Irene Bueno / Jaén
Huelva, Hongo y Hulla, para los tres ha comenzado, esta semana, una nueva etapa de su vida. Nacieron en libertad, pero la intervención del hombre en su territorio los puso en peligro de muerte. De forma paradójica, otros humanos lograron rescatarlos y recuperarlos hasta devolverles su condición como felinos salvajes.

Huelva es el nombre de la hembra de lince ibérico que, ayer, volvió a correr por entre los matorrales de la zona de Guarrizas. Después de su estancia en el centro de La Olivilla, el felino ha recuperado todas su facultades para poder sobrevivir en el medio natural. Huelva, de año y medio, tiene que compartir el territorio con los siete ejemplares liberados esta temporada en estos parajes y que proceden del programa de cría en cautividad.

Anuncios