Tag Archive: csic


28 julio 2013

La población podría pasar de 300 a 900 ejemplares con modelos de cambio climático

El lince ibérico podría pasar de los alrededor de 300 ejemplares actuales hasta 900 si se integran los modelos de cambio climático en su conservación, según un estudio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, Miguel Bastos Araújo, que ha dirigido el estudio, explica que «los planes de reintroducción deberían replantearse más allá de las zonas asociadas históricamente a esta especie hacia otras regiones que, en el futuro, presenten las condiciones adecuadas para su viabilidad».
Según el análisis, publicado en la revista Nature Climate Change, seguir con las actuales prácticas de introducción de estos felinos únicamente en las dos zonas del suroeste de España solo mantendría el número actual de animales. Esto es debido a que los modelos climáticos estiman que estas regiones dejarán de reunir las condiciones adecuadas para esta especie en 50 años. Para intentar anticiparse, la investigación propone 40 áreas climaticamente susceptibles de albergar el lince ibérico a mediados del siglo XXI.
El equipo de investigación ha tardado cinco años en integrar las variables que más afectan a este animal. A parte de las condiciones climáticas, influye la abundancia de la base de su alimentación, el conejo de monte. También es crítico, según el estudioso de la Universidad de Adelaida (Australia) y primer firmante del artículo, Damien Fordham,

evitar «la desconexión entre las zonas para mejorar la viabilidad de las poblaciones reintroducidas».
Según el investigador de la estación biológica de Doñana del CSIC y participante en la investigación, Alejandro Rodríguez, se ha generado «el primer modelo predictivo que combina las interacciones entre especies con los efectos del cambio climático».

Antonio Sabater

 

 

 

Vía: Antonio Sabater

24 julio 2013

Los modelos de predicción del cambio climático prevén un aumento de temperatura que podría convertir en hostiles las zonas donde actualmente se concentran los esfuerzos por reintroducir al lince ibérico (Lynx pardinus), según se desprende de una investigación liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El trabajo, publicado en la revista Nature Climate Change, describe cómo la selección de nuevos hábitats hacia la mitad de este siglo para la conservación de esta especie podría dar lugar a un aumento de su población de hasta casi 900 ejemplares para comienzos del siglo que viene.

Actualmente se estima que sólo entre 250 y 300 individuos de lince ibérico sobreviven en libertad, distribuidos en dos poblaciones diferentes. Ambas se localizan en el suroeste de la Península Ibérica donde, además, se concentran los esfuerzos por reintroducir a la especie.

Según el artículo, debido a los efectos del cambio climático, “un manejo intensivo sin reintroducciones podría provocar la extinción de esta especie dentro de unos 50 años”. Si estas medidas se combinan con la estrategia de reintroducción actual solo se lograría el mantenimiento del número de ejemplares durante el presente siglo.

Por el contrario, la implementación de programas de reintroducción que incluyan los efectos del cambio climático podría suponer un aumento de la población de linces de hasta casi 900 individuos repartidos entre 25 y 31 subpoblaciones distintas.

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC Miguel Bastos Araújo, que ha dirigido la investigación, explica: “Los planes de reintroducción deberían replantearse más allá de las zonas asociadas históricamente a esta especie hacia otras regiones que, en el futuro, presenten las condiciones adecuadas para su viabilidad”. La investigación ha detectado más de 40 áreas climáticamente susceptibles de albergar al lince ibérico hacia la mitad del siglo XXI.

Además del clima, la abundancia del conejo de monte (Oryctolagus cuniculus) es otra de las variables que más influye en la supervivencia del lince, ya que esta es casi su única presa. El investigador de la Estación Biológica de Doñana del CSIC Alejandro Rodríguez, que también ha participado en la investigación, señala que “este es el primer modelo predictivo que combina las interacciones entre especies con los efectos del cambio climático”.

El equipo de investigación ha tardado cinco años en integrar las variables que más afectan al lince ibérico. La última tenida en cuenta está relacionada con las alteraciones en los usos del suelo.

La falta de conectividad entre los hábitats ocupados por la especie también supone una amenaza para su supervivencia. Por ello, a pesar de haber detectado más de 40 futuras áreas adecuadas para la especie, el investigador de la Universidad de Adelaida (Australia) Damien Fordham, primer firmante del artículo, asegura que “si no se llevan a cabo las medidas de gestión pertinentes, la desconexión entre estas zonas reducirá la viabilidad de las poblaciones reintroducidas”.

