19.03.2013
  • En los últimos tiempos, se estudia una solución ante el repunte de linces fallecidos por atropello en Jaén.

Un total de tres nuevos ejemplares de lince ibérico, especie en peligro de extinción, nacieron en los últimos días en la provincia de Jaén, según confirmaron fuentes de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Esta noticia surge en el momento en que también ha trascendido la pretensión administrativa para extrapolar la experiencia de los trabajos realizados, en el marco de los proyectos europeos LIFE, en el área deDoñana-Aljarafe, para evitar los altos índices de mortandad de ejemplares de lince por atropello, a diferentes zonas de Sierra Morenacon el fin de disminuir la mortalidad por esta causa de la especie.

Este asunto se ha resuelto después de que en los últimos tiempos se haya producido un repunte en el número de fallecimientos en las zonas del valle del Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén).

Según explicó el director general de Gestión del Medio Natural de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Javier Madrid, tras una reunión recientemente celebrada entre aquellas entidades que tienen competencias en la infraestructura viaria y ferroviaria de la comunidad, en estos entornos se ha detectado un repunte en estos tipo de incidentes, sobre todo motivados por el hecho de que los animales, “en época de celo o en expansión de poblaciones, atraviesan la infraestructura y son atropellados”.

De este modo, se ha iniciado una colaboración conjunta en la cual, en primer lugar, se redactará un mapa para determinar los ‘puntos negros’ y, en función de los mismos, sopesar cuáles son las medidas más idóneas. Entre éstas, ha citado el incremento de la altura del vallado o la instalación de iniciativas disuasorias para que el lince no trepe en zonas próximas a tendido férreo, la instalación de resaltes yseñalización de advertencia y concienciación en la carretera o, una de las más importantes, la limpieza de arcenes, ya que el animal “suele ocultarse en matorrales, y la idea es que el conductor pueda ver con tiempo al lince, y éste al coche, y ambos se respeten mutuamente”.

Por otro lado, la temporada de cría 2012 del Programa de Conservación Ex-Situ del Lince Ibérico ya cuenta con los datos definitivos y según los cuales en el pasado año se produjo un incremento del número de hembras que quedaron gestantes tras las cópulas y un aumento del tamaño medio de las camadas, así como de la tasa de supervivencia de cachorros.

Es por ello que en este ejercicio el éxito reproductor ha sido prácticamente el doble que la temporada anterior de 2011, produciéndose un total de 44 cachorros. De las 28 hembras de lince emparejadas, 24 (85,7 por ciento) copularon y 21 (87,5 por ciento) quedaron gestantes. En total, han sido 17 camadas que han salido adelante, destacando el elevado número de partos cuádruples, un total de siete en 2012, frente a las tan sólo dos registradas en los siete años previos de reproducción.

De estas 44 crías, un alto porcentaje están siendo preparados para poder ser liberados al medio natural en este año 2013, y el resto pasarán a formar parte de la población cautiva como reposición. Esta temporada de cría se han establecido 25 parejas reproductoras en los diferentes centros.

733906_593536700676177_75690326_n

Anuncios