27 julio 2013
English: Statue of Félix Rodríguez de la Fuent...

English: Statue of Félix Rodríguez de la Fuente in Santander (Spain) Español: Estatua de Félix Rodríguez de la Fuente en Santander (España) (Photo credit: Wikipedia)

En plateados marcos inmensos situados en las aceras, presentan al nuevo inquilino del Zoo botánico de nuestra provincia: el lince ibérico. Una mirada de agudeza, un paisaje que acompaña su perfil no doméstico, unos detalles naturales en su pelaje y semblante. Al igual que se organizó la despedida de nuestra entrañable elefanta, -que viajó para tener familia-, ahora procuramos que los escolares vivan la experiencia de la acogida de un lince ibérico en un lugar que no le es propio.

Resulta entrañable la mezcla de curiosidad y regocijo de estos pequeños; a pilares se han recopilado cartas y dibujos de bienvenida. Sus escritos, como sus rostros al entregarlas, trasportaban la ilusión por darle un espacio en el que se encuentre lo más próximo a su entorno habitual, conocedores de que viaja sin familia, -y sin saber si es su primera vez-.

Una imagen y un recuerdo de inmediato: ¿Cuántos de nosotros habremos rememorado al gran amigo de la naturaleza? Félix Rodríguez de la Fuente. Un estudioso y experto ineludible al que dirigiríamos mil y una preguntas sobre la duda latente en estos niños: «¿Estará bien allí?» Seguramente a estos pequeños se les apiñarán en su mente imágenes tipo Madagascar, o desde la doble lectura de La vida de Pi.

Buscan en el DRAE esa ‘voz’, y han de complementarlo con entrevistas a sus mayores. Leen: «Mamífero carnicero muy parecido al gato cerval, pero mayor, con pelaje que tira a bermejo, y orejas puntiagudas terminadas en un pincel de pelos negros. Vive principalmente en el centro y norte de Europa, y ataca a los ciervos y otros animales de gran tamaño». De inmediato, los niños piden que lo pongan lejos los ‘bambis’; corazón reñido de afectos cruzados.

Las entrevistas con sus mayores, de quienes heredan tantos saberes, han suscitado los otros usos del término. «Vista de lince (.) Persona aguda, sagaz». Paso a paso nuestros menores se adentran en los quereres humanos y nuestras proyecciones sobre nuestro mundo. Una experiencia inicial maravillosa visitarlo en el Zoo botánico; van a redactar una cartita imaginaria: la que el lince escribirá a sus papás contándoles donde está y lo bien que le va. Desde los cinéfilos, ¿cuál imagen? la del aquel pingüino de gran talento musical o la del valiente pececillo Nemo.

Anuncios