Tag Archive: felino


12 agosto 2014

A partir de este otoño, se evaluarán dos nuevas zonas de reintroducción: los Montes de Toledo en Castilla-La Mancha y el Valle del Guadiana en Portugal

Más de 70 ejemplares de lince ibérico han sido liberados en los últimos cuatro años

El Programa de Conservación Ex Situdel Lince Ibérico ha liberado en el medio natural en los últimos cuatro años a un total de 71 ejemplares de lince ibérico procedentes del programa de cría en cautividad, según han informado los técnicos del programa en una nota.

Dentro del Plan de Acción para la cría en cautividad del lince ibérico se establecen dos objetivos principales, los cuales pueden ser extrapolables a cualquier programa de conservación ex situ de fauna amenazada.

El primero de ellos es el de mantener una población cautiva como salvaguarda genética, para que en el caso que desapareciera la especie en la naturaleza, poder recuperarla a partir de la población ex situ.

Para este primer objetivo se marcó conservar el 85% de la variabilidad genética existente en la naturaleza durante un periodo de 30 años, siendo necesario para ello establecer una población cautiva formada por 60 ejemplares reproductores (30 machos y 30 hembras).

“Actualmente este objetivo se está cumpliendo, incluso superando el porcentaje del 85% de la variabilidad genética marcado inicialmente”, afirman los técnicos.

El segundo de los objetivos es proporcionar ejemplares adecuados desde un punto de vista etológico, sanitario, reproductivo y genético, para poder ser utilizados en programas de reintroducción en el medio natural, ya sea para recuperar su distribución histórica o para reforzar genéticamente las poblaciones ya existentes.

Habiéndose cumplido en el 2010 las proyecciones demográficas establecidas en el Plan de Acción, el 14 de febrero de 2011 se alcanzó un nuevo hito en el programa de conservación ex situ del lince ibérico: en el marco del Proyecto Life Naturaleza se liberaron en el medio natural los dos primeros ejemplares procedentes del programa de cría, los cuales fueron sometidos a un programa de preparación previa en el centro de cría.

Grazalema y Granadilla, ejemplares nacidos en el 2010 en La Olivilla (Jaén), fueron soltadas el 4 de diciembre de 2010 en un cercado de unas 5 hectáreas en el área de reintroducción de Guarrizas (Jaén) con el objeto de poder evaluar su comportamiento y su posible supervivencia en el medio natural.

Superado ese periodo de adaptación y entrenamiento, se procedió a su liberación definitiva en el medio natural.

En este año 2014, el Programa de Conservación Ex Situ del Lince Ibérico “ha alcanzado otro hito importante” al liberar más animales de los que se extrajeron del campo como fundadores del programa (49 ejemplares hasta la fecha), ya que son 69 los linces nacidos en el programa de cría que han sido reintroducidos, incluidas las últimas liberaciones del mes de julio en Extremadura y Castilla-La Mancha.

A esta cifra habría que añadirle dos ejemplares más que, si bien no nacieron en el programa de conservación ex situ, ingresaron en el programa siendo cachorros procedentes de las poblaciones silvestres y que posteriormente fueron liberados en el medio natural, con lo que eleva a 71 ejemplares el número total de animales liberados procedentes del programa de cría.

A partir de este otoño y dentro del Programa Life Iberlince, se evaluarán dos nuevas zonas de reintroducción: los Montes de Toledo en Castilla-La Mancha y el Valle del Guadiana en Portugal, de tal forma que, en el caso de reunir los requisitos necesarios para ser consideradas como zonas de reintroducción, se incrementará la cifra de animales liberados en este 2014.

Por último, los técnicos han destacado que ya se ha conseguido uno de los fines de toda reintroducción, que es la reproducción en el campo de los animales liberados, hecho que se alcanzó en el 2012 cuando Granadilla, ejemplar liberado en el 2011, fue fotografiada mediante una cámara de fototrampeo con cuatro cachorros de unos 4 meses de edad.

