La junta registra 309 ejemplares en 2012, tres menos que los censados el año anterior.

La población silvestre de lince ibérico disminuyó el año pasado, ejercicio en el que la Junta de Andalucía contabilizó 309 ejemplares vivos, tres menos que los censados en 2011. Eso supone el primer descenso desde 2007 del número de estos felinos en peligro de extinción que viven en libertad, según los datos presentados esta misma semana por el secretario general de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía, Sergio Moreno.

Una de las causas que explicaría este declive de la población silvestre de lince ibérico en 2012 sería la elevada mortalidad registrada el año pasado, ejercicio en el que se notificó la muerte de 21 linces, 16 en Sierra Morena y los cinco restantes en Doñana.

Estas 21 bajas contabilizadas en 2012 casi duplicaron los trece linces muertos en 2011 y supusieron la cifra de mortalidad más elevada, al menos, desde 2002, según las estadísticas oficiales.

El descenso del número de linces ibéricos silvestres en 2012 se palió con el aumento de ejemplares nacidos en cautividad el pasado año, ejercicio en el que sobrevivieron 44 cachorros, casi el doble que en la temporada de 2011.

Tras el nacimiento, en 2005, de los primeros linces en cautividad son casi doscientos los ejemplares que sobreviven desde entonces en los cuatro centros de cría de este felino: El Acebuche (Doñana), La Olivilla (Sierra Morena), Silves (Portugal) y Zarza de Granadilla (Extremadura).

Una veintena de estos linces nacidos en cautividad ya han sido reintroducidos al medio natural con el objetivo de consolidar las dos reintroducciones emprendidas desde 2009 en la zona del Guadalmellato (Córdoba) y en la del Guarrizas (Jaén).

De los 309 linces que vivían en libertad el año pasado, 78 eran cachorros, 16 menos que los 94 contabilizados en 2011. Las hembras en edad reproductiva censadas en 2012 fueron 85, once más que en 2011, según los datos facilitados por la Junta de Andalucía.

Los censos oficiales de linces ibéricos que viven en libertad -cuya fiabilidad ha sido objeto de críticas por parte de algunos científicos, entre otros Miguel Delibes- se realizan mediante fototrampeo (cámaras situadas puntos diversos que realizan fotos autónomamente durante semanas) y, según sus encargados, aportan un número final de felinos que suele ser normalmente inferior a la población real existente, pues se estima que entre el 3% y el 5% de los ejemplares existentes no son controlados mediante este sistema.

 

LinceIberico

Anuncios