• De 96 ejemplares en el censo de 2001 a 326 en el último, realizado en 2011.
  • La cría en cautividad nació para evitar que la especie no se extinguiera.
  • Ahora, “garantizada la supervivencia de la especie”, tiene como objetivo reintroducir ejemplares en otras zonas del país.

La población de lince ibérico en libertad en la comunidad autónoma andaluza se ha triplicado en los últimos 10 años y ha pasado de los 96 ejemplares en el censo de 2001 a los 326 en el último realizado en 2011, cifra que asegura la no extinción de la especie.

Así lo ha puesto este miércoles de manifiesto el director del programa europeo Life Iberlince, Miguel Ángel Simón, durante una visita que el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha realizado al centro de cría del lince ibérico de El Acebuche, en el Espacio Natural de Doñana, con motivo de la celebración el martes del Día Mundial del Medio Ambiente.

Simón ha hecho un recorrido por los distintos programas “Life” del lince que se han desarrollado en Andalucía, desde el primero con financiación exclusiva de la Junta de Andalucía, hasta este tercero que él coordina y que cuenta con una inversión de 34 millones de euros de los que la Unión Europea aporta el 61,5 por ciento.

Introducción de la especie en nuevas zonas

Asimismo, ha precisado que el primer “Life” permitió no sólo conservar los ejemplares existentes en Andalucía, que también eran los únicos en la Península Ibérica y localizados en Andújar y Doñana, sino incrementarlos, por lo que en el segundo “Life” se apostó por la reintroducción de la especie en nuevas zonas como Guadalmellatos (Córdoba) y Guarrizos (Jaén), un objetivo que se está llevando a cabo con éxito.

Con respecto al programa de cría en cautividad, Simón ha señalado que nació como una herramienta para evitar que la especie no se extinguiera y que ahora, garantizada la supervivencia de la especie, tiene como objetivo cubrir los proyectos de reintroducción en otras zonas de la Península Ibérica y “empezar a recuperar la distribución histórica del lince ibérico”.

Este año el programa de cría en cautividad se ha cerrado con 44 nuevos cachorros, de los que 17 han nacido en el centro de cría de Silves (Portugal), 14 en La Olivilla (Jaén), 11 en El Acebuche (Huelva) y 2 en el de La Zarza de Granadilla (Cáceres).

Por su parte, Griñán, en declaraciones a los periodistas, ha destacado la necesidad, en tiempos de crisis, de “sostener y mantener todo aquello que es necesario de cara al futuro a largo y medio plazo” para el desarrollo sostenible.

“Es importante no dar pasos atrás en la sostenibilidad de los recursos naturales, ya que hemos de ser conscientes de que son los que hacen a Andalucía más valiosa”, ha indicado, a lo que ha añadido que “la actividad de conservación de desarrollo sostenible y de preservación es imprescindible para garantizar la calidad de la comunidad autónoma”.

 

Anuncios