Vía: http://www.hoy.es/sociedad/201408/12/ultimos-cuatro-anos-liberado-20140812121459.html
Anuncios
29 julio 2013
  • Un estudio científico ha elaborado un mapa con hábitats potencialmente propicios para la reintroducción del felino

Castilla y León cuenta con áreas susceptibles para la reintroducción dellince ibérico, una especie que habitó la Comunidad pero de la que no se tiene certeza de su presencia desde hace años.

Un estudio científico ha elaborado un mapa con hábitats potencialmente propicios para la reintroducción del felino, según ha explicado uno de sus autores, Alejandro Rodríguez.

Este mapa incluye áreas principalmente de la periferia montañosa del oeste y del sur de Castilla y León, en especial de ZamoraSalamanca,ÁvilaSegovia o Soria, aunque también alguna puntualmente al norte de la Comunidad.

Estas zonas se corresponden mayoritariamente con el oeste de Zamora y de Salamanca, en estas provincias no sólo en zonas montañosas, y con el sur de Ávila, Segovia o Soria, en su caso predominantemente de montaña.

Rodríguez ha apuntado que se trata de una proyección hasta 2090 de las zonas más favorables a una presencia suficiente de conejo, una de las principales presas de las que se alimenta el lince, especie en peligro crítico de extinción.

Esta proyección tiene en cuenta una serie de factores, entre ellos una estimación del cambio climático, ha comentado este investigador de la Estación Biológica de Doñana, del Centro Superior de Investigaciones Científicas.

El calentamiento global del planeta será más evidente en el sur, por lo que el hábitat actual del lince en Andalucía se puede volver “más inhóspito” para especies como el conejo y, por consiguiente, para el lince, el felino más amenazado el mundo.

Rodríguez ha advertido de que el mapa es orientativo, al reflejar las potenciales zonas para la reintroducción siempre que a lo largo del tiempo se den unas determinadas circunstancias, para que el hábitat sea favorable a este mamífero carnívoro endémico de la Península Ibérica.

El estudio, publicado en la revista Nature Climate Change, advierte de que esta especie podría extinguirse en los próximos cincuenta años por factores como el cambio climático.

Sin embargo, si se llevara a cabo la reintroducción en esas áreas, unas cuarenta en toda España, la población de este felino podrían alcanzar los novecientos ejemplares.

Actualmente, la población del lince ibérico cuenta con unos trescientos ejemplares, que se localizan principalmente en Andalucía, en zonas comoSierra Morena o Doñana, aunque unos pocos también podrían quedar en áreas como los Montes de Toledo.

Aunque en zonas del sur de Salamanca en los últimos años pastores, excursionistas e incluso reconocidos científicos han asegurado haber visto linces, proyectos como el de “foto trampeo” de la Junta de Castilla y León no consiguieron entonces fotografiar ningún ejemplar.

La propia Junta aseguraba a finales de la pasada década que no estaba constatada la presencia de esta especie en la Comunidad, ni siquiera en esas zonas de Salamanca limítrofes con Cáceres y con Portugal, ni están previstos proyectos de reintroducción.

Lynx pardinus 9018 AS

Vía: Antonio Sabater
23 julio 2013

Un estudio, liderado por el científico español Miguel Araújo y publicado en la revista Nature Climate Change advierte de que el Lince Ibérico se extinguirá en los próximos 50 años si las políticas de conservación no tienen en cuenta los efectos del cambio climático. Extender su población a nuevos hábitats podría salvar la especie.

España, año 2063. Varios grupos de niños del futuro pasean por lo que fue el Parque de Doñana y una profesora del futuro les explica ante un holograma: «Mirad niños, éso que parece un gato salvaje, pardo, con manchas y bigotes y esas orejas tan particulares, era el Lynx Pardinus, el felino más amenazado del mundo y símbolo de la fauna Ibérica hasta su desaparición». «¿Pero no queda ninguno?¿pero ninguno ninguno?»- pregunta ansioso uno de los estudiantes. «Ni uno», le responde con pena la profesora.

