.2012

Algo inusual que captó la atención de los vecinos. En la tarde del pasado sábado 16 de septiembre una hembra de lince que disponía de collar y antena localizadora fue capturada sobre las 21:30 horas. Responsables medioambientales capturaron a ‘Fátima’ que así se denomina en el entorno de la calle Verbena dentro del casco urbano de Andújar.

Concretamente fue sorprendida en el tejado de la última casa de la Calle Barataria, junto un descampado situado junto a la Calle Verbena, que da acceso a la Carretera de la Cadena que da paso al Parque Natural. El ejemplar estuvo durante una hora y media en el tejado hasta que un veterinario acudió para sedarla y poder capturarla.

Según declaraciones de los vecinos desde la noche de antes se venían dando avisos de su avistamiento en varias zonas junto al Parque de San Eufrasio. Según cuentan el lince podría haber recorrido a Avd. de Granada, pasar por la Calle Pastor Juan de Rivas y Cerro del Humilladero hasta terminar en la calle Barataria.

expectacion lince copia Copiar

Precioso relato sobre el lince ibérico. Para leerlo haz clic aquí