12.10.2012

El Gobierno regional explora alternativas para continuar con el plan de recuperación del felino «al menor coste posible»

La Comunidad Autónoma sigue adelante con el plan de recuperación del lince ibérico, pese a los problemas financieros que han arrojado dudas sobre la continuidad de Murcia en el proyecto europeo Life que dirige la Junta de Andalucía y en el que participan también Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal. «Queremos que continúe, es un proyecto muy interesante y necesario y estamos viendo cómo podemos optimizarlo para cumplir con los objetivos al menor coste posible», aseguró ayer a ‘La Verdad’ un portavoz de la Dirección General de Medio Ambiente.

«Optimizarlo» significa que salga más barato a las arcas públicas, respetando las asignaciones económicas –la Región aporta 200.000 euros–. «La idea global es revisar el planteamiento sin reducir costes, y que la forma de trabajar sea un poco diferente», añade. La intención de la Comunidad es prescindir de asistencias externas para realizar los estudios y trabajos de campo con funcionarios de la propia Dirección General de Medio Ambiente.

La Administración regional también se plantea la incorporación de «empresas que aporten dinero, socios o patrocinadores. Es una idea que estamos sondeando aunque aún no hemos hablado con nadie en concreto», explican fuentes de la Dirección General de Medio Ambiente: «De hecho, ya se nos ofrecieron en su día cuando se puso en marcha el Life Iberlince».

El papel de los posibles patrocinadores no está definido, aunque la Comunidad Autónoma vería de buen grado que la iniciativa privada apoyara económicamente este ambicioso proyecto medioambiental, que tiene el objetivo deestablecer nuevas poblaciones de lince ibérico en lugares donde la especie haya tenido distribución histórica.

El miércoles se celebró una reunión en Sevilla para evaluar el progreso del Life, un encuentro en el que se puso de manifiesto que no solo Murcia tiene problemas económicos. «Todos los socios estamos en una situación parecida, pero nadie se plantea echarse atrás», insiste el portavoz de la Dirección General de Medio Ambiente. «La cría en cautividad está funcionando bien y se ha producido un aumento de ejemplares en libertad, así que entendemos que nadie se puede permitir abandonar esto ahora», explica la misma fuente.

«Cuando nos sumamos al proyecto era porque lo veíamos viable –añade–, lo que ocurre es que hay situaciones que te obligan a replantear procedimientos. Pero la Comunidad quiere hacer el esfuerzo y llevarlo adelante. Por eso nos estamos estrujando la cabeza».

Durante este mes se concretará cómo se redimensiona el programa de trabajo, una vez la dirección del Life estudie las modificaciones y compruebe que se adapta a las exigencias de la Unión Europea. Mientras tanto, la Comunidad no ha abandonado los estudios para identificar los espacios naturales de la Región idóneos para una posible reintroducción de ejemplares: «Seguimos revisando datos y saliendo al campo», asegura Medio Ambiente.

Anuncios