Según el artículo, el aumento reciente en el número de individuos de lince ibérico indica que las medidas actuales de conservación funcionan, al menos, a corto plazo. Sin embargo, el reducido número de sus poblaciones implica una alta vulnerabilidad frente a los cambios en la calidad del hábitat y en la abundancia de sus presas. Por ello, para Bastos Araújo resulta “necesario tener en cuenta los impactos previstos del cambio climático a la hora de planificar los programas de conservación de especies”.

Vía: tendencias21
10.03.2013

Un paso más para que el lince ibérico no desaparezca. Por primera vez, después de que se haya intervenido con éxito a dos hembras de lince, se ha logrado recoger embriones y material biológico fundamental para garantizar el futuro de esta especie. A ambas han tenido que esterilizarlas por problemas de salud. El objetivo de esta investigación del Ministerio de Medio Ambiente es preservar la línea genética de esta especie en peligro de extinción.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente avanza en una investigación pionera a nivel mundial sobre el lince ibérico cuyo objetivo es preservar la línea genética de esta especie en peligro de extinción, que actualmente solo sobrevive en España y Portugal. Por primera vez, después de que se haya intervenido con éxito a dos hembras de lince (‘Azahar’ y ‘Saliega’), se ha logrado recoger embriones y material biológico fundamental para garantizar el futuro de esta especie, ha informado este sábado el ministerio.

La primera hembra intervenida ha sido ‘Azahar’, procedente del Centro Nacional de Reproduçao de Lince Ibérico en Silves (Portugal) y nacida en 2004. En este caso, por problemas de salud, el equipo veterinario ha recomendado no volver a someterla a nuevas gestaciones y por ello se ha decidido preservar su línea genética utilizando la vía de la recogida de embriones.

La otra hembra, ‘Saliega’, se encuentra en el Centro de Cría de El Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana, gestionado por el Organismo Autónomo Parques Nacionales. A ‘Saliega’ se le practicó, en julio de 2012, una mastectomía tras detectarle un tumor mamario durante la temporada reproductora. Este hecho, junto a sus 12 años de edad y por tratarse de una hembra cuya representación genética está ya garantizada en el programa de conservación ‘exsitu’ (ya que ha proporcionado 16 crías), hacía recomendable su esterilización para evitar futuras complicaciones.

 

Preservar el germoplasma

Los asesores del grupo de fisiología reproductora y bancos de recursos biológicos del comité de cría de lince ibérico han propuesto recolectar y preservar material biológico de forma que pueda ser utilizado para incorporar su acervo genético en el futuro a los programas de conservación de la especie. Así, se ha llevado a cabo el emparejamiento de estas hembras con los machos ‘Foco’ (nacido en 2009) y ‘Al-Andalus’ (en 2004).

Una semana después, los especialistas colaboradores del Leibniz Institute for Zoo and Wildlife Research (IZW) de Berlín y del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (CSIC), participantes en esta investigación, se han unido a los equipos veterinarios para proceder de forma coordinada a la esterilización de las dos hembras y a la recolección y preservación de embriones.

Las dos intervenciones (pioneras a nivel mundial sobre una especie del género Lynx) han transcurrido sin complicaciones. El equipo de IZW ha recuperado tres embriones, que fueron conservados en nitrógeno líquido y actualmente se encuentran en el banco de recursos biológicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. Estos embriones podrán implantarse en una hembra receptora para dar lugar a animales sanos.

Actualmente, ‘Azahar’ y ‘Saliega’ se encuentran completamente recuperadas en sus centros de cría de Silves y El Acebuche. La investigación y los avances realizados en medicina veterinaria han permitido que, gracias a este material recolectado, ambas hembras tengan aún la oportunidad de producir camadas en un futuro, facilitando así el manejo genético de esta especie.

lince02

08.03.2013

2013030819482830449

Uno de los embriones de lince ibérico que se van a conservar en el Banco de Recursos Biológicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales.
 
“Azahar” y “Saliega”, dos hembras de lince ibérico del programa de cría en cautividad, harán posible la preservación de su línea genética de esta especie, en grave peligro de extinción, gracias a un proyecto de investigación que ha logrado conservar tres embriones que la asegurarán más allá de su vida fértil.

Los embriones, que se mantendrán en nitrógeno líquido en el Banco de Recursos Biológicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, podrán implantarse, llegado el caso, en una hembra receptora para dar lugar a animales sanos, han informado a Efe fuentes de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, una de las instituciones colaboradoras del proyecto.

La primera de las hembras intervenida fue “Azahar”, una lince de ocho años del Centro Nacional de Reproducción de Lince Ibérico de Silves (Portugal), a la que por problemas de salud el equipo veterinario que la trataba recomendó no volver a someterla a nuevas gestaciones.