Para quienes conocen la larga trayectoria de programas, proyectos de cría en cautividad, repoblaciones y fondos que se han dedicado en este país para la protección y el cuidado de nuestra especie más emblemática, el Lince Ibérico, esta escena es tan temida como probable.

Actualmente, según el censo de 2011, en Andalucía sobreviven en libertad unos 312ejemplares de Lince Ibérico. Para la supervivencia y conservación de estos felinos se han invertido hasta la fecha unos 100 millones de euros, un dinero que, según un grupo internacional de científicos, liderado por el investigador del CSIC Miguel Araújo, no servirá para nada si no se replantean los actuales planes de gestión de la especie.

«Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios», ha explicado Araújo.

Su localización actual, limitada al suroeste de la Península, Doñana y Sierra Morena, conlleva una alta vulnerabilidad frente a los cambios en la calidad del hábitat y en la abundancia de sus presas y, como explica el estudio publicado en la revista Nature Climate Change, los individuos que quedan están amenazados por la caza furtiva, los atropellos, la pérdida de su hábitat y la falta de su alimento fundamental: el conejo. Además, el aumento de temperatura asociado al cambio climático podría convertir en hostiles las zonas donde actualmente se concentran los esfuerzos por reintroducir al lince ibérico, según los investigadores.

Los planes de conservación habituales consisten en mejorar su hábitat, llenar el campo de conejos y minimizar el resto de amenazas. Para el equipo científico, que incluye investigadores de las universidades de Stony Brook (EEUU) y Adelaida (Australia), el aumento reciente en el número de individuos de lince ibérico demuestra que, al menos a corto plazo, las medidas actuales de conservación funcionan. Sin embargo, por el reducido número y la fragilidad de sus poblaciones, estas medidas no son suficientes y es necesario «un programa de reintroducción cuidadosamente planeado, que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas y la conectividad entre hábitats a largo plazo para evitar la extinción del lince este siglo».

En busca de nuevos hábitats

Para estos científicos, los planes de reintroducción de la especie deben incluir factores de cambio climático, la única manera de aumentar su población.

«Los planes de reintroducción deberían plantearse en otras zonas históricamente asociadas a esta especie que en el futuro presenten las condiciones adecuadas», ha explicado el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC y director de esta investigación, Miguel Bastos Araújo.

La investigación ha detectado más de 40 áreas en la mitad norte de la península Ibérica, climáticamente susceptibles de albergar al lince ibérico hacia la mitad del siglo XXI. Estas áreas, explican, podrían ofrecer tanto conejos como un hábitat continuo, incluso con el cambio climático. Así, calculan, la población de linces ibéricos podría llegar a 900 ejemplares en el año 2090.

Además del clima, la abundancia del conejo de monte (su única presa), las alteraciones en el uso del suelo o la falta de conectividad entre los hábitats ocupados por este animal son otras de las variables que han tenido en cuenta el equipo de investigación durante los cinco años de estudio.

En cuanto a la conectividad entre los hábitats, Damien Fordham, de la Universidad de Adelaida y primer firmante del artículo, ha subrayado: «Si no se llevan a cabo las medidas de gestión pertinentes, la desconexión entre estas zonas reducirá la viabilidad de las poblaciones reintroducidas».

Para Miguel Ángel Simón, biólogo y director del Proyecto europeo LIFE-Lince en Andalucía, el estudio confirma la nueva línea de trabajo del Proyecto Life Iberlince en el sentido de iniciar reintroducciones en nuevas zonas de la Península Ibérica y Portugal.

«La verdadera limitación es encontrar áreas con densidades aptas de conejo y el conejo suele vivir en zonas áridas y secas… Ya estamos desarrollando trabajos para evaluar las densidades de conejo en toda Iberia», explica Simón.

