12.02.2013
  • Siete fallecieron por atropello y otros seis por furtivismo

El año pasado se localizaron en Andalucía 21 ejemplares de lince ibérico muertos, siete de ellos por atropello y otros seis por furtivismo, según han informado este martes fuentes del programa LIFE para la conservación de este felino.

Otros tres linces fallecidos lo fueron por peleas con otros animales, dos más a causa de enfermedad (leucemia felina) y en los tres casos restantes no fue posible identificar la causa de la muerte.

De los 21 linces muertos identificados el año pasado, 16 fueron localizados en Sierra Morena y los cinco restantes en Doñana.

Tres de los siete linces atropellados mortalmente fueron encontrados en la comarca cordobesa de Guadalmellato, donde la Junta de Andalucía impulsa la primera reintroducción de esta especie en España.

El proyecto LIFE para la conservación de este felino ha informado de que, ante esta situación, técnicos de este programa junto con un representante de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía “están estudiando los distintos puntos de atropellos y valorando qué medidaspueden implementarse para hacer más seguro el tránsito de los linces en esta zona”.

Otros dos linces mortalmente atropellados cuyos cadáveres se localizaron en 2012 pertenecían a la población de Andújar-Cardeña, en Sierra Morena, y los dos restantes, a la de Doñana.

Con todo, el programa LIFE sostiene que “los atropellos, pese a ser la causa de muerte encontrada más frecuentemente durante 2012, no ha sido la principal causa de mortalidad de lince ibérico”.

La mayoría de los seis linces fallecidos por furtivismo el año pasado lo fueron por capturas ilegales mediante cepos o lazos y los dos ejemplares fallecidos por enfermedad, “resultaron ser positivos por diagnóstico molecular al virus de la leucemia felina”.

Ejemplar de lince ibérico en Doñana. | CSIC

Anuncios