No obstante, se decidió preservar su línea genética, utilizando la vía de la recogida de embriones.

La otra hembra es “Saliega”, del Centro de Cría de El Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana, un ejemplar de doce años que sufrió un tumor mamario durante la última etapa reproductora, por lo que los científicos han decidido esterilizarla para evitar futuras complicaciones.

La perpetuación de la línea genética de “Saliega” está garantizada por el Programa de Conservación Exsitu, en tanto que ha proporcionado 16 crías, pero la preservación de su material biológico permitirá que pueda ser utilizado en el futuro para incorporar su acervo genético en el futuro a los programas de conservación de la especie.

Para obtener los embriones, “Azahar” y “Saliega” fueron emparejadas con los machos “Foco” (nacido en 2009) y “Al-Ándalus” (en 2004), respectivamente.

El proceso ha sido realizado por especialistas colaboradores del Leibniz Institute for Zoo and Wildlife Research (IZW) de Berlín, y del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (CSIC), que tras la recolección de embriones, participaron también en la esterilización de las dos hembras.

Las dos intervenciones, “pioneras a nivel mundial” para el lince ibérico, transcurrieron sin complicaciones, confirman fuentes de Medio Ambiente.

Actualmente, “Azahar” y “Saliega” se encuentran ya completamente recuperadas en sus centros de cría de Silves y El Acebuche.

08.03.2013

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Banco Santander, a través de su División Global Santander Universidades, y la Fundación General CSIC presentaron el miércoles los resultados de los Proyectos Cero sobre Especies Amenazadas.

Cinco iniciativas de investigación componen el grupo de Proyectos Cero sobre Especies Amenazadas:

-Plan de acción para la viabilidad de la lapa en peligro de extinción Patella ferruginea: Poco más de dos años después de su inicio, el proyecto ha alcanzado su objetivo central: ha logrado reproducir en cautividad, mediante fecundación artificial, ejemplares de la lapa ferrugínea.

-Secuenciación del genoma del lince ibérico: Hasta el momento, los investigadores han logrado completar la secuenciación de RNAs, los intermediarios que los genes producen cuando se expresan, en 11 tejidos distintos. Así, han obtenido un primer inventario que muestra qué genes se expresan y a qué nivel lo hacen en cada uno de los tejidos.

-Origen y conservación de fósiles vivientes de plantas con flor endémicas en España: Se conoce como fósiles vivientes a aquellos organismos que son los últimos supervivientes de linajes evolutivos antiguos. Hasta el momento, el proyecto ha evaluado positivamente como fósiles vivientes al menos cuatro de los cinco géneros estudiados, lo que los reafirma como un legado evolutivo único.

-Aves esteparias, prácticas agrícolas y viabilidad económica: Esta iniciativa ha desarrollado metodologías que describen las prácticas agronómicas dominantes de manera más acorde a la percepción que las especies de aves amenazadas tienen de los paisajes en los que conviven con los humanos.

-Mitigación de enfermedades en poblaciones de anfibios en declive: Los investigadores están estudiando los distintos componentes proteicos de la piel de los anfibios que les ayudan a mantener a raya patógenos indeseables. Por otra parte, el proyecto está ensayando posibles procesos de inmunización, mediante la exposición de los animales a cepas del hongo con una virulencia reducida.

5299485-7907789

06.03.2013

  • El CSIC trabaja en cinco iniciativas dentro de sus ‘proyectos Cero’

  • En concreto, las investigaciones se centran en el lince ibérico, la lapa ferrugínea, la rana ”ferreret” balear, aves esteparias, como la carraca y cinco plantas.

  • Han presentado los resultados de los primeros dos años de trabajo. Faltan tres.

El lince ibérico, la lapa ferrugínea, la rana “ferreret” balear, aves esteparias como la carraca y cinco plantas endémicas de la Península son las especies en peligro de extinción en España que el Centro de Investigaciones Científicas (CSIC) trata de salvar con sus proyectos Cero sobre especies amenazadas, cinco iniciativas de investigación, financiadas por el Banco Santander y promovidos por la Fundación General CSIC.

En la presentación de los resultados obtenidos tras dos años de trabajo, los investigadores, financiados con un total de 1.085.000 euros para cinco años, han destacado que el estudio más avanzado es el dedicado a una lapa mediterránea en peligro, la lapa ferrugínea, de la que se ha conseguido su reproducción en cautividad mediante fecundación artificial.

Se han presentado los resultados de los primeros dos años de trabajo y aún quedan por delante otros tres.

