Tag Archive: Castile-La Mancha


23 julio 2013

Un estudio, liderado por el científico español Miguel Araújo y publicado en la revista Nature Climate Change advierte de que el Lince Ibérico se extinguirá en los próximos 50 años si las políticas de conservación no tienen en cuenta los efectos del cambio climático. Extender su población a nuevos hábitats podría salvar la especie.

España, año 2063. Varios grupos de niños del futuro pasean por lo que fue el Parque de Doñana y una profesora del futuro les explica ante un holograma: «Mirad niños, éso que parece un gato salvaje, pardo, con manchas y bigotes y esas orejas tan particulares, era el Lynx Pardinus, el felino más amenazado del mundo y símbolo de la fauna Ibérica hasta su desaparición». «¿Pero no queda ninguno?¿pero ninguno ninguno?»- pregunta ansioso uno de los estudiantes. «Ni uno», le responde con pena la profesora.

Para quienes conocen la larga trayectoria de programas, proyectos de cría en cautividad, repoblaciones y fondos que se han dedicado en este país para la protección y el cuidado de nuestra especie más emblemática, el Lince Ibérico, esta escena es tan temida como probable.

Actualmente, según el censo de 2011, en Andalucía sobreviven en libertad unos 312ejemplares de Lince Ibérico. Para la supervivencia y conservación de estos felinos se han invertido hasta la fecha unos 100 millones de euros, un dinero que, según un grupo internacional de científicos, liderado por el investigador del CSIC Miguel Araújo, no servirá para nada si no se replantean los actuales planes de gestión de la especie.

«Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios», ha explicado Araújo.

Su localización actual, limitada al suroeste de la Península, Doñana y Sierra Morena, conlleva una alta vulnerabilidad frente a los cambios en la calidad del hábitat y en la abundancia de sus presas y, como explica el estudio publicado en la revista Nature Climate Change, los individuos que quedan están amenazados por la caza furtiva, los atropellos, la pérdida de su hábitat y la falta de su alimento fundamental: el conejo. Además, el aumento de temperatura asociado al cambio climático podría convertir en hostiles las zonas donde actualmente se concentran los esfuerzos por reintroducir al lince ibérico, según los investigadores.

Los planes de conservación habituales consisten en mejorar su hábitat, llenar el campo de conejos y minimizar el resto de amenazas. Para el equipo científico, que incluye investigadores de las universidades de Stony Brook (EEUU) y Adelaida (Australia), el aumento reciente en el número de individuos de lince ibérico demuestra que, al menos a corto plazo, las medidas actuales de conservación funcionan. Sin embargo, por el reducido número y la fragilidad de sus poblaciones, estas medidas no son suficientes y es necesario «un programa de reintroducción cuidadosamente planeado, que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas y la conectividad entre hábitats a largo plazo para evitar la extinción del lince este siglo».

En busca de nuevos hábitats

Para estos científicos, los planes de reintroducción de la especie deben incluir factores de cambio climático, la única manera de aumentar su población.

«Los planes de reintroducción deberían plantearse en otras zonas históricamente asociadas a esta especie que en el futuro presenten las condiciones adecuadas», ha explicado el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC y director de esta investigación, Miguel Bastos Araújo.

La investigación ha detectado más de 40 áreas en la mitad norte de la península Ibérica, climáticamente susceptibles de albergar al lince ibérico hacia la mitad del siglo XXI. Estas áreas, explican, podrían ofrecer tanto conejos como un hábitat continuo, incluso con el cambio climático. Así, calculan, la población de linces ibéricos podría llegar a 900 ejemplares en el año 2090.

Además del clima, la abundancia del conejo de monte (su única presa), las alteraciones en el uso del suelo o la falta de conectividad entre los hábitats ocupados por este animal son otras de las variables que han tenido en cuenta el equipo de investigación durante los cinco años de estudio.

En cuanto a la conectividad entre los hábitats, Damien Fordham, de la Universidad de Adelaida y primer firmante del artículo, ha subrayado: «Si no se llevan a cabo las medidas de gestión pertinentes, la desconexión entre estas zonas reducirá la viabilidad de las poblaciones reintroducidas».

Para Miguel Ángel Simón, biólogo y director del Proyecto europeo LIFE-Lince en Andalucía, el estudio confirma la nueva línea de trabajo del Proyecto Life Iberlince en el sentido de iniciar reintroducciones en nuevas zonas de la Península Ibérica y Portugal.

