7 junio 2013

El suceso ocurrió el pasado 3 de junio en una pista forestal del entorno del Parque de Doñana (Huelva)

Un ejemplar de lince ibérico ha fallecido en los últimos días atropellado en el entorno natural de Doñana (Huelva), concretamente en una pista forestal que une los términos de Los Cabezudos (Almonte) y Mazagón, según han confirmado  fuentes ecologistas y de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

De esta manera, el animal, que tenía en torno a un año de edad, apareció muerto en este paraje, ubicado cerca del parador de Mazagón y en las inmediaciones de la laguna de Moguer, el pasado lunes 3 de junio. Las investigaciones acometidas a raíz del hallazgo confirmarían la tesis de que este ejemplar murió atropellado en una carretera donde ya han existido incidencias similares.

Así, el portavoz de Ecologistas en Acción en el Consejo de Participación de Doña, Juan Romero, ha indicado a Europa Press que, a juicio del colectivo que representa, la administración autonómica ha “ocultado la realidad de los hechos” al no informar de manera inmediata sobre la aparición del cuerpo, por lo que ha instado a la Junta a que “no niegue la existencia de los hechos y dé explicaciones”. “El derecho a la información es básico y constitucional, y esconder lo sucedido es un disparate”, ha abundado.

Admitiendo que las actuaciones llevadas a cabo en este entorno han mejorado los índices de mortandad de la especie respecto a años previos –lo que ha valido a la Junta para recibir un premio por parte de la Unión Europea–, Romero ha subrayado que, con todo, en 2012 murieron en Doñana tres ejemplares atropellados y dos capturados con cepos, mientras que en 2013 uno falleció en el “corazón” del parque, en la Estación Biológica de Doñana, siendo el de esta semana el segundo del año.

Al respecto, el portavoz de Ecologistas en Acción ha criticado que, a pesar de la experiencia piloto llevada a cabo por el programa Life para evitar muertes por atropello de vehículos a motor, incluyendo actuaciones correctoras urbanísticas y viales como la construcción de rotondas, la reducción de velocidad o el paso de fauna, “la carretera se hizo a medias, en la otra mitad ni se han tapado los baches y hay un estado de conservación lamentable”, por lo que la actuación quedó inacabada y se convirtió en un “fracaso”.

Por todo ello, Romero ha remarcado que se debe “rematar la faena” mejorando la experiencia en Doñana –que se exportará a otros entornos de expansión como Guadalmellato (Córdoba) o Guarrizas (Jaén)–, destinando el dinero del Life a la restauración de hábitats y montes públicos, solventando la “asignatura pendiente” de la conectividad para la fauna o incrementar los “esfuerzos” que se hacen para eliminar los ‘puntos negros’.

A todo esto, ha añadido, se debe agregar el trabajo de educación ambiental, ya que “hay gente que pone cepos y el peso de la ley aún no ha caído sobre ellos”. “Aunque se ha recuperado la población, que actualmente asciende a unos 80, hay que seguir porque queda mucho trabajo por delante”, ha concluido.

IMPORTANCIA DE LA “CONCIENCIACIÓN” 

Por su parte, el coordinador de la Oficina de WWF en Doñana, Juan José Carmona, ha explicado a Europa Press que los trabajos conjuntos han reducido sustancialmente los peligros que para el lince ibérico existían en las carreteras de la zona durante décadas anteriores y que, en este sentido, es “complicado reducir la mortalidad al cien por cien”, si bien “hay que analizar las circunstancias por si hacen falta más medidas en concreto”.

“La mortandad ha bajado muchísimo y hay que reconocerlo, no existen ya las mismas circunstancias que antes”, ha indicado Carmona, para, acto seguido, recordar la importancia de la “concienciación” de los conductores, “por si la gente sigue corriendo y pasa los badenes”. Asimismo, hay que estudiar la tesitura de expansión de estos animales, pues “si ahora se extienden hacia la A-49, habrá que tomar medidas allí”.

532777_425872584109257_2061915630_n

 

Anuncios