Sin embargo, no se ha logrado aún secuenciar el genoma del lince ibérico, que ayudaría a la conservación de la especia, aunque los encargados de este proyecto están más cerca de hacer un mapa completo gracias a los avances obtenidos. Mientras, otra de las investigaciones pretende ayudar a losanfibios en la lucha contra el hongo “quitridio”, que está devastando las poblaciones de estos animales en todo el mundo y que amenaza a la rana “ferreret” balear.

Por otro lado, se están estudiando también cinco especies de plantas en peligro de extinción en la Península y Baleares, de las que se ha descubierto que tres son “fósiles vivientes”. Por último, el proyecto Un paso adelante trata de desarrollar métodos agrícolas compatibles con lasaves esteparias amenazadas, como la carraca.

Para el presidente de la Fundación, Emilio Lora-Tamayo, este tipo de proyectos son “un claro ejemplo del éxito de las iniciativas de colaboración público-privada“.  Una colaboración que, para el presidente del Santander, Emilio Botín, es “extraordinariamente fructífera” porque, además, “sin inversión creciente en investigación y desarrollo no hay posibilidad de afrontar con éxito los desafíos que tiene planteados nuestro país a medio plazo”.

thumb

El proyecto cero FGCSIC, financiado por Banco Santander y CSIC, “La secuenciación del genoma del lince ibérico”, que dirige José Antonio Godoy, de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), parte de que la secuenciación del genoma de este mamífero permitirá recopilar una valiosa información que podría perderse si la especie llegara a extinguirse. Con este proceso se conseguirán igualmente recursos y herramientas para investigar la biología y evolución de la especie y su conservación.

La secuenciación del genoma del lince ibérico será un logro significativo en sí mismo, al permitir recopilar una valiosa información que podría perderse en un futuro próximo si la especie llegara a extinguirse. Al mismo tiempo, generará importantes recursos y herramientas para la investigación sobre la biología y evolución de la especie, así como para su conservación.

19.12.2012
  • Un estudio sobre este felino, en el que han participado investigadores españoles, revela unos patrones alimenticios más amplios que los habituales en un carnívoro.

Lince Ibérico

El lince ibérico posee un metabolismo híbrico de carnívoro y herbívoro, según un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El felino más amenazado del mundo, cuya dieta se compone casi en exclusiva de conejo de monte, no solo se alimenta de la carne, sino también de los restos vegetales que se hallan en el interior de sus presas, según esta investigación cuyos resultados han sido publicados en la revista PLoS ONE.

Los investigadores han analizado las secuencias genéticas procedentes de bacterias de muestras de heces de lince ibérico («lynx pardinus») y las han comparado con las de otros animales para llegar a esta conclusión que, según el investigador del CSIC Manuel Ferrer, «evidencia el carácter único» del lince ibérico, del que solo quedan poco más de 300 ejemplares. Abre además «nuevas expectativas en los programas de alimentación en cautividad y de reintroducción».

Los análisis muestran una alta similitud entre microorganismos hallados en las heces del lince con bacterias del género Anaeroplasma, patógenos hasta ahora solo detectados en rumiantes, explica el CSIC en un comunicado. Los investigadores deducen que «existe unatransmisión directa de bacterias, incluidos patógenos, entre presa-depredador».

«A pesar de ser un carnívoro muy especializado, también presenta unperfil alimenticio típico de herbívoros, ya que tiene potencial genético para utilizar como fuente alimenticia tanto carne obtenida de la presa como restos vegetales que ésta contiene», explica el investigador de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Simón.

El lince ibérico se comporta «de una forma muy diferente de como cabría esperar» por lo que se puede afirmar que «la capacidad genética intestinal es un híbrido de carnívoro y herbívoro», añade Simón.

La escasez de recursos alimenticios, debido a las características ambientales que afectan al lince ibérico, podría haber conducido a unaadaptación de la microflora intestinal de esta especie, permitiéndole aprovecharse al máximo de sus presas, tanto de su carne como del material vegetal sin digerir que contienen.

La investigadora del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC María Alcaide cree que este fenómeno debe ser estudiado en otros carnívoros. «Nuestros resultados abren la vía a nuevas investigaciones sobre las diferencias de la composición bacteriana de las diferentes especies y al estudio de los mecanismos evolutivos de las mismas», concluye.

El estudio, realizado dentro de un proyecto Consolider financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad ha contado con la participación, entre otras entidades, de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, así como del Ministerio de Medio Ambiente (MAGRAMA) y del proyecto europeo Life+Nature de conservación del Lince.