«La verdadera limitación es encontrar áreas con densidades aptas de conejo y el conejo suele vivir en zonas áridas y secas… Ya estamos desarrollando trabajos para evaluar las densidades de conejo en toda Iberia», explica Simón.

Según el responsable de LIFE-Lince  el programa de conservación del lince ha ido evolucionando por sus pasos lógicos. En una primera fase (2002/2006) iniciaron los trabajos para evitar su extinción con la cría en cautividad y el mantenimiento de hábitats. En una segunda fase (2006/2011) se trató de recuperar territorios perdidos en Andalucía yconsiguieron la reintroducción del lince en Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén)y, ahora, en una tercera fase del programa (2011) se está intentando recuperar poblaciones más al norte dentro de la Península Ibérica, en Extremadura, Castilla La Mancha y en Portugal.

El objetivo del proyecto LIFE, premiado por la Unión Europea como uno de los mejores proyectos medioambientales, es incrementar la población de este felino en un 66 % en los próximos cinco años disminuyendo el grado de amenaza de la especie. El Proyecto LIFE Iberlince tiene un carácter transnacional donde participan administraciones, empresas, asociaciones y organizaciones no gubernamentales con el objetivo común de aumentar las poblaciones de este felino y de recuperar para la especie territorios de la Península Ibérica, en los que antes tuvo presencia Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal.

Los programas de conservación han sido fundamentales para la recuperación de la especie, que ha triplicado su número de ejemplares desde 2001, cuyo censo contaba poco más de 100 linces entre los dos principales núcleos de población.

Antonio Sabater

Antonio Sabater

Vía: Antonio Sabater
6 junio 2013

Entre los principales logros de este proyecto, el consejero ha destacado la firma de convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores, la reintroducción por primera vez de ejemplares de lince en las zonas de Guarrizas

El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha recogido en Bruselas la distinción concedida por la Unión Europea (UE) al proyecto Life Naturaleza para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía, considerado como la mejor iniciativa de conservación que se ha ejecutado en Europa con cargo a los presupuestos comunitarios. Con este galardón, el segundo que se concede a un Life andaluz, la UE reconoce la excelencia de este proyecto, así como la transparencia y gestión económica del mismo.

Entre los principales logros de este proyecto, el consejero ha destacado la firma de convenios de colaboración con propietarios de fincas y sociedades de cazadores, la reintroducción por primera vez de ejemplares de lince en las zonas de Guarrizas (Jaén) y Guadalmellato (Córdoba), que han permitido reforzar e incrementar las poblaciones de esta especie en peligro de extinción; así como un aumento del número de ejemplares en Doñana y Sierra Morena, que duplicaron hasta llegar a los 312 animales, según informa la Consejería en una nota.

A juicio de Planas, el Life premiado es también “una nueva prueba de la capacidad de empleo y rentas que tiene un proyecto de estas características”. En este sentido, el titular de la Consejería ha informado que gracias a esta iniciativa se han creado 31 puestos de trabajo fijos y un total de 29.740 jornales en las zonas linceras de Huelva, Córdoba y Jaén.

A ello, hay que sumar la licitación por un importe de 6.816.063 euros de trabajos forestales para la mejora de hábitats (desbroce, podas, etc.), de los que se han beneficiado 486 pymes andaluzas. El lince ibérico tiene un atractivo importante para amantes de la naturaleza como prueba la existencia de empresas de guías de la naturaleza en Doñana y Sierra Morena que ofrecen la posibilidad de ver linces, y de establecimientos hoteleros y de restauración que se benefician de la afluencia de visitantes.

Para Planas, la capacidad generadora de rentas que gozan los sectores económicos vinculados a lo medioambiental es un hecho constatado en Andalucía. Un ejemplo es el caso del Life del lince ibérico, una iniciativa que permite generar empleo verde preservando los recursos naturales.

En este proyecto, impulsado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente y desarrollado desde 2006 a 2011, han participado junto con la Junta de Andalucía, asociaciones de cazadores (FAC, Ateca, Aproca) y organizaciones no gubernamentales (EEA-Andalucía, Fundación CBD, Secem y WWF/Adena) y propietarios y sociedades de cazadores, todos ellos son copartícipes de este reconocimiento.

El éxito de estos programas ha propiciado la aprobación por parte de la Comisión Europea de un tercer Life para dar continuidad al trabajo realizado en los últimos años desde Andalucía y respaldar así la recuperación del lince ibérico, considerado la especie de felino más amenazado del mundo.

