Debido al cambio climático, los científicos sostienen que el lince ibérico podría extinguirse en unos 50 años. Los poco individuos que quedan están amenazados por la caza furtiva, la pérdida de su hábitat y la falta de su alimento fundamental: el conejo.

Miguel Araújo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), señala que la especie se extinguirá en los próximos 50 años porque las políticas de conservación que se aplican actualmente no  consideran  los efectos del cambio climático, según publica la revista Nature Climante Change.

“Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios”, dijo en un comunicado el científico.

Aunque infirió en que si los planes de gestión tienen en cuenta los efectos del cambio climático, podrían mejorar las expectativas para esta especie de felino.

El estudio científico propone en sus informe implementar un  programa de reintroducción que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas (el conejo) y la conectividad del hábitat para evitar la extinción del lince ibérico, al menos en este siglo.

En el último censo realizado, que fue en el 2011, los científicos hallaron un total de 312 ejemplares en dos localidades de España, Doñana y Sierra Morena. Estos son los únicos lugares donde aún se conserva este especie de felino, que es la más amenazada del mundo.

En el 2012 se localizaron más ejemplares de esta especie, un total de 466, disecados en los museos o utilizados como alfombras.

Miguel Araújo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), señala que la especie se extinguirá en los próximos 50 años porque las políticas de conservación que se aplican actualmente no  consideran  los efectos del cambio climático, según publica la revista Nature Climante Change.

“Nuestros modelos muestran que el cambio climático provocará un rápido y brusco declive del lince ibérico y probablemente extinguirá la especie en 50 años, pese a los actuales esfuerzos para su conservación. Las únicas dos poblaciones que quedan no serán capaces de expandirse ni de adaptarse a tiempo a los cambios”, dijo en un comunicado el científico.

Aunque infirió en que si los planes de gestión tienen en cuenta los efectos del cambio climático, podrían mejorar las expectativas para esta especie de felino.

El estudio científico propone en sus informe implementar un  programa de reintroducción que tenga en cuenta los efectos del cambio climático, la abundancia de presas (el conejo) y la conectividad del hábitat para evitar la extinción del lince ibérico, al menos en este siglo.

En el último censo realizado, que fue en el 2011, los científicos hallaron un total de 312 ejemplares en dos localidades de España, Doñana y Sierra Morena. Estos son los únicos lugares donde aún se conserva este especie de felino, que es la más amenazada del mundo.

En el 2012 se localizaron más ejemplares de esta especie, un total de 466, disecados en los museos o utilizados como alfombras.

Vía: linceemportugal.blogspot.com.es
Anuncios