Según el responsable de LIFE-Lince  el programa de conservación del lince ha ido evolucionando por sus pasos lógicos. En una primera fase (2002/2006) iniciaron los trabajos para evitar su extinción con la cría en cautividad y el mantenimiento de hábitats. En una segunda fase (2006/2011) se trató de recuperar territorios perdidos en Andalucía yconsiguieron la reintroducción del lince en Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén)y, ahora, en una tercera fase del programa (2011) se está intentando recuperar poblaciones más al norte dentro de la Península Ibérica, en Extremadura, Castilla La Mancha y en Portugal.

El objetivo del proyecto LIFE, premiado por la Unión Europea como uno de los mejores proyectos medioambientales, es incrementar la población de este felino en un 66 % en los próximos cinco años disminuyendo el grado de amenaza de la especie. El Proyecto LIFE Iberlince tiene un carácter transnacional donde participan administraciones, empresas, asociaciones y organizaciones no gubernamentales con el objetivo común de aumentar las poblaciones de este felino y de recuperar para la especie territorios de la Península Ibérica, en los que antes tuvo presencia Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal.

Los programas de conservación han sido fundamentales para la recuperación de la especie, que ha triplicado su número de ejemplares desde 2001, cuyo censo contaba poco más de 100 linces entre los dos principales núcleos de población.

Antonio Sabater

Antonio Sabater

Vía: Antonio Sabater
22.03.2013
  • El cuerpo del ejemplar, un macho aún sin identificar, se encontraba bastante deteriorado a causa de arrollamientos posteriores

Una cuadrilla de mantenimiento descubre el cuerpo atropellado de un lince ibérico

El lince ibérico es el felino más amenazado por la extinción de todo el planeta
 
El animal había sido atropellado en el kilómetro 308 de la A-4, Madrid-Sevilla, en el término municipal de Villanueva de la Reina (Jaén). Tras localizar el cadáver, los trabajadores de mantenimiento de la autovía avisaron al servicio del 112, que tras recibir la llamada se puso en contacto con los responsables de la onsejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, los cuales se encargaron de retirar el cuerpo y llevarlo al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Junta para practicarle la necropsia.

En la actualidad, Medio Ambiente está trabajando para trasladar la experiencia de los trabajos realizados, en el marco de los proyectos europeos LIFE, en el área de Doñana- Aljarafe a diferentes zonas de Sierra Morena para evitar la mortalidad por atropello de ejemplares de lince ibérico y disminuir así la mortalidad de esta especie en peligro de extinció.

En este sentido, los responsables de la consejería han mantenido una reunión con el Ministerio de Fomento, Consejería de Fomento y Vivienda, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y WWF-España, con el objetivo de coordinar las actuaciones de conservación que normalmente se realizan en las carreteras y los proyectos de mejora de la seguridad vial. De esta manera, se pretende reducir los accidentes con fauna silvestre y la creación de franjas de paso seguro, sin costes adicionales

 

El segundo lince atropellado en marzo

Se da la cisrcunstancia de que este nuevo lince desaparecido es el segundo en este mes de marzo en Andalucía después de hallarse el pasado 2 de marzo el cadáver de un lince ibérico en la provincia de Córdoba, concretamente en el kilómetro 14,5 de la carretera A-421 entre Adamuz y Villanueva de Córdoba y que era una de las hembras liberadas en 2012 en el valle del río Guadalmellato.

 

 

22.02.2013

El felino, una hembra llamada Hispania, fue soltado el pasado año en el área de reintroducción del valle jiennense de Guarrizas.

Un ejemplar de lince ibérico, en concreto, una hembra de nombre Hispania liberada en abril de 2012 en el área de reintroducción del valle de Guarrizas (Jaén), ha sido avistado al sur de la provincia de Ciudad Real. La presencia de este felino radiomarcado en tierras castellano-manchegas ha sido confirmada por los técnicos del programa europeo Life Iberlince y por los guardas y propietarios de las fincas de la zona.

