18 septiembre 2013

De las siete muertes de animales, tres fueron debidas a atropellos por lo que los técnicos reclaman medidas correctoras.

El último censo oficial de la población silvestre de lince ibérico que sobrevive en Andalucía, referido a 2012, cifra en 305 los ejemplares vivos de esta especie en peligro crítico de extinción, siete menos que en 2011, lo que supone el primer descenso desde 2007.

Este censo, al que ha tenido acceso Efe, elaborado por los responsables del programa LIFE Iberlince, que dirige la Junta de Andalucía, empeora el avanzado el pasado abril, cuando la reducción de la población silvestre de este felino en 2012 se cifró en tres ejemplares.

Esta reducción se ha achacado a la fuerte disminución de cachorros experimentada en el núcleo de Andújar-Cardeña, en Sierra Morena, que según el informe responde a un “fenómeno de oscilación bianual detectado periódicamente en esta población” durante la última década.

En este caso, la reducción del número de cachorros se atribuye a “la aparición de dos importantes brotes de la enfermedad hemorrágica vírica del conejo en 2011 y 2012, lo que ha provocado un fuerte descenso poblacional mantenido en el tiempo durante estos dos años”, así como a “la reducción del uso de los programas de alimentación suplementaria con el objetivo de tender hacia una población autosostenible y a una efectiva comunicación con las áreas de reintroducción”.

Con todo, el censo destaca que la reducción del número de cachorros en el núcleo de Andújar-Cardeña se ha compensado con el nacimiento de ocho ejemplares en la zona de Guarrizas, donde en 2010 se inició una reintroducción de este especie.

El informe alerta del “importante aumento” de la mortalidad de la población silvestre de lince ibérico el año pasado, en el que se localizaron 21 ejemplares muertos frente a los 13 detectados en 2011, un incremento que se achaca principalmente a las siete muertes contabilizadas en el área de reintroducción de Guadalmellato.

De estas siete muertes en Guadalmellato, tres fueron debidas a atropellos, por lo que los técnicos el programa LIFE Iberlince reclaman la adopción de medidas correctoras para evitarlas, otras tres se debieron a furtivismo.

images

 

 

Anuncios