El lince ibérico empieza a superar la situación crítica al crecer su población un 66%


La población de lince en Doñana está superando la situación crítica experimentada años atrás ya que ha crecido en un 66% el número de ejemplares hasta alcanzar los 77, según datos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. El número de hembras territoriales ha aumentado un 54% y el de cachorros un 109%. En el conjunto de Andalucía son 279 los animales censados.

Según explicaron ayer fuentes de la Consejería a Europa Press, técnicos del Programa Life Lince de la Consejería han captado por primera vez, a través de una de las cámaras de seguimiento ubicadas en el Espacio Natural de Doñana, la imagen de un lince ibérico utilizando uno de los dos ecoductos o pasos de fauna superiores construidos por la Junta de Andalucía en este espacio para mejorar tanto la seguridad vial como la protección de especies protegidas, especialmente el lince ibérico.

Es la primera prueba documental del uso de estas infraestructuras por la especie, algo de lo que ya se tenían indicios con anterioridad gracias al seguimiento realizado de manera rutinaria por el equipo técnico del departamento de José Juan Díaz Trillo.

Concretamente, se han obtenido dos imágenes de un ejemplar de lince, una al entrar y otra al salir de uno de los ecoductos de la carretera de Matalascañas a Mazagón, en el área que comunica el área de El Acebuche con El Asperillo. “A pesar de que no se ha podido identificar al ejemplar capturado en las imágenes debido a la insuficiente calidad de la fotografía realizada por la cámara de seguimiento durante la noche, sí se ha podido certificar que se trata de un individuo juvenil que presenta buen estado físico”, precisó. El uso habitual de los ecoductos por mamíferos, y especialmente por el lince ibérico, constatado por esta fotografía por primera vez, evidencia que estos pasos de fauna elevados cumplen su función primordial, que es el incremento y garantía de la seguridad vial en zonas frecuentadas por la fauna, haciéndolo además de forma beneficiosa para la propia fauna y su conservación.

Los nuevos ecoductos construidos en Doñana, supusieron una inversión de 1,99 millones de euros, de los que la UE aportó 756.000 euros, se localizan en la A-483 -El Rocío-Matalascañas- y en la A-494 -Matalascañas-Mazagón-. Ambas vías son las que soportan una mayor densidad de tráfico, especialmente en periodo estival, y están próximas a los núcleos de población del lince.

Los nuevos pasos de fauna coinciden con los corredores actuales por los que se desplazan los ejemplares más jóvenes en la búsqueda de nuevos territorios, por lo que son de “especial importancia” para lograr la recuperación de la especie. Esta actuación forma parte del Proyecto Life-Naturaleza de la UE para la conservación y reintroducción del lince ibérico y entre las ventajas que presentan este tipo de infraestructuras, destacan el incremento de la sensación de seguridad del lince ibérico, el hecho de que son más anchos que los pasos subterráneos, que posibilitan el tránsito a plena luz, eliminan el ruido del tráfico y, por su diseño, suponen la prolongación del entorno natural.

La construcción de los nuevos ecoductos se enmarca en el programa de mejora de la movilidad de la fauna en Doñana desarrollado por la Junta de Andalucía para incrementar la seguridad vial y reducir los atropellos, no sólo de linces sino de fauna en general.

Anuncios