28 julio 2013

La población podría pasar de 300 a 900 ejemplares con modelos de cambio climático

El lince ibérico podría pasar de los alrededor de 300 ejemplares actuales hasta 900 si se integran los modelos de cambio climático en su conservación, según un estudio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, Miguel Bastos Araújo, que ha dirigido el estudio, explica que «los planes de reintroducción deberían replantearse más allá de las zonas asociadas históricamente a esta especie hacia otras regiones que, en el futuro, presenten las condiciones adecuadas para su viabilidad».
Según el análisis, publicado en la revista Nature Climate Change, seguir con las actuales prácticas de introducción de estos felinos únicamente en las dos zonas del suroeste de España solo mantendría el número actual de animales. Esto es debido a que los modelos climáticos estiman que estas regiones dejarán de reunir las condiciones adecuadas para esta especie en 50 años. Para intentar anticiparse, la investigación propone 40 áreas climaticamente susceptibles de albergar el lince ibérico a mediados del siglo XXI.
El equipo de investigación ha tardado cinco años en integrar las variables que más afectan a este animal. A parte de las condiciones climáticas, influye la abundancia de la base de su alimentación, el conejo de monte. También es crítico, según el estudioso de la Universidad de Adelaida (Australia) y primer firmante del artículo, Damien Fordham,

evitar «la desconexión entre las zonas para mejorar la viabilidad de las poblaciones reintroducidas».
Según el investigador de la estación biológica de Doñana del CSIC y participante en la investigación, Alejandro Rodríguez, se ha generado «el primer modelo predictivo que combina las interacciones entre especies con los efectos del cambio climático».

Antonio Sabater

 

 

 

Vía: Antonio Sabater