Este dato pone de manifiesto el trasiego de ejemplares de lince desde los núcleos de población del norte de Andalucía hacia el territorio castellano-manchego, lo que hace entrever a esta zona como una posible nueva área de expansión de la población de esta especie en peligro de extinción.

En el área de reintroducción de Guarrizas se iniciaron las liberaciones en 2010 con linces procedentes de la cría en cautividad, uno de ellos, Grazalema, se trasladó a Castilla-La Mancha, donde apareció muerto en una jaula trampa; por esa razón se está extremando la vigilancia para impedir que ocurra algo similar con Hispania. A pesar de la muerte de Grazalema, los linces liberados en Guarrizas se han adaptado muy bien y las dos hembras territoriales existentes, Eva y Granadilla, han conseguido sacar adelante cada una de ellas cuatro cachorros en 2012, lo que da idea de la calidad del hábitat de la zona.

En el proyecto Life Iberlince, liderado y coordinado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, participan un total de 18 socios, entre administraciones, empresas, asociaciones y organizaciones no gubernamentales. El objetivo común es incrementar la población de este felino en Andalucía en un 66% en los próximos cinco años y restaurar la distribución histórica del lince ibérico a través de reintroducciones en áreas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal. De esta manera, se podría conseguir una disminución del grado de amenaza de la especie, proponiendo su reclasificación a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a una categoría de menor amenaza.

Iberlince da continuidad al trabajo realizado en los últimos años desde Andalu­cía para propiciar la recuperación del lince ibérico, considerado el mamífero carnívoro más amenazado de Europa.

12.02.2013
  • Siete fallecieron por atropello y otros seis por furtivismo

El año pasado se localizaron en Andalucía 21 ejemplares de lince ibérico muertos, siete de ellos por atropello y otros seis por furtivismo, según han informado este martes fuentes del programa LIFE para la conservación de este felino.

Otros tres linces fallecidos lo fueron por peleas con otros animales, dos más a causa de enfermedad (leucemia felina) y en los tres casos restantes no fue posible identificar la causa de la muerte.

De los 21 linces muertos identificados el año pasado, 16 fueron localizados en Sierra Morena y los cinco restantes en Doñana.

Tres de los siete linces atropellados mortalmente fueron encontrados en la comarca cordobesa de Guadalmellato, donde la Junta de Andalucía impulsa la primera reintroducción de esta especie en España.

El proyecto LIFE para la conservación de este felino ha informado de que, ante esta situación, técnicos de este programa junto con un representante de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía “están estudiando los distintos puntos de atropellos y valorando qué medidaspueden implementarse para hacer más seguro el tránsito de los linces en esta zona”.

Otros dos linces mortalmente atropellados cuyos cadáveres se localizaron en 2012 pertenecían a la población de Andújar-Cardeña, en Sierra Morena, y los dos restantes, a la de Doñana.

Con todo, el programa LIFE sostiene que “los atropellos, pese a ser la causa de muerte encontrada más frecuentemente durante 2012, no ha sido la principal causa de mortalidad de lince ibérico”.

La mayoría de los seis linces fallecidos por furtivismo el año pasado lo fueron por capturas ilegales mediante cepos o lazos y los dos ejemplares fallecidos por enfermedad, “resultaron ser positivos por diagnóstico molecular al virus de la leucemia felina”.

Ejemplar de lince ibérico en Doñana. | CSIC

Dos ejemplares de lince ibérico cazan un conejo y una perdiz respectivamente. En este vídeo se puede observar las dos técnicas más utilizadas por el lince, la espera (en el caso del conejo) y el rececho (en el caso de la perdiz).

La espera es el posicionamiento del individuo en una zona estratégica donde el paso de conejos esté asegurado. Allí, permanecerá inmóvil a la espera de que su presa se sitúe justo a la distancia de su salto, o bien, una vez localizada ésta, comenzará una operación de rececho para cazarla.

Si tras producirse la maniobra del salto sobre la presa, ésta consigue evitar las zarpas del lince, el felino no suele emprender una carrera desesperada tras ella, sino que prefiere volver a situarse estratégicamente y esperar pacientemente a otro intento de captura.

