30.10.2012
  • Ecologistas en Acción alerta de que con la medida peligra la recuperación del lince ibérico en los Montes de Toledo

Los montes toledanos de Quinto de Don Pedro, Cardeñosa y Nava de Don Diego ya no están catalogados como “refugio de fauna”. La decisión de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de retirarles este régimen de protección abre la posibilidad de que se practique la caza en estos espacios de titularidad pública. Ecologistas en Acción ya ha criticado la medida y alerta de la amenaza que supone para especies particularmente sensibles a la caza como el águila imperial ibérica, la cigüeña negra, el flamenco o incluso el lince ibérico.

En Castilla-La Mancha había hasta ahora 35 refugios de faunarepartidos en las cincos provincias y ocupaban el 0,19% de la superficie de la región. Solo dos superan las mil hectáreas. Una superficie mínima comparada con la que ya se dedica a la caza (88%), según datos de Ecologistas en Acción. Miguel Ángel Hernández, portavoz de la organización en esta comunidad, cree que es “increíble” que desprotejan “lo poco que queda protegido”. Los tres montes desafectados suman apenas 1.863 hectáreas (18,63 kilómetros cuadrados). La entidad ecologista teme además que este sea solo el inicio de una política más amplia y de más recorrido para la desprotección paulatina de los refugios de fauna que quedan. “Todos los territorios están en peligro”, advierte Hernández.

Entre los motivos que esgrime la Junta para justificar esta decisión en el decreto publicado en diario oficial de la región, se dice que el aprovechamiento forestal y cinegético es compatible con la conservación del medio rural. No se menciona, sin embargo, que la retirada del régimen de refugio de fauna permite que la comunidad saque a subasta pública la caza en estos terrenos. “Se trata de una política para sacar beneficio económico, pero va a tener un impacto social y medioambiental en la zona”, denuncia Hernández. “Se va a utilizar el patrimonio natural que se ha recuperado para el enriquecimiento de quien se quede con la concesión. Se han empleado cuantiosos medios materiales y personales que ahora serán aprovechados por el mejor postor”, añade. Hernández no cree en cualquier caso que la comunidad castellanomanchega vaya a obtener una gran cantidad por la subasta de los terrenos y los riesgos, señala, son “notabilísimos”.

Una de las especies que se puede ver amenazada es el lince ibérico. Los Montes de Toledo eran de los pocos espacios en los que había ejemplares, dicen desde Ecologistas en Acción. La presión cinegética pone en entredicho, según la organización, la recuperación de este animal en peligro de extinción.

 

 

Anuncios