Este proyecto, denominado ‘Iberlince’, tiene como objetivo incrementar el número de sus poblaciones mediante la reintroducción en Portugal, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía, disminuyendo así el grado de amenaza de la especie y proponiendo su reclasificación a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), a una categoría de menor amenaza según los criterios internacionales.

416774_439914639371718_1864084658_o

27 feb 2013

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha emplaza a la Consejería de Agricultura a adoptar medidas urgentes para evitar la muerte de linces. Es necesario corregir los puntos negros en las carreteras y una directriz clara que prohíba el uso de métodos de control de predadores, como la caja-trampa y el lazo.

Con la reciente muerte por atropello de “Helecho”, un lince introducido en Jaén en 2012, son ya tres los ejemplares localizados sin vida en los últimos años de esta especie en peligro de extinción en Castilla-La Mancha, todos ellos en Sierra Morena.

Un primer atropello en la misma carretera se detectó en diciembre de 2009 cuando un agente medioambiental localizó una hembra joven muerta entre San Lorenzo de Calatrava y la pedanía de Huertezuelas.

Otra caso más grave, y actualmente investigado por los tribunales a instancias de una denuncia de Ecologistas en Acción, es el de “Grazalema”, ejemplar de cautividad liberado en Guarrizas (Jaén), cuyo cadáver fue hallado en agosto de 2011 dentro de una jaula-trampa colocada para capturar depredadores en Castellar de Santiago.

Todo ello refleja una mortalidad altísima para una población que la propia Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha estimó hace unos años en unos 15 ejemplares.

Ecologistas en Acción denuncia que la Junta se ha olvidado de sus obligaciones con el lince y que ha dejado de adoptar medidas esenciales para la protección de la especie. En concreto, ante las dos amenazas más graves para la recuperación de la especie, como son el uso de métodos de control de predadores y el atropello en carreteras del sur de Ciudad Real, la inacción es total.

La Consejería de Agricultura debe de iniciar de inmediato actuaciones tendentes a corregir los factores que impiden la recuperación de la especie y no sólo en Ciudad Real, también en Toledo y Albacete. Es este sentido, es necesario corregir los puntos negros en las carreteras y una directriz clara que prohíba el uso de métodos de control de predadores como la caja-trampa y el lazo.

Ecologistas en Acción considera que se está desaprovechando la oportunidad de una recuperación basada en la recolonización de las zonas potenciales que el lince dispone en Castilla-La Mancha. Si se actuara mejorando el hábitat y reduciendo las causas de mortalidad sería innecesario invertir en costosas reintroducciones que, por otra parte, estarían igualmente hipotecadas por la falta de actuación de la Consejería de Agricultura.

Wari_JMS

27.02.2013

El pasado sábado 23 de febrero se encontró muerto en la carretera entre Viso del Marqués y San Lorenzo de Calatrava, en la provincia de Ciudad Real, un ejemplar de lince ibérico que había sido atropellado por un vehículo. Agentes medioambientales de la Junta de Castilla-La Mancha se personaron en el lugar tras recibir el aviso.

Se trata de un ejemplar conocido como ”Helecho”, un macho liberado en el valle jienense del Guarrizas en febrero de 2012. El lince estaba radiomarcado y las cámaras de fototrampeo de uno de los socios del proyecto LIFE Iberlince, concretamente WWF-España, lo captaron varias veces entre el 14 y el 19 de febrero.

El animal fue trasladado al Centro de Recuperación de Fauna de El Chaparrillo, en Ciudad Real, para realizarle la correspondiente necropsia, con la participación de personal veterinario de la Junta de Andalucía y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Aunque el resultado de la necropsia aún es preliminar, el cuadro encontrado y las circunstancias del hallazgo del cadáver confirmarían que la causa de la muerte fue el atropello.

La Junta de Castilla-La Mancha participa, junto a otras administraciones y asociaciones, en el proyecto europeo Iberlince, que contempla precisamente la ejecución de actuaciones para reducir la fragmentación del hábitat de la especie debido a vías de transporte y el riesgo de accidentes inherente a las mismas.

En este marco, se ha previsto la convocatoria por parte de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha de una mesa de trabajo con las distintas partes implicadas en el ámbito de la conservación del lince ibérico, administraciones con competencia en medio ambiente y en infraestructuras varias y expertos y ONGs con conocimientos en desfragmentación de hábitat.

563488_471652709568877_1480811387_n (1)