El rececho es la técnica mejor desarrollada por este felino y consta de varias fases que comienzan con la localización visual de la presa, momento en el cuál, el felino se queda inmóvil y agazapado, pega su cuerpo al suelo y evalúa rápidamente el modo de aproximación más óptimo para no ser detectado. Emprende así, el rececho de su presa oculto entre la vegetación. Conforme la cobertura vegetal sea más escasa la velocidad de aproximación hacia su presa será también más lenta. Si durante esta operación de acercamiento su presa se quedase inmóvil (señal de alerta normalmente), el lince se detiene y permanece estático hasta que ésta reanude su actividad.

14.01.2013

Veníamos de ponerle el punto final a las fiestas de Navidad cuando los Reyes ya han llegado con sus regalos. Cónclave de Marines teniendo como escenario “La Caracola”, viña que en otro tiempo perteneció a Jaime de Foxá, amigo de mi abuelo Hipólito que junto a su Salve Montera a la Virgen de la Cabeza dejó para el recuerdo esa joya de la literatura venatoria que es “El Solitario”. Luego de un fin de semana en familia haciendo repaso a monterías pasadas y pronóstico de las que tienen que venir, el destino nos regaló un lance inusual. Teniendo por postura el coche, puede decirse que nos entró un lince.
A ritmo lento, parsimonioso, ajeno a los neumáticos y ruido del motor del todoterreno el lince discurría por el mismo carril que luego nos llevaría hasta El Centenillo, atravesando el patrimonio con que nuestro campo bravo cuenta en toda esa zona de Sierra Morena: Escoriales, Alarcones, lo de los Flores Albarrán, lo de los Sorando y por supuesto Navalcardo.
Al verlo me quedó la sensación misma que tuvo Dominguín cuando lo de Ava Gardner: que aquello había que contarlo. A uno no todos los días le sonríe la fortuna de encontrarse con este animal que la mano del hombre ha hecho que casi ni exista.
A ojos de cualquiera podría ser un gato sin más. Mi hermana Inesita mismamente dijo eso al contemplarlo desde el coche, pero no, el felino tenía trapío de plaza de primera. Algo panzón, orejudo y con unos bigotazos que no tiene cualquier gato. Fino de cabos, añadiría que tenía un punto de chorreado en verdugo a mi parecer. Indudablemente Don Antonio Marín o mi amigo tosiriano Agustín Rosa, sabrían precisar mejor, que por algo son veterinarios y entusiastas de la caza.
Hasta el momento, la única referencia que tenía al respecto me venía por parte del compañero José María Ortega, quien una vez le entró un lince estando en su puesto de la perdiz y cámara en mano inmortalizó la escena, sirviendo la misma como portada a su excepcional libro “Tirando al monte”. Una oportunidad difícilmente repetible a menos que se frecuente Andújar y su Parque Natural. Así se lo hice ver en cierta ocasión al periodista Javier Hurtado a colación de un extraordinario reportaje que para Tendido Cero elaboraron sobre el ganado santacolomeño de Germán Gervás y su finca de “Los Escoriales”, donde aparecía un lince paseando. Tras revelarle mi identidad y mi origen jienense hubo de reconocerme que la imagen era de archivo.
No sé si tendré esa suerte alguna vez más. Por whatsapp le envié una foto del susodicho a una amiga cacereña, montera y fanática del campo, por nombre Vanesa, contestándome que envidiaba mi suerte porque ella tras un periplo de ocho meses por Doñana, haciendo lo imposible por avistarlo no había logrado ni de lejos poder verlo. Por eso precisamente doy más valor aún a este momento que he vivido en este paraíso privilegiado con que contamos en la provincia de Jaén. Donde la Virgen de la Cabeza reina en Sierra Morena y el lince ibérico sobrevive al paso del tiempo y la mala mano del ser humano.

trs-20081219-4409